LAN­ZA­MIEN­TO RAM 1500 LI­MI­TED

LOS TIEM­POS EN QUE LAS PICKUPS ERAN CON­SI­DE­RA­DAS ÚNI­CA­MEN­TE VEHÍCU­LOS DE TRA­BA­JO SE ACA­BA­RON. LA NUE­VA RAM 1500 OFRE­CE LU­JO Y LA FUER­ZA NE­CE­SA­RIA PA­RA CUAL­QUIER AC­TI­VI­DAD.

4 Ruedas - - ÍNDICE -

Es­tar en un ae­ro­puer­to a las 4:30 de la ma­ña­na no es la ta­rea más sen­ci­lla, pe­ro to­do lo va­le cuan­do al lle­gar a tu des­tino sa­bes que pon­drás las ma­nos so­bre una be­lle­za de la in­ge­nie­ría au­to­mo­triz co­mo lo es RAM 1500. Pa­ra no­so­tros en 4Rue­das no era des­co­no­ci­da ya que ha­bía­mos es­ta­do en su pre­sen­ta­ción en el pa­sa­do Au­tos­how de De­troit y tam­bién tu­vi­mos la for­tu­na de ma­ne­jar­la unas se­ma­nas des­pués en Es­ta­dos Uni­dos.

Pe­ro aho­ra era es­pe­cial, por­que via­ja­mos a Ciu­dad del Car­men a co­no­cer la ver­sión que ya se en­cuen­tra a la ven­ta en Mé­xi­co. Dos ho­ras de sue­ño en el avión, in­clu­yen­do re­tra­sos pa­ra des­pe­gar y to­mar pis­ta, me die­ron el des­can­so ne­ce­sa­rio pa­ra afron­tar la prue­ba que ten­dría­mos. Sin em­bar­go, bien di­cen que, si quie­res ha­cer a Dios reír de­bes con­tar­le tus pla­nes, y así su­ce­dió.

Co­mo ni­ños con ju­gue­te nue­vo, mi ami­go y com­pa­ñe­ro de es­te via­je, Luis Ma­nuel Ló­pez, y yo, sa­li­mos al es­ta­cio­na­mien­to del ae­ro­puer­to con las an­sias de ma­ne­jar una de las pick ups más es­pe­ra­das del año, sin em­bar­go, una dis­trac­ción nos pri­vó de ello en los pri­me­ros 200 ki­ló­me­tros. Ese des­cui­do nos lle­vó a que en la pri­me­ra par­te del día ma­ne­já­ra­mos la RAM 700 Ad­ven­tu­re, un vehícu­lo que al­gu­nos des­pre­cia­ron.

SA­BÍAS QUE... Pa­ra fi­na­les de es­te año lle­ga­rá la ver­sión RAM 1500 Mid-hy­brid. Se tra­ta de un sis­te­ma hí­bri­do de la mar­ca co­no­ci­do co­mo etor­que y que pro­por­cio­na 130 li­bras-pie de tor­que al mo­men­to del arran­que.

100 KI­LO­GRA­MOS adel­ga­zó RAM 1500, es­to gra­cias al uso de ace­ros de al­ta re­sis­ten­cia en el cha­sis y alu­mi­nio en otros ele­men­tos del vehícu­lo, lo que be­ne­fi­cia el con­su­mo de com­bus­ti­ble.

LA NUE­VA RAM 1500 es el pri­mer vehícu­lo de FCA que equi­pa una cá­ma­ra de 360 gra­dos. Gra­cias a la pan­ta­lla de 12 pul­ga­das ofre­ce una cla­ra vi­sión y per­mi­te una fa­ci­li­dad de ma­nio­bras de es­ta­cio­na­mien­to.

Su mo­tor de cua­tro cilindros da­ba res­pues­ta a los gran­des de la fa­mi­lia, aun­que cla­ro, ha­bía que so­bre­pa­sar las 4,000 re­vo­lu­cio­nes por minuto pa­ra man­te­ner la ve­lo­ci­dad de sus her­ma­nos ma­yo­res, quie­nes lo ha­cían con una ma­yor fa­ci­li­dad gra­cias a su mo­tor de ocho cilindros del cual ha­bla­re­mos más ade­lan­te.

El camino trans­cu­rrió y real­men­te nos di­ver­ti­mos en la RAM 700 Ad­ven­tu­re. Ad­mi­to que me ofre­ció más de lo es­pe­ra­do, pe­ro tam­po­co pue­do ne­gar que mo­ría de ga­nas por su­bir­me de nue­vo a la RAM 1500.

El mo­men­to lle­gó y to­ma­mos a la nue­va bes­tia de RAM.

Por fue­ra lu­ce im­po­nen­te, pe­ro con cla­se, con un fron­tal en don­de re­sal­ta la fas­cia y pa­rri­lla cro­ma­da, es­te úl­ti­mo ele­men­to se fu­sio­na con los re­di­se­ña­dos fa­ros LED, aho­ra más del­ga­dos.

El co­fre con­tri­bu­ye a la fi­gu­ra muscu­losa con lí­neas que so­bre­sa­len en di­rec­ción a la ca­bi­na.

