ADIÓS GA­SO­LI­NA

4 Ruedas - - PORTADA -

¡El tan an­he­la­do fu­tu­ro nos al­can­zó! Es mo­men­to de pre­pa­rar­nos men­tal­men­te pa­ra cam­biar nues­tras cos­tum­bres y de­jar de pen­sar en ki­ló­me­tros por li­tro (km/l) pa­ra abrir­le pa­so a los ki­lo­va­tios por hora (kwh). El au­to eléc­tri­co más po­pu­lar del mun­do se ha pues­to al día y no pien­sa ce­der la co­ro­na.

Di­cen por ahí que uno no es­tá lis­to pa­ra el pre­sen­te cuan­do vi­ves en el pa­sa­do, y hay ve­ces que el pa­sa­do co­mien­za a ser per­ju­di­cial pa­ra el pre­sen­te, co­mo aquel ex­no­vio in­có­mo­do que bus­ca se­guir en tu vi­da o aque­llos za­pa­tos vie­jos que son tan có­mo­dos que no quie­res de­jar de usar­los, pe­ro en el fon­do, es­tás cons­cien­te de que ne­ce­si­tas un cambio ra­di­cal, al­go nue­vo que so­por­te me­jor tus pa­sos y te fa­ci­li­te el re­co­rri­do en ca­da di­fe­ren­te camino que se te ocu­rra atra­ve­sar. A ve­ces to­mar la de­ci­sión de dar el pa­so ha­cia al­go no­ve­do­so da un po­co de mie­do, co­mo re­em­pla­zar el cal­za­do, o de­jar ir al­go, o a al­guien, que sim­ple­men­te de­jó de apor­tar la mis­ma ca­li­dad y fe­li­ci­dad que an­tes te da­ba.

Pe­ro to­dos los cam­bios son buenos, y evo­lu­cio­nar es par­te de la vi­da. Siem­pre ven­drán cosas me­jo­res, so­lo hay que con­fiar y abrir la men­te pa­ra lo que lle­ga.

DEL FU­TU­RO PA­RA NO­SO­TROS

Al­go así pa­sa con la ga­so­li­na, y con tan­to “ga­so­li­na­zo” no sa­be­mos si op­tar por el to­da­vía de­fi­cien­te trans­por­te pú­bli­co de la Ciu­dad de Mé­xi­co o sim­ple­men­te su­bir­nos a la ola de ha­cer­nos ami­gos de un au­to con mo­tor cien por cien­to eléc­tri­co.

Dar ese pa­so da mie­do, ya sea por la in­fra­es­truc­tu­ra del país pa­ra es­ti­mu­lar la com­pra de un mo­de­lo de es­ta cla­se, por el pre­cio del vehícu­lo, por la in­cer­ti­dum­bre de lo nue­vo, o sim­ple­men­te por no sol­tar la es­pe­ran­za de que al­gún día la ga­so­li­na vol­ve­rá a cos­tar 8.36 pe­sos el li­tro de Mag­na (co­mo era en 2010).

Mien­tras son pe­ras o son man­za­nas, la apa­ri­ción de au­tos hí­bri­dos y eléc­tri­cos ha ido en au­men­to, desafian­do el fu­tu­ro y apor­tan­do ca­li­dad al me­dio am­bien­te a tra­vés de sus mo­to­res con me­nos y has­ta nu­las emi­sio­nes. Si nos po­ne­mos a pen­sar, es­ta­mos vi­vien­do el fu­tu­ro des­de ha­ce al­gún tiem­po; an­tes, los au­tos eléc­tri­cos so­lo eran con­cep­tos; hoy son ca­da vez más co­mu­nes y ac­ce­si­bles, acom­pa­ña­dos de tec­no­lo­gía y di­se­ños “fu­tu­ris­tas”.

Pe­ro exis­te un vehícu­lo que apa­re­ció en el 2011 fun­gien­do co­mo ta­xi (una flo­ti­lla) en la Ciu­dad de Mé­xi­co, y que en 2014 se ven­dió al pú­bli­co en ge­ne­ral. En ese mo­men­to, Nis­san Leaf se co­lo­có la co­ro­na de los eléc­tri­cos, mis­ma que hoy no es­tá dis­pues­to a qui­tar­se al pre­su­mir su nue­va y van­guar­dis­ta nue­va ge­ne­ra­ción.

