EL HI­JO SÁNDWICH

4 Ruedas - - Prueba A Fondo -

Aque­llos pa­dres de fa­mi­lia que tie­nen tres hi­jos, o que fue­ron par­te de una fa­mi­lia nu­me­ro­sa se­gu­ro es­tán re­la­cio­na­dos con el sín­dro­me del hi­jo de en me­dio que nos ha­bla de que el in­fan­te na­ci­do en­tre los her­ma­nos no cuen­ta con la mis­ma aten­ción que si tie­ne el hi­jo ma­yor o el más pe­que­ño.

Es­to no siem­pre es ma­lo pa­ra los pe­que­ños que su­fren de es­te sín­to­ma ya que exis­ten quie­nes desa­rro­llan ha­bi­li­da­des que los otros no tie­nen, con­vir­tién­do­se in­clu­so en los más equi­li­bra­dos. Así su­ce­de con el Au­di S5 Coupé que se co­lo­ca en me­dio del A5 Coupé y del RS5 Coupé, ofre­cien­do lo me­jor de los dos mun­dos.

Sin du­da to­dos que­re­mos un Au­di con el se­llo RS que de­no­ta el ma­yor gra­do de de­por­ti­vi­dad de la mar­ca de los cua­tro aros, pe­ro en oca­sio­nes es­to no es po­si­ble, y el S5 Coupé cum­ple con la mi­sión de ofre­cer al­tas emo­cio­nes a un pre­cio ra­zo­na­ble (des­de 1’129,000 pe­sos, una di­fe­ren­cia de 400 mil pe­sos res­pec­to al más for­ta­chón de to­dos).

¿QUIÉN DI­JO ABU­RRI­DO?

Si eres de los que pien­sa que un A5 so­lo sir­ve pa­ra un eje­cu­ti­vo abu­rri­do, la ver­sión S5 Coupé te cam­bia­rá ese con­cep­to. Pa­ra los po­cos ob­ser­va­do­res tal vez no se per­ca­ten de cam­bios en la de por si for­ma atlé­ti­ca y el di­se­ño so­fis­ti­ca­do del mo­de­lo ba­se, pe­ro los in­ser­tos cro­ma­dos así co­mo la po­si­ción de los es­pe­jos la­te­ra­les acen­túan el es­pí­ri­tu de­por­ti­vo que tie­ne gra­cias a las lí­neas fron­ta­les y la­te­ra­les que le da una fi­gu­ra de for­ta­chón. Las di­men­sio­nes de es­te vehícu­lo pue­den crear fal­sos pen­sa­mien­tos an­tes de con­du­cir­lo, y no fal­tan los co­men­ta­rios de quien no lo ha ma­ne­ja­do que pre­dis­po­ne que se­rá pe­sa­do y con po­ca es­ta­bi­li­dad por sus 4,692 mm de lar­go y 1,846 mm de an­cho, in­clu­so que se­rá abu­rri­do. Eso es una blas­fe­mia y es ne­ce­sa­rio su­bir­se pa­ra ena­mo­rar­se de es­te coupé. El pri­mer cam­bio im­por­tan­te lo en­con­tra­mos en el mo­tor, mon­ta­do aho­ra so­bre una nue­va pla­ta­for­ma más rí­gi­da y li­ge­ra que ayu­da en la es­ta­bi­li­dad de la con­duc­ción. Aquí la mar­ca de In­gols­tadt in­ser­tó un V6 3.0L TFSI de 354 ca­ba­llos de fuer­za, 21 ca­ba­llos adi­cio­na­les que su an­te­ce­sor, con un tor­que de 368 li­bras-pie. Pa­ra ope­rar es­te co­ra­zón cuen­ta con una trans­mi­sión tip­tro­nic de ocho ve­lo­ci­da­des. El so­ni­do que ema­na el mo­tor por las cua­tro sa­li­das de es­ca­pe cro­ma­das al

mo­men­to de su arran­que es un ru­gi­do que emo­cio­na. No es el más es­truen­do­so de to­dos, pe­ro eso no im­por­ta, por­que tan pron­to lo ace­le­ras des­cu­bres que su res­pues­ta es fan­tás­ti­ca, ofre­cien­do una ace­le­ra­ción in­creí­ble (los nú­me­ros ofi­cia­les di­cen que al­can­za el 0 a 100 km/h en 4.7 se­gun­dos).

