4R CUA­TRO RUE­DAS

LOS “CO­YO­TES” Dos ve­ces por año, los au­to­mo­vi­lis­tas tie­ne que lle­var su vehícu­lo a ve­ri­fi­car, mu­chos de ellos de­ben li­diar con la co­rrup­ción pa­ra que su co­che pa­se el trá­mi­te; en el Es­ta­do de Mé­xi­co es don­de más se vi­ve es­ta im­pu­ni­dad, es el pan de ca­da d

4 Ruedas - - EDITORIAL -

Aun­que se su­po­ne que la ve­ri­fi­ca­ción vehi­cu­lar ayu­da a te­ner un ma­yor con­trol de los ín­di­ces de con­ta­mi­na­ción, la co­rrup­ción que se vi­ve en di­ver­sas en­ti­da­des co­mo el Es­ta­do de Mé­xi­co, po­nen en du­da la via­bi­li­dad de es­ta me­di­da. Con un po­co de di­ne­ro se pue­den con­se­guir en­go­ma­dos sin ne­ce­si­dad de que tu vehícu­lo cum­pla con los exá­me­nes re­que­ri­dos.

Luis aún re­cuer­da la pri­me­ra vez que lle­vó su au­to a ve­ri­fi­car; te­nía seis me­ses con él, era se­mi­nue­vo, te­nía dos años de an­ti­güe­dad, lo ad­qui­rió en una agen­cia por lo que su­pu­so no ha­bría nin­gún pro­ble­ma pa­ra que le die­ran la cal­co­ma­nía do­ble ce­ro, sin em­bar­go, cuan­do reali­zó el trá­mi­te su co­che fue re­cha­za­do. En el ve­ri­fi­cen­tro le co­men­ta­ron que no pa­só la prue­ba de­bi­do a que al­gu­nos sis­te­mas no es­ta­ban ac­ti­vos, pe­ro que re­gre­sa­ra al día si­guien­te pa­ra bo­rrar el re­gis­tro de su uni­dad y por 250 pe­sos más le da­rían la cal­co­ma­nía.

Con el pa­so del tiem­po a Luis

Ro­me­ro, un in­ge­nie­ro en sis­te­mas de 40 años, se le hi­zo una há­bi­to dar “mor­di­da” pa­ra que su vehícu­lo pa­sa­ra sin con­tra­tiem­po las prue­bas de ve­ri­fi­ca­ción. Aun­que acla­ra, “un día lo lle­ve a otro lu­gar, pues desea­ba ha­cer las cosas bien, pe­ro co­mo buen me­xi­cano lo de­jé to­do pa­ra el úl­ti­mo día; an­tes de lle­gar al ve­ri­fi­cen­tro, ha­bía unos “co­yo­tes” con una man­ta en un vehícu­lo don­de de­cía que te ayu­da­ban a ve­ri­fi­car; me de­tu­ve y les pre­gun­té de a cómo, ‘700 pe­sos y la ce­ro ga­ran­ti­za­da’, no lo pen­sé dos ve­ces, era mi úl­ti­ma opor­tu­ni­dad pues si no pa­sa­ba a la “bue­na” de­bía re­gre­sar al otro día y pa­gar la mul­ta im­pues­ta por no rea­li­zar mi trá­mi­te en el tiem­po es­ti­pu­la­do”.

El INI­CIO

La co­rrup­ción y el tra­ba­jo de los de­no­mi­na­dos “co­yo­tes” en el Es­ta­do de Mé­xi­co no só­lo se ve en al­gu­nos ve­ri­fi­cen­tros, don­de los pue­des iden­ti­fi­car cuan­do se acer­can a ti y te ofre­cen sus ser­vi­cios, sino tam­bién en ave­ni­das prin­ci­pa­les co­mo en la Pri­me­ro de Ma­yo y Gus­ta­vo Baz en Nau­cal­pan. No­so­tros mis­mos lo com­pro­ba­mos; cuan­do lle­gas a esa ar­te­ría en va­rias es­qui­nas hay per­so­nas con al­gu­nas man­tas que di­cen VE­RI­FI­CA­CIÓN, si te de­tie­nes a un la­do de in­me­dia­to se acer­can a tu ven­ta­na, te ofre­cen por 750 el en­go­ma­do ce­ro y por 800 la do­ble ce­ro. Pa­re­ce­ría un ne­go­cio for­mal por­que has­ta te dan su tar­je­ta de pre­sen­ta­ción por “si se te ofre­ce”.

Pa­ra cons­ta­tar, acom­pa­ña­mos a Luis a ve­ri­fi­car su au­to. El sis­te­ma fue el mis­mo que nos con­tó. Lle­ga­mos con el “co­yo­te”, se subió al vehícu­lo con no­so­tros y nos lle­vó al ve­ri­fi­cen­tro NA 947, ubi­ca­do en Nau­cal­pan. Du­ran­te el camino, Agustín Mo­reno co­mo di­ce lla­mar­se, nos co­men­tó que to­do es­tá arre­gla­do, en mu­chos ca­sos aun­que tu au­to ten­ga de­re­cho a la do­ble ce­ro o ce­ro de for­ma le­gal, se ha­cen al­gu­nos arre­glos pa­ra que no pa­sen y te veas obli­ga­do a dar una mor­di­da.

