MR. TEC­NO­LO­GÍA

Ima­gi­na al ti­po más geek (aque­lla per­so­na fas­ci­na­da con la tec­no­lo­gía) y al más pe­trol­head (un apa­sio­na­do de los au­tos). Di­fí­cil que coin­ci­dan en gus­tos, pe­ro si les po­nes en­fren­te al nue­vo BMW X4 has­ta ami­gos se vol­ve­rían.

4 Ruedas - - ÍNDICE -

Pro­ba­mos la se­gun­da ge­ne­ra­ción de BMW X4, más que un SUV, es un gadget so­bre 4Rue­das.

La tec­no­lo­gía lle­gó pa­ra que­dar­se, nos aho­rra tiem­po y pue­de trans­por­tar­nos a es­ce­na­rios que ha­ce años ja­más hu­bie­ra­mos ima­gi­na­do. El nue­vo BMW X4 es la cien­cia apli­ca­da en una ca­rro­ce­ría de 1,900 kg. La se­gun­da en­tre­ga de es­ta ca­mio­ne­ta es la más mi­llen­nial del mun­do (sí, aque­lla ge­ne­ra­ción ma­sa­cra­da por mu­chos), es la má­xi­ma ex­pre­sión de una jer­ga elec­tró­ni­ca ca­paz de au­xi­liar en lo co­ti­diano y trans­for­mar­lo en una ne­ce­si­dad.

Es­te SUV de BMW nos vuel­ve de­pen­dien­tes de él y de to­da la era di­gi­tal, aquí no hay es­pa­cio pa­ra ba­na­li­da­des o eu­fe­mis­mos.

EX­PE­RIEN­CIA DI­GI­TAL

El nue­vo BMW X4 es de los po­cos ca­sos en que no deseas ba­jar­te de él cuan­do ni si­quie­ra lo has pues­to en mo­vi­mien­to. ¿No me crees?. Con la lla­ve 'BMW Dis­play' (la cual cuen­ta con pan­ta­lla tác­til y que

tam­bién por­ta el Se­rie 7), pue­des ce­rrar las puer­tas, abrir ven­tan­tas y preajus­tar el ai­re acon­di­cio­na­do, en­tre otras fun­cio­nes.

Por den­tro, X4 es un im­pac­to a los sen­ti­dos que au­to­má­ti­ca­men­te re­mi­ten a su her­mano X3; el es­pec­ta­cu­lar cua­dro de ins­tru­men­tos (con sus lla­ma­ti­vas grá­fi­cas), es co­mo es­tar an­te una con­so­la de vi­deo­jue­go

a pun­to de ser es­tre­na­da y por iró­ni­co que pa­rez­ca es lo me­nos tec­no­ló­gi­co que ve­rás por den­tro.

¿La ra­zón? To­das las fun­cio­nes se han mu­da­do a la pan­ta­lla cen­tral, don­de los ser­vi­cios Con­nec­ted­dri­ve pro­por­cio­nan la ba­se pa­ra ac­ce­der a fun­cio­nes co­mo los ser­vi­cios de Con­cier­ge o Te­le­ser­vi­ces pa­ra ubi­car ga­so­li­ne­ras o res­tau­ran­tes.

De­bo con­fe­sar que per­ma­ne­cí más de 20 mi­nu­tos ob­ser­van­do y co­no­cien­do ca­da una de las fun­cio­nes que aña­de (si no es por­que me lle­gó un men­sa­je al ce­lu­lar y vi la hora, ahí me que­do).

La uti­li­dad y er­go­no­mía es una ob­vie­dad en cual­quier mo­de­lo BMW, lo 'im­pre­sio­nan­ti' aquí es que pue­des con­sul­tar el trá­fi­co, las pre­fe­ren­cias mu­si­ca­les o la dis­tan­cia exac­ta de tus tras­la­dos (in­clu­so pro­gra­mar las ca­rac­te­rís­ti­cas de ma­ne­jo pa­ra ca­da per­so­na que se sube al au­to), con la má­xi­ma fa­ci­li­dad po­si­ble en un só­lo en­torno.

LU­JO Y MÁS LU­JO

La ca­bi­na pa­re­ce de­cir­nos: “El fu­tu­ro ya no exis­te, es el pre­sen­te”, y la al­ta ca­li­dad es evi­den­te. Exis­te com­bi­na­ción de plás­ti­cos

du­ros y sua­ves que son un de­lei­te pa­ra el tac­to, y el ni­vel de aca­ba­dos es VIP. La dis­po­si­ción orien­ta­da en el con­duc­tor (to­das las mar­cas di­cen es­ta fra­se y en ver­dad la odio pe­ro en es­te ca­so es real), de­ja en­tre­ver lo mi­nu­cio­so que fue­ron sus crea­do­res al mo­men­to de di­se­ñar el in­te­rior.

Ca­da ele­men­to tie­ne un por­qué, des­de los dos com­par­ti­men­tos en la con­so­la cen­tral has­ta la ven­ti­la­ción ac­ti­va del asien­to, sus crea­do­res han pen­sa­do en con­sen­tir y/o apa­pa­char a los ocu­pan­tes en to­do mo­men­to.

