CON ES­PÍ­RI­TU DE­POR­TI­VO

El nue­vo Su­zu­ki Swift Sport da un gran pa­so a la ma­du­rez; se pre­sen­ta con me­jor equi­pa­mien­to, un in­cre­men­to de po­ten­cia y de­ta­lles exac­tos pa­ra ata­car el mer­ca­do ur­bano; to­do es­to de­ja un gra­to sa­bor de bo­ca.

4 Ruedas - - Portada - POR JO­SUÉ GUERRERO @JOSUEGMT

Al ver el nue­vo Swift Sport Boos­ter­jet vi­nie­ron a mi ca­be­za imá­ge­nes de una pe­lí­cu­la del le­gen­da­rio Bru­ce Lee, “Jue­go de la Muer­te”, ¿las prin­ci­pa­les ra­zo­nes?, la ves­ti­men­ta que uti­li­zó el ac­tor en aque­lla cin­ta y que se ase­me­ja al co­lor de la ca­rro­ce­ría del nue­vo vehícu­lo de la fir­ma ja­po­ne­sa, y, ade­más, los mo­vi­mien­tos en sus com­ba­tes, los cua­les eran rá­pi­dos, cer­te­ros, con­tun­den­tes, atri­bu­tos que trans­mi­te es­te vehícu­lo cuan­do te po­nes tras su vo­lan­te.

EL INI­CIO

To­ma­mos ca­mino pa­ra pro­bar las nue­vas ca­pa­ci­da­des de es­te sub­com­pac­to. El día ini­cia con los pri­me­ros ra­yos del sol que se in­crus­tan en el pa­ra­bri­sas, a pe­sar de ser tem­prano, el ca­lor es bo­chor­no­so. Los pri­me­ros ki­ló­me­tros co­mien­zan a caer a nues­tras es­pal­das; va­ya son­ri­sa que se di­bu­ja en mi ros­tro; de pron­to, le co­men­tó a mi com­pa­ñe­ro de via­je; “¿per­ci­bes lo mis­mo que yo?, le des­cri­bo: es co­mo un ani­mal en su há­bi­tat, do­mi­na el ca­mino y ac­ce­de a él con fa­ci­li­dad, de­vo­ra el as­fal­to, co­mo si se su­pie­ra el tra­yec­to de me­mo­ria; tie­ne to­da la con­fian­za en sí mis­mo”. Pa­ra no­so­tros el día co­men­zó de la me­jor ma­ne­ra.

A DIE­TA

Pa­ra es­ta nue­va ge­ne­ra­ción, el Swift Sport pe­sa 990 ki­lo­gra­mos, 80 me­nos que su an­te­ce­sor, la die­ta le hi­zo bien, bas­tan­te bien di­ría yo, pues des­de el arran­que sien­tes co­mo esos ki­los fue­ra de él, más su nue­vo mo­tor y su le­ve in­cre­men­to de po­ten­cia, ha­cen de es­te vehícu­lo un ri­val com­pli­ca­do de ven­cer en su seg­men­to.

No im­por­ta si son subidas, ba­ja­das o rec­tas, en to­do mo­men­to su ma­ne­jo te sor­pren­de, ¿pe­ro sa­bes dón­de se dis­fru­ta más?, en las cur­vas, el Swift Sport re­co­rre ca­da pa­rá­bo­la con cal­ma y exac­ti­tud, co­mo un tra­zo he­cho por un com­pás en una ho­ja en blan­co.

EMO­CIÓN

Es un mal há­bi­to, lo sé, de­be­mos lle­var las dos ma­nos al vo­lan­te, pe­ro no lo ha­ce­mos, nues­tra mano de­re­cha em­pu­ña la pa­lan­ca de ve­lo­ci­da­des en to­do mo­men­to, desea­mos in­cre­men­tar más la ace­le­ra­ción; lo re­vo­lu­cio­na­mos a tres mil o un po­co más, des­pués hun­di­mos el pie en el em­bra­gue pa­ra pa­sar de se­gun­da, a ter­ce­ra, cuar­ta, quin­ta has­ta lle­gar a sex­ta, to­do lu­ce ex­qui­si­to. No te­ne­mos na­da qué re­cla­mar­le a Su­zu­ki, en cuan­to a ma­ne­jo se re­fie­re y le da­mos un aplau­so, han crea­do, has­ta el mo­men­to, el me­jor Swift de su his­to­ria.