El mis­mo es­ti­lo de di­se­ño se ob­ser­va en la par­te pos­te­rior con una fas­cia y do­ble sa­li­da de es­ca­pe cro­ma­dos. Co­mo un de­ta­lle es­pe­cial so­bre­sa­le el nue­vo lo­go tri­di­men­sio­nal de RAM.

Al to­mar la ca­bi­na fue un cambio bru­tal, to­do un pa­se a pri­me­ra cla­se. La RAM 1500 no so­lo es­tá he­cha pa­ra tra­ba­jo por su ca­pa­ci­dad de car­ga de 715 ki­lo­gra­mos y de arras­tre de 5,143 ki­los, sino tam­bién pa­ra que ca­da uno de nues­tros via­jes sean tan có­mo­dos co­mo es­tar en la sa­la de la ca­sa.

Los in­te­rio­res en piel, ma­de­ra y me­ta­les real­zan la fi­gu­ra in­te­rior, los asien­tos ofre­cen

una co­mo­di­dad y su­je­ción ideal pa­ra los lar­gos via­jes, mien­tras que los de la fi­la tra­se­ra pue­den re­cli­nar­se has­ta ocho gra­dos, que com­bi­na­dos con el am­plio es­pa­cio pa­ra las pier­nas, ha­rán que mu­chos pre­fie­ran ir­se en la par­te pos­te­rior que en el asien­to de­lan­te­ro.

Pe­ro la jo­ya de la co­ro­na es la pan­ta­lla tác­til de 12 pul­ga­das pa­ra el sis­te­ma de in­foen­tre­te­ni­mien­to, con Ap­ple Car­play y An­droid Au­to, que fa­ci­li­ta cual­quier ope­ra­ción.

Mien­tras ajus­tá­ba­mos el asien­to y los es­pe­jos, el cli­ma nos ju­gó una ma­la pa­sa­da y una llu­via to­rren­cial se sol­tó, co­mo si qui­sie­ra po­ner a prue­ba en sus má­xi­mas ca­pa­ci­da­des a la nue­va RAM 1500.

Sin más preám­bu­lo apre­ta­mos el bo­tón de arran­que y mo­vi­mos la pe­ri­lla a la po­si­ción de dri­ve pa­ra ini­ciar nues­tra ru­ta. La ace­le­ra­ción del mo­tor V8 5.7L HEMI de 395 ca­ba­llos de fuer­za, que­dó de ma­ni­fies­to de in­me­dia­to y en po­co tiem­po so­bre­pa­sa­mos los 140 km/h; lo cu­rio­so del asun­to es que al in­te­rior del vehícu­lo no se per­ci­bía tal ve­lo­ci­dad y te­nía­mos la sen­sa­ción de ir a 80 km/h.

La di­ná­mi­ca en las cur­vas era agra­da­ble, y aun­que al prin­ci­pio tu­ve un po­co de precaución fre­nan­do an­tes de las cur­vas, en po­co tiem­po me sen­tí con la confianza de ya no ha­cer­lo y man­te­ner el pa­so.

No da­ba cré­di­to a la fa­ci­li­dad de ma­ne­jo, pe­ro los in­ge­nie­ros de RAM hi­cie­ron un gran tra­ba­jo con la sus­pen­sión de ai­re, que se ajus­ta a los di­fe­ren­tes ti­pos de te­rreno gra­cias a sus cin­co ni­ve­les: ac­ce­so, nor­mal, off road 1, off road 2 y ae­ro; es­te úl­ti­mo per­mi­te que la al­tu­ra de la ca­mio­ne­ta se re­ba­je cuan­do al­can­za­mos una ve­lo­ci­dad de 90 km/h, es­to pa­ra me­jo­rar la ae­ro­di­ná­mi­ca y con­su­mo de com­bus­ti­ble.

Pe­ro es­to no fue lo úni­co en que RAM tra­ba­jó pa­ra me­jo­rar la efi­cien­cia, tam­bién lo hi­cie­ron con las re­ji­llas ac­ti­vas del mo­tor, el de­flec­tor fron­tal y el spoi­ler mon­ta­do so­bre la ta­pa tra­se­ra. Con to­das es­tas mo­di­fi­ca­cio­nes lo­gra­mos un con­su­mo ma­yor a los 6 km/l; sé que al­gu­nos pen­sa­rán que es po­co, pe­ro no de­be­mos ol­vi­dar que es un ocho cilindros lis­to pa­ra re­mol­car el equi­va­len­te a ca­si sie­te mo­no­pla­zas de Fór­mu­la 1.

Avan­za­mos en el camino has­ta lle­gar a Mé­ri­da al Cha­ble Re­sort, un ho­tel de pri­me­ra ca­te­go­ría que con­jun­ta­do con la nue­va RAM 1500 nos ofre­ció una ex­pe­rien­cia úni­ca, con lu­jo y co­mo­di­dad en to­do mo­men­to del via­je.

CAR­GA HAS­TA 715 ki­lo­gra­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.