NUE­VO AMOR BMW

trae a Mé­xi­co su más re­cien­te M5 pa­ra desatar la fu­ria en nues­tro país. Des­cu­bre su po­ten­cia.

4 Ruedas - - Editorial -

Al ver­lo por pri­me­ra vez me ge­ne­ró un re­vo­lo­teo de ma­ri­po­sas en el es­tó­ma­go, si­mi­lar a la mis­ma sen­sa­ción que te pro­vo­ca el ver a la chi­ca que más te gus­ta y te mue­ve el ta­pe­te. Y es que tan so­lo de mi­rar­lo por fue­ra te enamo­ras, aun­que bien di­cen que “lo que im­por­ta es lo de aden­tro”, en es­te ca­so no apli­ca, ya que lo de aden­tro es tan bueno co­mo lo de afue­ra, com­bo per­fec­to.

El to­tal­men­te nue­vo BMW M5 ha­ce una fu­sión per­fec­ta en­tre un lu­jo­so se­dán y un es­pec­ta­cu­lar au­to de­por­ti­vo; al­go así co­mo una her­mo­sa di­rec­to­ra de una im­por­tan­te em­pre­sa y ade­más, aman­te de la ve­lo­ci­dad. ¿Có­mo no enamo­rar­se?

DE LA VIS­TA NA­CE EL AMOR

Es­ta be­lle­za tie­ne mu­chas cua­li­da­des que te obli­gan a vol­tear a ver­lo, si­tua­ción que pu­di­mos com­pro­bar mien­tras lo ma­ne­ja­mos, nun­ca pa­só des­aper­ci­bi­do y fue ob­je­to de mu­chas mi­ra­das. ¿Cuál era el mo­ti­vo? Su co­lor ex­te­rior ex­clu­si­vo BMW In­di­vi­dual Fro­zen Dark Red, sus ri­nes de 20” co­lor ne­gro con cá­li­pers en co­lor oro ma­te, te­cho

y cu­bier­ta del mo­tor en fi­bra de car­bono, spoi­ler tra­se­ro en co­lor ne­gro y una lí­nea ex­te­rior al­re­de­dor de las ven­ta­nas, pa­rri­llas, bran­quias y tu­bos de es­ca­pe en co­lor ne­gro de bri­llo in­ten­so. De­bo con­fe­sar que al ter­mi­nar es­te pá­rra­fo se me es­ca­pó un sus­pi­ro.

CON UN GRAN CO­RA­ZÓN

El nue­vo BMW M5 po­see una gran po­ten­cia gra­cias a su mo­tor bi­tur­bo V8 de 4.4 li­tros que pro­du­ce 600 bhp a 5,600 - 6,700 rpm y a su vez cuen­ta con un im­po­nen­te par mo­tor de 553 lb-pie que es­tá po­si­cio­na­do a dis­po­si­ción del con­duc­tor des­de 1,800 rpm y per­ma­ne­ce ahí has­ta las 5,600 rpm.

UN VIA­JE INOL­VI­DA­BLE

Ma­ne­jar un M5 pro­vo­ca que sien­tas que te ha­ce fal­ta ca­rre­te­ra, siem­pre lle­gas rá­pi­do a tu des­tino, uno por la po­ten­cia de su mo­tor y dos por­que via­jar jun­tos es muy di­ver­ti­do y pla­cen­te­ro, se te pa­sa el tiem­po vo­lan­do. Siem­pre quie­res se­guir ma­ne­jan­do. Po­see tres mo­dos de con­duc­ción, el Ef­fi­cient que es pa­ra un con­su­mo mi­ni­mi­za­do ideal pa­ra la ciu­dad, el Sport, que le da una res­pues­ta más de­por­ti­va y di­ná­mi­ca, y el ma­ra­vi­llo­so y glo­rio­so mo­do Sport Plus don­de la res­pues­ta es es­pon­tá­nea, di­rec­ta y con más fuer­za.