TE ES­PE­RÁ­BA­MOS

Ha­ce un año la mar­ca ja­po­ne­sa pre­sen­tó la nue­va ge­ne­ra­ción del Swift, pe­ro so­lo ha­cía fal­ta la ver­sión Sport pa­ra com­ple­tar la ga­ma de es­te exi­to­so sub­com­pac­to. In­cor­po­ra el mis­mo mo­tor tur­bo del Vi­ta­ra, una fuen­te de po­der de L4 1.4 li­tros Boos­ter­jet (tur­bo­car­ga­da) de 138 ca­ba­llos de po­ten­cia y 170 lb-pie, aco­pla­do a una trans­mi­sión ma­nual de seis ve­lo­ci­da­des.

Cuan­do se leen es­tas ci­fras pue­de que no les con­ven­za mu­cho, pe­ro to­do ra­di­ca en, co­mo lo di­ji­mos an­te­rior­men­te, su ma­sa es más le­ve y eso trans­mi­te un me­jor ba­lan­ce tan­to en la ca­rro­ce­ría co­mo en su desem­pe­ño. Tan so­lo bas­ta mi­rar el

da­to ofi­cial de su ace­le­ra­ción, se­gún la mar­ca, de 0 a 100 km/h lo con­si­gue en 8.1 se­gun­dos; que­re­mos com­pro­bar­lo, por tal mo­ti­vo nos de­te­ne­mos en una rec­ta, to­ma­mos el vo­lan­te con de­ter­mi­na­ción y des­pués ace­le­ra­mos a fon­do; nues­tro re­sul­ta­do es de 8.5 se­gun­dos, ca­si igua­la­mos los nú­me­ros de la mar­ca. Tal vez con un po­co más de tiem­po hu­bié­se­mos lo­gra­do la mis­ma ci­fra dic­ta­da por Su­zu­ki.

RE­CEP­TOR DE MI­RA­DAS

Mien­tras rea­li­za­mos la pri­me­ra fo­to en una zo­na ele­va­da de la ciu­dad, con un fon­do ver­de don­de des­can­san gran­des pi­nos y enor­mes mon­ta­ñas, al­gu­nas per­so­nas y el ar­tis­ta que lo va a cap­tu­rar se acer­can al co­che y co­men­tan so­bre él, dan­do siem­pre el vis­to bueno a la re­no­va­ción. Mi­de lo mis­mo que el an­te­rior (3,97 m), pe­ro au­men­tó en su an­chu­ra y es más ba­jo, 15 mm pa­ra ser exac­tos, lo que ge­ne­ra un por­te con más ca­rác­ter.

El nue­vo Su­zu­ki Sport integra unos pa­ra­gol­pes más pro­mi­nen­tes, una pa­rri­lla de­lan­te­ra ti­po pa­nal de abe­ja, ri­nes de 16 pul­ga­das en cro­mo y ne­gro, ade­más unos lla­ma­ti­vos adi­ta­men­tos ae­ro­di­ná­mi­cos ti­po fi­bra de car­bón por de­ba­jo de las puer­tas, y en la par­te tra­se­ra un di­fu­sor don­de des­can­san dos escapes que le dan una ima­gen de­por­ti­va.

POR DEN­TRO

Los cam­bios más ra­di­ca­les no es­tán en el ex­te­rior, sino por den­tro. An­tes de ac­ce­der por com­ple­to al ha­bi­tácu­lo echa­mos una mi­ra­da y nues­tra aten­ción se fi­ja en los asien­tos de­por­ti­vos que vie­nen con la pa­la­bra sport te­ji­da en ro­jo en el re­po­sa­ca­be­zas; el vo­lan­te es más grue­so con la par­te in­fe­rior acha­ta­da (és­te in­cor­po­ra con­tro­les de au­dio y con­trol de ve­lo­ci­dad cru­ce­ro); al­gu­nos de­ta­lles del ta­ble­ro, puer­tas y el cuen­ta­rre­vo­lu­cio­nes tam­bién en­tin­ta­dos en car­me­sí.

Des­ta­ca, sin lu­gar a du­da, el dis­play a co­lor don­de nos mues­tra la in­tro­duc­ción del tur­bo, el ni­vel de po­ten­cia/par que usa­mos en ca­da mo­men­to o la tem­pe­ra­tu­ra del vehícu­lo.