“Hay oca­sio­nes en la que al au­to se le aca­ba de rea­li­zar el ser­vi­cio y por ló­gi­ca de­be­ría pa­sar, pe­ro pues en los re­sul­ta­dos sa­le re­cha­za­do y se le plan­tea el ne­go­cio al clien­te, otras ve­ces ya vie­nen di­rec­tos con no­sos­tros y se aho­rran la de­cli­na­ción por par­te del ve­ri­fi­cen­tro”.

“Ha­ce unos días vino una per­so­na con un vehícu­lo mo­de­lo 2017, le fue re­cha­za­do un día an­tes en otro lu­gar en el cual no te­ne­mos con­ve­nio. En es­tos ca­sos co­mo ya se le ha­bía rea­li­za­do una prue­ba, no­so­tros co­bra­mos 1600 pe­sos pa­ra bo­rrar del sis­te­ma los da­tos pe­ro nos com­pro­me­te­mos a pa­sár­se­lo y dar­le la do­ble ce­ro en 15 mi­nu­tos”, re­la­ta Agustín.

EL PRO­CE­SO

La ve­ri­fi­ca­ción en el Es­ta­do de Mé­xi­co es de 398 pe­sos; el “co­yo­te” co­bra 750 por el trá­mi­te ase­gu­ra­do. Agustín co­men­ta: “El di­ne­ro se re­par­te en­tre va­rios, 50 pe­sos pa­ra mí, la mis­ma can­ti­dad pa­ra el di­rec­tor del ve­ri­fi­cen­tro y los otros 100 pe­sos en­tre el res­to de los em­plea­dos del lo­cal”. Y agre­ga, “En un día bueno trai­go has­ta 15 co­ches, y si es me­dio ma­lo de ocho a 10; al día sin pro­ble­ma sa­co 500 pe­sos.

Le cues­tio­na­mos ¿por qué no bus­cas un em­pleo for­mal? “Ten­go 55 años, ya no es fá­cil, hay muy po­cas opor­tu­ni­da­des; no ter­mi­né la pre­pa y con eso me es más di­fí­cil, man­ten­go a mis tres hi­jos y es­po­sa”.

Los em­plea­dos del ve­ri­fi­cen­tro en mu­chas oca­sio­nes de­ben en­trar a es­te ne­go­cio pues su suel­do es de 600 a 700 pe­sos a la se­ma­na. “Por eso tam­bién ellos ac­ce­den; ya es de ca­da quien pe­ro a ve­ces no al­can­za pa­ra pa­gar ren­ta, co­mi­da, ro­pa, y más si tie­nes hi­jos”.

NE­GLI­GEN­CIA

En 2016, an­te las cons­tan­tes de­cla­ra­cio­nes de con­tin­gen­cia am­bien­tal, las au­to­ri­da­des me­tro­po­li­ta­nas to­ma­ron me­di­das ex­tra­or­di­na­rias. Mi­les de au­tos sa­lie­ron de cir­cu­la­ción sin im­por­tar el año de su fa­bri­ca­ción co­mo par­te de un cues­tio­na­do ‘Hoy no cir­cu­la’ ge­ne­ra­li­za­do. An­te la emer­gen­cia, las au­to­ri­da­des de la Ciu­dad de Mé­xi­co, Es­ta­do de Mé­xi­co, Hi­dal­go, Mo­re­los, Puebla y Tlax­ca­la, que con­for­man la Co­mi­sión Am­bien­tal de la Me­ga­ló­po­lis (Ca­me), coor­di­na­ron me­di­das pre­ven­ti­vas pa­ra evi­tar un pro­ble­ma si­mi­lar.

“Lo que ha ocu­rri­do es que, al en­trar un nue­vo ac­tor, con una mi­ra­da fres­ca, ha en­con­tra­do mu­chí­si­mas irre­gu­la­ri­da­des que han exis­ti­do des­de ha­ce mu­cho, que tie­nen que ver con los equi­pos de me­di­ción”, ex­pli­ca Ar­tu­ro Ro­drí­guez Abi­tia, sub­pro­cu­ra­dor de Ins­pec­ción In­dus­trial de la PRO­FE­PA, y acla­ra que su re­vi­sión se li­mi­ta a las ma­qui­na­rias, y el pro­ce­so de ve­ri­fi­ca­ción si­gue es­tan­do a car­go de ca­da go­bierno.

“Lo úl­ti­mo que que­re­mos es que nos con­fun­dan con las au­to­ri­da­des lo­ca­les”, di­jo Ro­drí­guez.

Ex­pli­ca que só­lo las se­cre­ta­rías am­bien­ta­les de ca­da es­ta­do tie­nen ac­ce­so a las cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia, aun­que ellos pue­den re­vi­sar la in­for­ma­ción que en­vía ca­da ve­ri­fi­cen­tro “a una nu­be com­par­ti­da” pa­ra de­tec­tar irre­gu­la­ri­da­des.

