GE­NIO Y FI­GU­RA

4 Ruedas - - Detrás De Cámaras -

Cuan­do jun­tas a un ge­nio bra­si­le­ño con un re­bel­de ja­po­nés el re­sul­ta­do es por de­más fan­tás­ti­co.

Ayr­ton Sen­na po­ne ‘gua­po’ a su Hon­da NSX en una fo­to de prin­ci­pios de los años no­ven­ta mien­tras el sol arre­cia sin com­pli­ca­cio­nes.

El mo­de­lo ro­jo con ma­trí­cu­la SX 25 59 que ves en las imá­ge­nes, era uno de los tres que po­seía el cam­peón del mun­do, el cual per­ma­ne­ció du­ran­te un lar­go tiem­po en Al­gar­ve, una re­gión del sur de Por­tu­gal don­de el pi­lo­to te­nía una re­si­den­cia.

Tras la trá­gi­ca muer­te de Sen­na, el vehícu­lo ha pa­sa­do por va­rios due­ños, den­tro de los que se des­ta­can un mi­llo­na­rio ban­que­ro y un em­pre­sa­rio británico que lo man­tu­vo en East Sus­sex. In­clu­so el vehícu­lo per­ma­ne­ció en ex­hi­bi­ción por más de 15 años en un con­ce­sio­na­rio de la pro­pia mar­ca Hon­da.

ORÍ­GE­NES DEL NSX

Al ser el man­da­más de F1 por va­rios años, Hon­da re­que­ría crear un vehícu­lo de ca­lle que mos­tra­ra la in­ge­nie­ría ja­po­ne­sa de éli­te. Con sus vi­tri­nas lle­nas de tro­feos en la pis­ta, el desa­rro­llo del NSX apos­ta­ría to­das sus fi­chas par­tien­do de la más al­ta tec­no­lo­gía, un di­se­ño di­fe­ren­te y una ae­ro­di­ná­mi­ca que sa­cu­di­ría el mer­ca­do.

CON­TES­TA­TA­RIO

¿Qué te­nía de di­fe­ren­te? El NSX sur­gió a fi­na­les de los años ochen­ta, se ca­rac­te­ri­za­ba por ser el pri­mer au­to de pro­duc­ción fa­bri­ca­do con un cha­sis mo­no­cas­co to­tal­men­te en alu­mi­nio, pre­su­mía de una di­rec­ción asis­ti­da 100% elec­tró­ni­ca y la ca­bi­na se ins­pi­ra­ba en el avión de com­ba­te F-16 Figh­ting Fal­con, cu­yo di­se­ño de bur­bu­ja eli­mi­na­ba el ace­ro para me­jo­rar la ae­ro­di­ná­mi­ca.

PUES­TA A PUN­TO

Aun­que po­dría pa­re­cer un me­ro tru­co pu­bli­ci­ta­rio, la reali­dad es que Ayr­ton par­ti­ci­pó en los ajus­tes fi­na­les del NSX. Ade­más de ser par­te de di­ver­sos test en Nur­bur­gring, es del do­mi­nio pú­bli­co un video en el que Sen­na to­ma el vo­lan­te de un NSX blan­co en la pis­ta de Su­zu­ka. Ahí, el bra­si­le­ño lle­va al lí­mi­te al cou­pé y rea­li­za la ma­nio­bra co­no­ci­da co­mo pun­ta-ta­cón (téc­ni­ca en la que se da un gol­pe de ace­le­ra­dor en las re­duc­cio­nes de mar­cha para evi­tar el blo­queo de las rue­das de trac­ción). Lo cu­rio­so es que Sen­na lle­vó a ca­bo es­ta ma­nio­bra con mo­ca­si­nes y a una ve­lo­ci­dad de 280 km/h.

SEN­NA ama­ba su au­to ja­po­nés de ca­lle. UNA BE­LLE­ZA so­bre rue­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.