No obs­tan­te, la mar­ca­da caí­da del te­cho pro­pi­cia que el es­pa­cio ha­ya si­do sa­cri­fi­ca­do en la hi­le­ra tra­se­ra, don­de dos per­so­nas de no más de 1,78 de es­ta­tu­ra via­ja­rán su­ma­men­te có­mo­dos (tres per­so­nas ya se­ría muy jus­to). Me­nu­do es­pa­cio exis­te en la ca­jue­la gra­cias al cambio de pla­ta­for­ma, has­ta cua­tro ma­le­tas gran­des pue­den ser aco­mo­da­das y si se aba­te la zo­na tra­se­ra pue­de al­ber­gar ma­yor es­pa­cio.

Los asien­tos ofre­cen una su­je­ción ex­tra­or­di­na­ria, cuen­tan con re­fuer­zos la­te­ra­les con­tor­nea­dos y ro­di­lle­ras a los la­dos de la con­so­la cen­tral; eso sí, los res­pal­dos son bas­tan­te rí­gi­dos. Co­mo di­je­ra la ra­na Re­né: “Que­ría asien­tos có­mo­dos, lue­go me acor­dé que ven­go en un BMW con ape­lli­do M Per­for­man­ce y se me pa­sa”.

Per­dón, no ha­bía si­do in­ci­si­vo en de­cir­te que es­ta es la va­rian­te M40IA, sí, aque­lla ver­sión don­de el ma­ne­jo se ele­va de ma­ne­ra ex­po­nen­cial. Qui­zá, esa es la ma­yor vir­tud de es­te mo­de­lo, jun­tar lo me­jor de dos mun­dos: la tec­no­lo­gía de pun­ta con la con­duc­ción de­por­ti­va. Ha­ble­mos de es­ta se­gun­da ca­rac­te­rís­ti­ca.

ADRE­NA­LI­NA

BMW fa­bri­ca los me­jo­res mo­to­res seis cilindros del or­be. ¿Cómo lo ha lo­gra­do? El tur­bo­com­pre­sor de do­ble des­pla­za­mien­to, el con­trol de vál­vu­la Val­ve­tro­nic to­tal­men­te va­ria­ble y la in­yec­ción di­rec­ta de al­ta pre­sión son los cul­pa­bles.

El so­ni­do que emer­ge al en­cen­der­lo

es un ma­sa­je al oí­do, aun­que eso no obs­tru­ye la ex­tra­or­di­na­ria in­so­no­ri­za­ción en la ca­bi­na gra­cias a la pues­ta a pun­to de la sus­pen­sión (BMW es un ex­per­to en eso). Gra­cias a es­te pe­que­ño pe­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo de­ta­lle, los vai­ve­nes de la ca­rro­ce­ría es­tán bas­tan­te con­tro­la­dos y al mis­mo tiem­po la sus­pen­sión rea­li­za un gran tra­ba­jo en fil­trar los des­per­fec­tos en el camino (la adap­ta­ti­va op­cio­nal se ajus­ta elec­tró­ni­ca­men­te en cual­quier mo­men­to). No só­lo la sus­pen­sión se lle­va las pal­mas, la trans­mi­sión de ocho ve­lo­ci­da­des no funge co­mo un blo­que de­por­ti­vo de ma­ne­ra no­mi­nal. La reali­dad es que efec­túa los cam­bios de ma­ne­ra ins­tan­tá­nea, en­gra­na las mar­chas vo­raz­men­te y con el Launch Con­trol los arran­ques son ex­plo­si­vos.

La pre­ci­sión es su se­gun­do ape­lli­do con la enor­me po­si­bi­li­dad de efec­tuar los cam­bios con las le­vas tras el vo­lan­te. Aun­que la di­rec­ción es bas­tan­te pre­ci­sa (no lo nie­go), re­sul­ta al­go ar­ti­fi­cial con res­pec­to a lo que ocu­rre con las rue­das, me hu­bie­ra en­can­ta­do una di­rec­ción con ma­yor re­tro­ali­men­ta­ción, así co­mo unos fre­nos más con­tun­den­tes.

La res­pues­ta del pro­pul­sor es bon­da­do­sa des­de ba­jí­si­mas re­vo­lu­cio­nes, aun­que su me­jor com­por­ta­mien­to lo ex­pe­ri­men­ta cuan­do la agu­ja cru­za a las 2,800 rpm (so­bre to­do en mo­do Sport).

CON­CLU­SIÓN

Es un gadget gi­gan­te ca­paz de enamo­rar­te sin ni si­quie­ra ha­ber­lo pren­di­do. Des­ta­ca lo fá­cil e in­tui­ti­vo que re­sul­ta su equi­po de in­foen­tre­te­ni­mien­to, al mis­mo tiem­po que la ca­li­dad de ma­te­ria­les sub­ra­ya su ca­li­dad de SUV lu­jo­so. A la par, ofre­ce un ma­ne­jo bas­tan­te di­ná­mi­co pa­ra sus di­men­sio­nes, aun­que exis­ten de­ta­lles que se po­drían me­jo­rar en cues­tión de di­rec­ción y es­pa­cio pa­ra los ocu­pan­tes. 4R

LA PRO­MI­NEN­TE caí­da del te­cho pro­vo­ca una sen­sa­ción de es­tar an­te un SUV y un to­do­te­rreno en la mis­ma ecua­ción.

LA COM­BI­NA­CIÓN de tec­no­lo­gía y prac­ti­ci­dad, ha­cen del BMW X4 un vehícu­lo su­ma­men­te equi­li­bra­do.

LA CA­BI­NA es un de­lei­te pa­ra los pa­sa­je­ros.

POR CAR­LOS MI­LLA­RES @DONMILLAGY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.