ADIÓS FOR­CE IN­DIA

La cri­sis en For­ce In­dia abri­rá nue­vas puer­tas en el mun­do de la Fór­mu­la 1, e in­clu­so po­dría ser la lla­ve pa­ra el re­gre­so de Esteban Gu­tié­rrez a la pa­rri­lla.

4 Ruedas - - RACING -

La pri­me­ra ca­rre­ra que dis­pu­tó For­ce In­dia en la Fór­mu­la 1, el Gran Pre­mio de Aus­tra­lia de 2008, fue un pre­sa­gio de co­mo aca­ba­ría la aven­tu­ra, en un com­ple­to caos. El pi­lo­to ita­liano Gian­car­lo Fi­si­che­lla aban­do­nó ape­nas en el ini­cio lue­go de un con­tac­to con Nel­son Pi­quet Jr, mien­tras que el ale­mán Adrian Su­til se re­ti­ró en la oc­ta­va vuel­ta por pro­ble­mas hi­dráu­li­cos.

Diez años des­pués, For­ce In­dia es­tá des­ti­na­do a des­apa­re­cer co­mo lo co­no­ce­mos. La his­to­ria ya es co­no­ci­da, Law­ren­ce Stroll, pa­dre del pi­lo­to ca­na­dien­se Lan­ce Stroll, quien co­rre pa­ra Wi­lliams, y hom­bre de ne­go­cios que ha in­ver­ti­do en mar­cas co­mo Tommy Hil­fi­ger, se hi­zo con el con­trol del que has­ta el pa­sa­do mes de ju­nio era del em­pre­sa­rio in­dio Vi­jay Mall­ya, lue­go de que su es­cu­de­ría en­tra­ra en un con­cur­so co­mer­cial an­te las fuer­tes deu­das que pre­sen­ta­ba a pro­vee­do­res co­mo Mer­ce­des-benz, quien les otor­ga­ba los mo­to­res, o in­clu­so al pro­pio pi­lo­to me­xi­cano Ser­gio Pérez, quien ini­ció la ac­ción le­gal en un tri­bu­nal bri­tá­ni­co con un so­lo ob­je­ti­vo: “Sal­var los 400 em­pleos de las per­so­nas que tra­ba­jan en For­ce In­dia”.

Los ru­mo­res de ven­ta no eran nue­vos y ha­bían cir­cu­la­do des­de abril pa­sa­do. Ni si­quie­ra el

nom­bre de Law­ren­ce Stroll era se­cre­to, y ya ha­bía si­do con­si­de­ra­do en un mo­vi­mien­to que pre­ten­de lle­var a su hi­jo a 2019 a lo que has­ta hoy se co­no­ce co­mo For­ce In­dia-po­cos creen que el nom­bre se man­ten­drá el pró­xi­mo año al ya no es­tar Mall­ya- es­to tras el mal ren­di­mien­to de Wi­lliams en la cam­pa­ña 2018 que ha cru­ci­fi­ca­do a su hi­jo.

Law­ren­ce siem­pre ha si­do un pa­dre pro­tec­tor con su vás­ta­go, pa­ra mues­tra bas­ta re­cor­dar co­mo con­tra­tó a dos in­ge­nie­ros de Wi­lliams F1 pa­ra que apo­ya­ran a Lan­ce en su tem­po­ra­da en la Fór­mu­la 3 In­ter­na­cio­nal, de la que re­sul­tó cam­peón pa­ra des­pués as­cen­der al gran cir­co. Aho­ra, la com­pra de un equi­po pa­re­ce ser el úl­ti­mo es­ca­lón en el de­seo de ver a su hi­jo en los po­dios.

CRI­SIS EN PUER­TA

La irrup­ción de Vi­jay Mall­ya a la F1 se une a una lar­ga lis­ta de em­pre­sa­rios co­mo Richard Bran­son, Tony Fer­nan­des o Ge­rard Ló­pez, que han ad­qui­ri­do un equi­po de la má­xi­ma ca­te­go­ría pa­ra vi­vir su pa­sión por el de­por­te mo­tor, pe­ro tam­bién pa­ra in­ten­tar apro­ve­char la red de ne­go­cios que ofre­ce el pad­dock del Gran Cir­co.

