Y EL ADIÓS DE UN GRAN­DE: SER­GIO MARCHIONNE

Una de las men­tes más bri­llan­tes de los úl­ti­mos tiem­pos en la in­dus­tria au­to­mo­triz fa­lle­ció en un hos­pi­tal de Zú­rich, Sui­za; se en­con­tra­ba hos­pi­ta­li­za­do por gra­ves pro­ble­mas de sa­lud.

4 Ruedas - - COLUMNA KONSTANTONIS -

Ha­ce al­gu­nas se­ma­nas se anun­ció, de for­ma un tan­to dis­cre­ta, el re­em­pla­zo de es­te bri­llan­te eje­cu­ti­vo au­to­mo­triz. Con un es­cue­to co­mu­ni­ca­do de pren­sa ge­ne­ra­do en Lon­dres y fe­cha­do las pri­me­ras ho­ras de un día in­há­bil, la em­pre­sa dio a co­no­cer que de for­ma in­me­dia­ta y por mo­ti­vos de sa­lud, Ser­gio Marchionne era sus­ti­tui­do de su car­go co­mo CEO del con­glo­me­ra­do au­to­mo­triz lla­ma­do “FCA Au­to­mo­bi­les” con­for­ma­do por las ita­lia­nas FIAT, Fe­rra­ri, Ma­se­ra­ti, Al­fa Romeo y las es­ta­dou­ni­den­ses: Chrys­ler, RAM, Dod­ge y Jeep.

¿QUIÉN FUE SER­GIO MARCHIONNE?

Uno de los úl­ti­mos rocks­tars de la in­dus­tria au­to­mo­triz; el otro es Elon Musk.

Marchionne na­ció en Ita­lia en los años cin­cuen­ta, y por mo­ti­vos de cre­ci­mien­to fa­mi­liar se mu­dó a To­ron­to, Ca­na­dá, en don­de es­tu­dió tres ca­rre­ras uni­ver­si­ta­rias: Fi­lo­so­fía, Le­yes y Economía, ade­más de un post­gra­do en ad­mi­nis­tra­ción. Su pri­mer em­pleo fue en De­loit­te en los ini­cios de los años ochen­ta.

Sus pri­me­ros es­car­ceos con la in­dus­tria au­to­mo­triz se die­ron en el seno de FIAT cuan­do la fa­mi­lia Ag­ne­lli lo lla­mó pa­ra una re­es­truc­tu­ra, que ter­mi­nó con una “ven­ta” de la mar­ca ita­lia­na a Ge­ne­ral Mo­tors, un mo­vi­mien­to que se su­po­ne re­flo­ta­ría a FIAT a ni­vel mun­dial.

Sin em­bar­go, un re­vés lle­vó a que GM desis­tie­ra de esa ope­ra­ción, pe­ro con un gol­pe maes­tro de Marchionne, lo­gró que el gi­gan­te ame­ri­cano pa­ga­ra a la ca­sa ita­lia­na dos mil mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra des­ha­cer el tra­to… (Es­ta es una his­to­ria que le cau­sa nau­seas a mu­chos eje­cu­ti­vos de GM en la ac­tua­li­dad y pre­fie­ren no ha­blar de ese epi­so­dio). Da­do es­to, Marchionne fue nom­bra­do en Ita­lia co­mo “Ca­va­lie­re del La­vo­ro” en 2006.

Nues­tro ami­go, que ja­más usa­ba cor­ba­ta o tra­je, se sa­lió con la su­ya y se lle­vó esos dos mil mi­llo­nes a FIAT y em­pe­zó con una am­plia re­es­truc­tu­ra a ni­vel glo­bal. Den­tro de sus éxi­tos es­tá el re­gre­so del FIAT 500, es­to por ci­tar al­gu­nos de sus lo­gros ini­cia­les en una in­dus­tria que no co­no­cía a fon­do.

En el 2009 se le ocu­rre otra es­tra­te­gia maes­tra, com­prar a Chrys­ler, que se ha­bía de­cla­ra­do en ban­ca ro­ta –una vez más-. Lo ge­nial de la ofer­ta de Marchionne es que el de­jó en cla­ro que: “¡No po­de­mos pa­gar un so­lo dó­lar por Chrys­ler, pe­ro nos ha­re­mos car­go de los pa­si­vos! Y ade­más te­ne­mos un am­plio desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co que le ven­drá bien a la mar­ca de la pen­ta­es­tre­lla”, agre­gó Ser­gio en su mo­men­to.

En el 2014 con­si­guió que Fe­rra­ri, uno de los íco­nos de Ita­lia, co­ti­za­ra en la bo­sa de va­lo­res de Wall Street, dán­do­le la opor­tu­ni­dad a un pe­que­ño uni­ver­so de in­ver­sio­nis­tas de ser so­cios de la mar­ca del Ca­va­llino, con lo que con­si­guió di­ne­ro fres­co.

Marchionne, un fu­ma­dor em­pe­der­ni­do, que te­nía sie­te te­lé­fo­nos ce­lu­la­res y que se­gún ru­mo­res de gen­te cer­ca­na a su circu­lo tra­ba­ja­ba 19 ho­ras al día, tam­bién tu­vo erro­res que cos­ta­ron mu­cho di­ne­ro. Por ejem­plo nun­ca lo­gró re­po­si­cio­nar a Al­fa Romeo al ni­vel de las ale­ma­nas, ma­tó a Lan­cia y se­gu­ra­men­te Ma­se­ra­ti se­gui­rá esos pa­sos si no se ha­ce al­go pron­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.