EMO­CIÓN A FLOR DE PIEL

4 Ruedas - - Prueba A Fondo -

La reac­ción más co­mún an­te un au­to de­por­ti­vo es de adre­na­li­na pu­ra, yo so­lo me pu­se ner­vio­sa al tra­tar de con­cre­tar en mi men­te a qué lu­gar lle­va­ría a ese gran­du­lón pa­ra que pu­die­ra sa­car su ra­bia sin atra­par­lo en la jun­gla de la ciu­dad. Su ta­ma­ño no le fa­vo­re­cía y lo que pe­día era es­pa­cio al ai­re li­bre pa­ra po­der co­rrer y ca­si vo­lar sin las­ti­mar a na­die con sus 4,783 mm de lar­go y 1,897 mm de an­cho.

Sa­bía que lla­ma­ría la aten­ción al sa­lir, así que me men­ta­li­cé pa­ra ser ob­ser­va­da en la ca­lle y así fue, re­te­nes de po­li­cía, mi­ra­das en los cru­ces de se­má­fo­ros, sil­bi­dos de gen­te a lo le­jos, to­das, ab­so­lu­ta­men­te to­das las mi­ra­das es­ta­ban so­bre el muscu­loso de­por­ti­vo que nos re­ga­ló unos días de mu­cha ve­lo­ci­dad y fan­fa­rro­ne­ría.

El mo­tor es­tá acos­tum­bra­do a re­tar a cual­quie­ra gra­cias a sus raí­ces de NASCAR, es to­do un de­por­ti­vo acos­tum­bra­do a com­pe­tir y ser el rey de los Drag Ra­cing (arran­co­nes), arras­tra un le­ga­do al que no ha de­frau­da­do ni lo ha­rá, de­fi­ni­ti­va­men­te la su­ti­le­sa no es su na­tu­ra­le­za y eso lo trans­mi­te a cual­quie­ra que lo con­duz­ca.

La ca­po­ta con­ver­ti­ble es au­to­má­ti­ca y pue­de bajarse con pre­sio­nar un so­lo bo­tón y sin ha­cer nin­gún otro es­fuer­zo, in­clu­so, fun­cio­na con el co­che an­dan­do has­ta una ve­lo­ci­dad má­xi­ma de 50 km/h.

Ca­ma­ro es­tá he­cho pa­ra ad­he­rir­se al ca­mino e in­clu­so dis­fru­ta­mos de­ma­sia­do la au­to­pis­ta cuo­ta y la ca­rre­te­ra li­bre por don­de lo lu­ci­mos con su sis­te­ma de es­ca­pe de do­ble sa­li­da de ace­ro inoxi­da­ble, su split­ter, fal­do­nes y spoi­ler en la ca­jue­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.