ELÉC­TRI­CO DE CO­RA­ZÓN

Tam­bién di­cen que re­cor­dar es vi­vir, pe­ro no hay que po­ner­nos nos­tál­gi­cos, y aun­que el pre­cio de la ga­so­li­na es un te­ma si­nies­tro en pleno 2018, la so­lu­ción es­tá ca­da día más al al­can­ce de nues­tras ma­nos; so­lo hay que abrir muy bien los ojos y vol­tear a ver al rey de la mo­vi­li­dad, al nue­vo Nis­san Leaf, el au­to­mó­vil eléc­tri­co que a pe­sar de no ha­ber re­ci­bi­do mu­cho aplau­sos al prin­ci­pio, hoy se po­si­cio­na ca­da vez más al­to, al pun­to de li­de­rar su seg­men­to, no so­lo por ser pio­ne­ro y con­ver­tir­se en men­tor, sino tam­bién por se­guir cre­cien­do tec­no­ló­gi­ca­men­te. Sé que mu­chos pen­sa­rán so­bre to­do en el “ele­va­do” pre­cio, pe­ro tam­bién con­si­de­ren que es una in­ver­sión a lar­go pla­zo que nos fa­ci­li­ta­rá la vi­da du­ran­te mu­cho tiem­po. Nis­san Leaf 2019 de­mues­tra su ca­pa­ci­dad de pro­gre­so y su au­to­no­mía cre­ció a un ran­go de 240 ki­ló­me­tros de re­co­rri­do. Su mo­tor eléc­tri­co sin­crono de co­rrien­te al­ter­na, en el que la ro­ta­ción del eje es­tá sin­cro­ni­za­da con la fre­cuen­cia de la co­rrien­te de ali­men­ta­ción, ge­ne­ra 147 ca­ba­llos de po­ten­cia y 236 li­bras-pie de tor­que; es­to es­tá aco­pla­do a una trans­mi­sión au­to­má­ti­ca. Al ace­le­rar sien­tes co­mo la fuer­za se des­li­za en las 4Rue­das-aun­que es­te vehícu­lo es trac­ción de­lan­te­ra- has­ta pe­gar­te al asien­to co­mo es­tam­pa. To­dos sa­be­mos que no es un de­por­ti­vo, pe­ro su arran­que es uno de sus tan­tos atri­bu­tos.

PROPILOT ¿CÓMO FUN­CIO­NA?

Es­te vehícu­lo es el gadget más gran­de que hay en el mer­ca­do. Al con­du­cir­lo no so­lo con­tri­bu­yes al me­dio am­bien­te sino tam­bién dis­fru­tas de mu­cha tec­no­lo­gía. No quie­ro que ima­gi­nen un pla­ti­llo vo­la­dor en su in­te­rior equi­pa­do con una enor­me pan­ta­lla y mi­les de bo­to­nes que te lle­va­rán a otro mun­do, ¡no!, su con­so­la cen­tral es al­go sen­ci­llo.

El sis­te­ma de in­foen­tre­te­ni­mien­to cons­ta de una pan­ta­lla de cin­co pul­ga­das, com­pa­ti­ble con Ap­ple y An­droid. Ade­más por­ta una cá­ma­ra de vi­sión pe­ri­fé­ri­ca in­te­li­gen­te de­no­mi­na­da “Around View”, que no es la tí­pi­ca cá­ma­ra de re­ver­sa ya que pue­des ver el au­to com­ple­to, co­mo si tu­vie­ras un dron vo­lan­do arri­ba de ti to­do el tiem­po, lo cual te ayu­da a cal­cu­lar per­fec­ta­men­te los es­pa­cios.

Lo más in­tere­san­te de la tec­no­lo­gía se lla­ma PROPILOT, un sis­te­ma de con­duc­ción au­tó­no­ma de Nis­san que se ac­ti­va con dos bo­to­nes des­de el vo­lan­te e in­clu­ye avan­za­das tec­no­lo­gías de con­trol del vehícu­lo (ace­le­ra­dor, freno y di­rec­ción), una cá­ma­ra y soft­wa­re avan­za­do de pro­ce­sa­mien­to de ima­gen.

EL PROPILOT As­sist fun­cio­na con un sis­te­ma que re­co­no­ce in­me­dia­ta­men­te los vehícu­los de ade­lan­te y las lí­neas de ca­rril pa­ra man­te­ner la po­si­ción del au­to de for­ma pre­ci­sa, su fun­ción es asi­si­tir al con­duc­tor y no una con­duc­ción au­tó­no­ma, es de­cir, com­bi­na el asis­ten­te de di­rec­ción y el con­trol cru­ce­ro pa­ra su uso en si­tua­cio­nes de trá­fi­co den­so y flui­do don­de el au­to fre­na­rá por ti si cal­cu­la que vas muy cer­ca de otro vehícu­lo a al­ta ve­lo­ci­dad, in­clu­so fre­na­rá com­ple­ta­men­te y en se­co si a ba­jas ve­lo­ci­da­des -tí­pi­cas del trá­fi­co de es­ta ciu­dad- sien­te que pue­des lle­gar a to­car al au­to de en­fren­te, evi­tan­do aque­llos mi­núscu­los cho­ques co­mo el fa­mo­so “be­si­to”. Si el asis­ten­te per­ci­be que es­tás cam­bian­do de ca­rril te co­rre­gi­rá pa­ra man­te­ner­te siem­pre en el cen­tro.