Al ace­le­rar en una rec­ta subía mi adre­na­li­na al má­xi­mo por la gran reac­ción, su ‘con­to­neo’ siem­pre fue su­til pe­ro agre­si­vo, to­mar una cur­va a al­ta ve­lo­ci­dad no re­pre­sen­tó ma­yor pro­ble­ma, li­te­ral no me mo­ví de mi asien­to en nin­gún mo­men­to gra­cias a su Con­trol Di­ná­mi­co de Es­ta­bi­li­dad (DSC) y al ajus­te 4WD, los cua­les per­mi­ten un li­ge­ro des­li­za­mien­to en las rue­das tra­se­ras cuan­do hay ace­le­ra­ción en cur­vas y gra­cias

tam­bién a su sus­pen­sión adap­ta­ti­va la cual rea­li­za un ajus­te au­to­má­ti­co de los amor­ti­gua­do­res de­pen­dien­to el ca­mino y el es­ti­lo de con­duc­ción.

Es­tas cua­li­da­des son jus­ta­men­te lo que ha­cen que el nue­vo BMW M5 ten­ga una gran agi­li­dad de­por­ti­va y sea ob­je­to de de­seo pa­ra cual­quie­ra.

PA­SIO­NAL

Una de las co­sas que más me en­can­tan de un au­to son los de­ta­lles que de­di­can a su sis­te­ma de in­foen­tre­ni­mien­to, en es­te ca­so cuen­ta con un sis­te­ma de so­ni­do en­vol­ven­te Bo­wers & Wil­kins Dia­mond con 16 al­ta­vo­ces y 1,400 Watts de po­ten­cia, que me pa­re­ció muy bueno en ver­dad, pe­ro creo que la fi­de­li­dad del au­dio pu­do ser un po­co me­jor. Dis­cul­pen que­ri­dos lec­to­res pe­ro en to­da re­la­ción siem­pre hay de­ta­lles, pe­ro es­te no afec­ta en na­da, no se preo­cu­pen.

Cuen­ta con es­ta­do del vehícu­lo en la lla­ve de man­do (por ejem­plo au­to­no­mía y bloqueo de puer­tas), con­trol de ges­tos BMW con el cual se pue­de con­tro­lar el vo­lu­men, con­tes­tar o re­cha­zar una lla­ma­da mo­vien­do la mano. Pan­ta­lla tác­til de 10.25”, Blue­tooth, Ap­ple Car­play (no cuen­ta con An­droid Au­to, pe­ro no des­car­te­mos que se in­te­gre en fu­tu­ras ver­sio­nes), car­ga inalám­bri­ca pa­ra te­lé­fo­nos y lla­ve de man­do. Pa­que­te de ilu­mi­na­ción con 11 di­se­ños de luz pre­de­fi­ni­dos en di­fe­ren­tes co­lo­res, que a mu­chos no les gus­ta es­te de­ta­lle en au­tos de­por­ti­vos, pe­ro creo que le dan un to­que di­fe­ren­te y con­for­ta­ble to­man­do en cuen­ta que tie­ne ves­ti­du­ras en piel Me­rino BMW In­di­vi­dual Smo­ke Whi­te con cos­tu­ras de con­tras­te en co­lor ro­jo, lo cual ha­ce que las lu­ces pro­vo­quen un su­til y agra­da­ble am­bien­te.

CON­CLU­SIÓN

To­do lo bueno cues­ta, y no pre­ci­sa­men­te co­mo gas­to sino co­mo in­ver­sión. Si me pre­gun­ta­ran ¿va­lió la pe­na ma­ne­jar el BMW M5? Yo res­pon­de­ría in­me­dia­ta­men­te: ¿Qué si va­lió la pe­na? ¡Va­lió ca­da mal­di­to se­gun­do! Via­jar con el M5 siem­pre se­rá un pla­cer...eterno e inol­vi­da­ble. 4R

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.