“Si ves que un ve­ri­fi­cen­tro da cal­co­ma­nías ce­ro y do­ble ce­ro al por ma­yor, pues qui­zá ha­ya que vi­gi­lar su tra­ba­jo”, se lee en un texto pu­bli­ca­do por el por­tal ani­mal po­lí­ti­co.

COS­TOS Los pre­cios de la ve­ri­fi­ca­ción en el Es­ta­do de Mé­xi­co van des­de 322 pe­sos has­ta los 806 pe­sos, de­pen­dien­do el en­go­ma­do.

DE­CLA­RA­CIO­NES

Pa­ra las au­to­ri­da­des es­te ti­po de co­rrup­ción hay que ata­car­la de for­ma glo­bal. “Se de­be mul­tar y en oca­sio­nes ce­rrar los ve­ri­fi­cen­tros que ha­gan es­te ti­po de ac­tos, sin em­bar­go, no to­do el mal es­tá en los ve­ri­fi­cen­tros, es to­do un con­jun­to, por tal mo­ti­vo de­be­mos erra­di­car el pro­ble­ma de raíz y no si­ga su­ce­dien­do es­te ti­po de ilí­ci­tos” nos co­men­tó Mar­co An­to­nio Ra­mí­rez Ra­mí­rez, dipu­tado lo­cal en el Es­ta­do de Mé­xi­co por par­te del par­ti­do Mo­re­na.

Al cues­tio­nar­le por qué si las au­to­ri­da­des sa­ben de la exis­ten­cia de los “co­yo­tes”, e in­clu­so dón­de se ubi­can, no ha­cen na­da pa­ra erra­di­car­los, Mar­co Ra­mí­rez co­men­tó: “En es­te ti­po de im­pu­ni­dad no só­lo es una o dos per­so­nas las que con­tri­bu­yen, tam­bién lo es quien so­li­ci­ta el ser­vi­cio. De na­da ser­vi­ría mo­ver a es­te ti­po de per­so­nas si el usua­rio fi­nal los bus­ca­rá de nue­vo pa­ra que le pa­sen la ve­ri­fi­ca­ción con un di­ne­ro ex­tra. Ellos ter­mi­nan ac­ce­dien­do al fi­nal de cuen­tas a es­tos de­no­mi­na­dos “co­yo­tes”. Me pa­re­ce que es un po­co de cul­tu­ra por par­te de to­dos ciu­da­da­nos, pa­ra no caer y con­tri­buir a que avan­ce a co­rrup­ción”

Evi­den­te­men­te no to­dos los ve­ri­fi­cen­tros del Es­ta­do de Mé­xi­co tien­den a lle­var es­tas prác­ti­car co­rrup­tas. El NA945, ubi­ca­do en Ala­mos 45, Los Ala­mos, 53230 Nau­cal­pan de Juá­rez, es uno de los lu­ga­res don­de no se per­ci­ben “co­yo­tes”. In­clu­so en­tre­vis­ta­mos a va­rios clien­tes y en nin­guno de los ca­sos les han pe­di­do di­ne­ro pa­ra dar el di­cho­so “brin­co”.

El pa­gar un so­borno pa­ra pa­sar la ve­ri­fi­ca­ción es un cán­cer que pro­ba­ble­men­te no se ex­tin­gui­rá; co­mo ciu­da­da­nos la me­jor re­co­men­da­ción es te­ner nues­tro au­to en las me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra que és­te pa­se la prue­ba sin com­pli­ca­cio­nes.

4R

Co­mo au­to­ri­da­des, no­so­tros les pe­di­ría­mos que ha­gan el trá­mi­te de for­ma co­rrec­ta, que ten­gan su au­to en las me­jo­res con­di­cio­nes y así ob­ten­gan sin pro­ble­ma el en­go­ma­do que les co­rres­pon­de”, sen­ten­ció el dipu­tado Mar­co An­to­nio Ra­mí­rez.

LA CO­RRUP­CIÓN tam­bién es­tá en los ve­ri­fi­cen­tros del Es­ta­do de Mé­xi­co.

La si­guien­te ta­bla mues­tra los pe­río­dos de ve­ri­fi­ca­ción vehi­cu­lar en Es­ta­do de Mé­xi­co en fun­ción del en­go­ma­do del vehícu­lo ó bien la ter­mi­na­ción nu­mé­ri­ca de su pla­ca.

El cos­to por el ser­vi­cio de ve­ri­fi­ca­ción vehi­cu­lar pres­ta­do por los cen­tros de ve­ri­fi­ca­ción vehi­cu­lar ins­ta­la­dos y au­to­ri­za­dos en el Es­ta­do de Mé­xi­co, de­pen­de­rá del ti­po de cer­ti­fi­ca­do que se emi­ta y se pa­ga­rá de con­for­mi­dad con las si­guien­tes ta­ri­fas: Ho­lo­gra­ma Exen­to “E”, Ho­lo­gra­ma Dis­ca­pa­ci­dad “D”, Re­cha­zo Ad­mi­nis­tra­ti­vo e In­for­me SDB = Sin cos­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.