Tam­bién tie­ne di­fe­ren­tes for­mas de ma­ne­jo, el mo­do Eco pa­ra aho­rrar ba­te­ría (se ac­ti­va con un bo­tón), el mo­do B (po­si­cio­nas la pa­lan­ca de ve­lo­ci­da­des en “B”) pa­ra ir re­ge­ne­ran­do ener­gía al fre­nar o en ba­ja­das.

SA­BÍAS QUE... Nis­san tie­ne pla­nes pa­ra ex­ten­der es­ta tec­no­lo­gía a más mo­de­los en Europa, Ja­pón, Chi­na y Es­ta­dos Uni­dos, con 10 vehícu­los que la Alian­za Re­nault-nis­san lan­za­rá en 2020.

Una de las gran­des in­cor­po­ra­cio­nes es el de­no­mi­na­do “e-pe­dal”, que si lo ac­ti­vas (con un bo­tón) no vol­ve­rás a ocu­par el pe­dal de freno. Las fun­cio­nes de ace­le­ra­ción y fre­na­do las rea­li­za­rás con el pe­dal del ace­le­ra­dor, y pa­ra de­te­ner la mar­cha por com­ple­to de for­ma in­me­dia­ta so­lo es ne­ce­sa­rio sol­tar­lo. Con es­ta nue­va fun­ción de­bes te­ner un ma­yor tac­to al pe­dal y acos­tum­brar­te, ya que es un ma­ne­jo di­fe­ren­te, pe­ro efi­cien­te pa­ra el aho­rro de ener­gía y de los fre­nos, muy útil pa­ra el den­so trá­fi­co. PROPILOT re­du­ce la mo­les­tia de la con­duc­ción in­ter­mi­ten­te al ayu­dar a con­tro­lar la ace­le­ra­ción, el fre­na­do y la di­rec­ción du­ran­te la con­duc­ción en ca­rre­te­ra de una so­la vía, me­jo­ran­do la ex­pe­rien­cia de ma­ne­jo al con­duc­tor y ha­cien­do de Leaf un vehícu­lo más in­te­li­gen­te, emo­cio­nan­te y so­bre to­do, al­can­za­ble.

NUE­VO DI­SE­ÑO BITONO

La pers­pi­ca­cia de Nis­san Leaf 2019 se com­ple­men­ta con un nue­vo di­se­ño en su ex­te­rior, se­gui­mos vi­vien­do el fu­tu­ro y pa­re­ce que to­do va vien­to en po­pa co­mo lo ima­gi­ná­ba­mos ha­ce años, era ob­vio que la in­dus­tria au­to­mo­triz evo­lu­cio­na­ría.

Es­ta se­gun­da ge­ne­ra­ción prio­ri­zó la ae­ro­di­ná­mi­ca y se pu­so más atrac­ti­va pa­ra su pú­bli­co, la par­te fron­tal por­ta el len­gua­je V Mo­tion que aho­ra lle­van los mo­de­los de la ja­po­ne­sa, los cos­ta­dos con­si­guie­ron si­me­tría pa­ra te­ner un me­jor flu­jo de ai­re y re­du­cir la re­sis­ten­cia ae­ro­di­ná­mi­ca pa­ra me­jo­rar la efi­cien­cia a al­ta ve­lo­ci­dad.

La par­te tra­se­ra es prác­ti­ca­men­te nue­va, más pro­mi­nen­te y alar­ga­do pa­ra dar más es­pa­cio al in­te­rior de la ca­jue­la au­men­tán­do- la un po­co más de 60 li­tros. En su es­truc­tu­ra re­sal­ta su te­cho de co­lor di­fe­ren­te al res­to de la ca­rro­ce­ría y lí­neas más di­ná­mi­cas.

¿DU­DAS?

Se­gu­ra­men­te es­tán sur­gien­do mu­chas du­das en su ca­be­za res­pec­to a si Nis­san Leaf es fun­cio­nal. Qui­zá mu­chos aún no es­ta­mos lis­tos pa­ra de­jar ir a esos be­llos co­ches con mo­to­res rui­do­sos que ha­cen sus­pi­rar, o qui­zá no con­fia­mos del to­do en la in­fra­es­truc­tu­ra de nues­tro país pa­ra dar ese pa­so al avan­ce tec­no­ló­gi­co.

Sí, aún hay mu­cho por ha­cer, pe­ro si no da­mos ese pri­mer pa­so, ten­dre­mos que dar­lo for­zo­sa­men­te por ser los úl­ti­mos, así que... ¡Bien­ve­ni­dos al fu­tu­ro! Con­vir­tá­mo­nos po­co a po­co en edu­ca­do­res de la mo­vi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.