Pe­ro si al­go im­pre­sio­na es que a ca­da ins­tan­te es­te vehícu­lo pi­de que aprie­tes más y más el ace­le­ra­dor, in­clu­so en cur­vas de ra­dio ce­rra­do; que en con­jun­to con las pa­le­tas de cam­bio al vo­lan­te, crean una at­mós­fe­ra ra­cing que pe­ne­tra tu piel y no se aquie­ta has­ta que ob­ser­vas co­mo el ve­lo­cí­me­tro se acer­ca a su lí­mi­te.

La di­ná­mi­ca de ma­ne­jo tam­bién con­tri­bu­ye a la adic­ción con la trac­ción quat­tro que nos da la con­fian­za de aga­rre y es­ta­bi­li­dad in­clu­so en con­di­cio­nes de al­ta ve­lo­ci­dad. La di­rec­ción es tan pre­ci­sa que ape­nas se ne­ce­si­tan unos li­ge­ros mo­vi­mien­tos en el vo­lan­te de­por­ti­vo pa­ra lle­var­lo a don­de uno quie­re.

¿Com­bus­ti­ble? A quién le preo­cu­pa es­to cuan­do en ca­rre­te­ra dis­fru­tas de los asien­tos con di­se­ño de­por­ti­vo y en piel, cuan­do te emo­cio­nas por se­guir cam­bian­do las ve­lo­ci­da­des y pre­sio­nas el ace­le­ra­dor. En nues­tro an­dar lo­gra­mos sa­car­le ca­si 10 km/l, una bue­na ci­fra pa­ra un vehícu­lo que pue­des usar del dia­rio.

De los fre­nos no se preo­cu­pe, reac­cio­nan a la me­nor pro­vo­ca­ción y eso se agra­de­ce. UN PA­SO AL FU­TU­RO La ima­gen in­ter­na del Au­di S5 tie­ne mo­di­fi­ca­cio­nes res­pec­to al mo­de­lo ba­se, em­pe­zan­do por el vo­lan­te de­por­ti­vo, in­ser­cio­nes de car­bono en el ta­ble­ro y puer­tas, así co­mo la in­te­gra­ción de fá­bri­ca del sis­te­ma de in­foen­tre­te­ni­mien­to MMI Touch que se ope­ra des­de una pan­ta­lla táctil de 8.3 pul­ga­das.

Pa­ra los aman­tes del so­ni­do cuen­ta con un sis­te­ma 3D con equi­po Bang&oluf­sen que ga­ran­ti­zan la má­xi­ma fi­de­li­dad en ca­da uno de tus via­jes.

Pe­ro pa­ra quien con­du­ce se en­con­tra­rá aho­ra con el gran sis­te­ma Au­di Vir­tual Cock­pit, una pan­ta­lla de al­ta re­so­lu­ción de 12.3 pul­ga­das de­trás del vo­lan­te don­de te­ne­mos to­da la in­for­ma­ción de ma­ne­jo (ve­lo­ci­dad, re­vo­lu­cio­nes, con­su­mo) así co­mo de en­tre­te­ni­mien­to. Es sin du­da al­gu­na el com­ple­men­to ideal pa­ra es­te coupé de­por­ti­vo.

SU­FRAN RO­DI­LLAS

Quie­nes via­jen en la par­te de­lan­te­ra no su­fri­rán de es­pa­cio. La si­tua­ción es di­fe­ren­te pa­ra aque­llos que se aden­tren a la fi­la tra­se­ra, en es­pe­cial si son al­tos. No se preo­cu­pen, no se­rá te­rri­ble, aun­que sien­do sin­ce­ros, es­te vehícu­lo es un po­co egoís­ta y es me­jor pa­ra el go­ce de dos pa­sa­je­ros.

» Pe­so en va­cío:4,692 mm 2,765 mm 1,846 mm 255/35R19 1,690 kg N/D N/D 12.4 km/lDI­MEN­SIO­NES »Lar­go: »An­cho: PRES­TA­CIO­NES »Con­su­mo en ca­rre­te­ra: »Con­su­mo en ciu­dad: »Dis­tan­cia en­tre ejes: » Llan­tas (del./ tras.): »Con­su­mo com­bi­na­do:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.