A DE­TA­LLE

Sen­ta­dos y con to­da nues­tra aten­ción, nos per­ca-

ta­mos que el pues­to de con­duc­ción es ideal, la vis­ta ha­cia el fren­te es ní­ti­da y con pro­fun­di­dad, la pa­lan­ca de ve­lo­ci­da­des nos que­da exac­ta pa­ra rea­li­zar ca­da cam­bio; los asien­tos tie­nen un buen aga­rre de nues­tro cuer­po, pe­ro tal vez po­drían ser un po­co más có­mo­dos, sí, sa­be­mos que son de­por­ti­vos, pe­ro tal vez un po­co de hun­di­mien­to en la es­pal­da no le ven­dría na­da mal.

Los aca­ba­dos son de plás­ti­cos du­ros, si­mi­la­res a los de las otras ver­sio­nes de Swift y, pa­ra ter­mi­nar, los pe­da­les son me­tá­li­cos, cum­plien­do así con el al­ma ra­cing. Ha­brá quien di­ga que es po­co y le fal­tan de­ta­lles pa­ra au­men­tar el to­que de­por­ti­vo, pe­ro co­mo di­ce el di­cho: en gus­tos se rom­pen gé­ne­ros.

Con res­pec­to al in­foen­tre­te­ni­mien­to y equi­pa­mien­to, es com­pa­ti­ble con An­droid Au­to y Ap­ple Car­play; la pan­ta­lla don­de se re­fle­ja la na­ve­ga­ción y to­dos los da­tos de la compu­tado­ra de via­je po­dría me­jo­rar, so­bre to­do pa­ra es­ta ver­sión, ya que en­con­tra­mos la mis­ma que por­tan otros mo­de­los de la mar­ca co­mo el Ig­nis, la re­so­lu­ción es bue­na y el ajus­te de bri­llo ayu­da mu­cho, pe­ro tal vez la ca­rá­tu­la po­dría ser un po­co más del­ga­da o de un me­jor ma­te­rial.

MO­MEN­TO ÁLGIDO

Lle­gó la ho­ra de aden­trar­nos al trá­fi­co de la CDMX, fal­ta in­mor­ta­li­zar­lo en mo­vi­mien­to. Pa­ra nues­tra for­tu­na hay po­cos au­tos tran­si­tan­do así que ga­na­mos ve­lo­ci­dad rá­pi­da­men­te y rea­li­za­mos ade­lan­ta­mien­tos ági­les. No­ta­mos una sus­pen­sión más blan­da y lo agra­de­ce­mos cuan­do cae­mos en des­per­fec­tos del as­fal­to pues los ab­sor­be y tra­ba­ja en ellos con me­jor ím­pe­tu. La di­rec­ción es di­rec­ta co­mo pa­ra rea­li­zar cam­bios de tra­yec­to­ria con ra­pi­dez, y pre­ci­sa co­mo pa­ra no te­ner que co­rre­gir cuan­do es­ta­mos en zo­na de cur­vas.

Otro pun­to a re­sal­tar son los fre­nos, al ser más li­via­na la ca­rro­ce­ría tie­nen me­jor res­pues­ta.

En­tra­mos a un tra­yec­to rá­pi­do, ha­ce­mos los cam­bios con pre­ci­sión y no atas­ca­mos el ace­le­ra­dor, lo tra­ta­mos con cariño, ¿el ob­je­ti­vo?, sa­car­le el me­jor ju­go po­si­ble al ren­di­mien­to. Des­pués de va­rios ki­ló­me­tros con­se­gui­mos los 21 km/l, des­pués ba­ja­mos a 19, 18 y por úl­ti­mo 16. ¡Wow!, sus nú­me­ros son dig­nos de aplau­dir y pon­drá sin du­da a tem­blar a sus prin­ci­pa­les com­pe­ti­do­res.

CON­CLU­SIÓN

Que­da cla­ro que no tie­ne la fa­ma de otros pe­que­ños con tin­tes de­por­ti­vos, pe­ro su ma­ne­jo es digno de des­ta­car al igual que su con­su­mo. Crée­me, lo vas a dis­fru­tar tan­to en cui­dad co­mo en ca­rre­te­ra. Es­ta nue­va ge­ne­ra­ción cum­ple bien y te es­bo­za una gra­ta son­ri­sa.

MO­TOR DE 4 ci­lin­dros en lí­nea. EN LOS asien­tos des­ta­ca la pa­la­bra sport.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.