SE EX­TIEN­DE

A 30 años de su muer­te, la mar­ca que En­zo Fe­rra­ri creó es­tá más vi­va que nun­ca, no so­lo en el de­por­te mo­tor, sino tam­bién en la pro­duc­ción de su­per­de­por­ti­vos.

4 Ruedas - - ESPECIAL FERRARI -

Fe­rra­ri vi­ve uno de sus me­jo­res mo­men­tos en la Fór­mu­la 1. Des­pués de un am­plio do­mi­nio de Mer­ce­des-benz en la era de los mo­to­res hí­bri­dos, de nue­va cuen­ta el Ca­va­llino Ram­pan­te es­tá pe­lean­do por las vic­to­rias. El tiem­po no po­dría ser me­jor, jus­to en los 30 años del fa­lle­ci­mien­to de En­zo Fe­rra­ri, el hom­bre que pa­só por di­fe­ren­tes com­pli­ca­cio­nes an­tes de con­ver­tir su mar­ca en una de las más em­ble­má­ti­cas del mun­do au­to­mo­triz, rin­dien­do así un ho­me­na­je al crea­dor de una de las com­pa­ñías me­jor va­lo­ra­das en el or­be.

“Si pue­des ima­gi­nar­lo, pue­des ha­cer­lo”, era uno de los le­mas fa­vo­ri­tos del crea­dor del mi­to ita­liano que con­vir­tió el po­bla­do de Ma­ra­ne­llo en una zo­na de cul­to, don­de to­do lo que ro­dea a la lo­ca­li­dad tie­ne que ver con la mí­ti­ca mar­ca de co­ches de­por­ti­vos. Pe­ro los úl­ti­mos 30 años no han si­do del to­do buenos pa­ra la com­pa­ñía, y so­lo la mano de otro so­ña­dor co­mo Ser­gio Marchionne, quien fa­lle­ció a fi­na­les de ju­lio, ca­ta­pul­tó de nue­va cuen­ta a la com­pa­ñía; pri­me­ro am­plian­do la pro­duc­ción en la fá­bri­ca pa­ra sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de los com­pra­do­res, pe­ro tam­bién dan­do el lu­gar que el equi­po de Fór­mu­la 1 me­re­cía: la má­xi­ma ex­pre­sión de lo que es Fe­rra­ri; una mar­ca exi­to­sa, ex­clu­si­va y de ex­ce­len­cia. El fu­tu­ro lu­ce pro­me­te­dor pa­ra el Ca­va­llino, afron­tan­do el fu­tu­ro con la lle­ga­da de un pró­xi­mo vehícu­lo eléc­tri­co, así co­mo de un SUV; uno de los úl­ti­mos sue­ños de Marchionne, am­bos con la pro­me­sa de que man­ten­drán la esen­cia de la fir­ma: de­por­ti­vi­dad y adre­na­li­na en ca­da mo­men­to so­bre el vehícu­lo. Fe­rra­ri es­tá lis­to pa­ra man­te­ner vi­vo, y en el lu­gar que me­re­ce, el nom­bre de una le­yen­da, un nom­bre que tras­cien­de más allá de la in­dus­tria au­to­mo­triz y que re­pre­sen­ta to­do un es­ti­lo de vi­da, por­que hay que re­co­no­cer, ¿quién no ha so­ña­do con ma­ne­jar un Ca­va­llino Ram­pan­te?

LAS CA­RRE­RAS fue­ron su ma­yor pa­sión.

EN­ZO FE­RRA­RI tam­bién fue pi­lo­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.