Sin em­bar­go, los pla­nes no re­sul­ta­ron co­mo es­pe­ra­ban y to­dos ter­mi­na­ron fue­ra del ne­go­cio, al­gu­nos co­mo el em­pre­sa­rio ma­la­yo Fer­nan­des, re­co­no­ció que “La Fór­mu­la 1 fue un desas­tre pa­ra mí”.

Pe­ro la lle­ga­da de Mall­ya tu­vo ma­yo­res re­per­cu­sio­nes en la F1 que la de otros mi­llo­na­rios. El in­dio lle­gó a es­tar en las lis­tas de For­bes gra­cias a la for­tu­na que hi­zo con la com­pa­ñía cer­ve­ce­ra de su pa­dre, Uni­ted Bre­we­ries, di­ne­ro que le sir­vió pa­ra em­pren­der la ae­ro­lí­nea King­fis­her en 2003, la mis­ma que se con­vir­tió en la gran lo­za que lo lle­vó a per­der su equi­po de Fór­mu­la 1, pe­ro que tam­bién le fa­ci­li­tó lle­var a la má­xi­ma ca­te­go­ría a su país por tres años (en­tre 2011 y 2013).

Deu­das por 1,500 mi­llo­nes de dó­la­res en 2013, no so­lo con pri­va­dos, sino tam­bién con en­ti­da­des es­ta­ta­les de la In­dia, pu­sie­ron fin a su aven­tu­ra en el ai­re, pe­ro no a su equi­po en la F1 que a fi­na­les de ese año se en­con­tró con un gol­pe de suer­te al fir­mar a Ser­gio Pérez pa­ra 2014. Che­co lle­gó al equi­po tras una di­fí­cil sa­li­da de Mcla­ren, pe­ro no arri­bó so­lo, sino tam­bién con un im­por­tan­te gru­po de pa­tro­ci­na­do­res que die­ron ai­re a Mall­ya.

A pe­sar de los pa­tro­ci­na­do­res, así co­mo de prés­ta­mos por par­te de Car­los Slim Do­mit, la si­tua­ción no me­jo­ró pa­ra el em­pre­sa­rio in­dio, quien en po­co tiem­po se vio per­se­gui- do por la jus­ti­cia de su país, con una or­den in­ter­na­cio­nal de cap­tu­ra, y aco­rra­la­do en In­gla­te­rra an­te la im­po­si­bi­li­dad de uti­li­zar su pa­sa­por­te.

Pe­ro su si­tua­ción con el fis­co apre­tó a For­ce In­dia. A pe­sar de los po­dios y de fi­na­li­zar en el cuar­to si­tio del cam­peo­na­to de cons­truc­to­res en 2016 y 2017, el di­ne­ro no fluía al equi­po co­mo de­bía, re­tra­san­do el desa­rro­llo en la tem­po­ra­da 2018. A mi­tad de es­ta tem­po­ra­da la bom­ba es­ta­lló.

EL FU­TU­RO

Con Law­ren­ce Stroll a la ca­be­za de For­ce In­dia es se­gu­ro que Lan­ce es­ta­rá en el equi­po el pró­xi­mo año, o tal vez an­tes. Ser­gio Pérez lu­ce co­mo el hom­bre fuer­te pa­ra el se­gun­do asien­to da­da la ex­pe­rien­cia y el ca­ri­ño que le tie­ne el per­so­nal den­tro del equi­po.

Las po­si­bi­li­da­des de cre­ci­mien­to de For­ce In­dia con un pre­su­pues­to ma­yor al de los úl­ti­mos años le po­drían per­mi­tir pe­lear de nue­va cuen­ta por el cuar­to si­tio del cam­peo­na­to de cons­truc­to­res.

Pe­ro el mo­vi­mien­to de Stroll no so­lo afec­ta al ac­tual equi­po de Ser­gio Pérez, sino tam- bién a Wi­lliams. El equi­po bri­tá­ni­co don­de ac­tual­men­te co­rre el ca­na­dien­se de­ja­rá de re­ci­bir una im­por­tan­te do­sis de di­ne­ro. Es­ta si­tua­ción cre­ce los ru­mo­res de una po­si­ble in­ver­sión de Mer­ce­des-benz en la es­cua­dra de Frank Wi­lliams pa­ra con­ver­tir­la en un equi­po B de la mar­ca ale­ma­na, lo cual abri­ría la puer­ta a Esteban Ocon, pe­ro tam­bién al me­xi­cano Esteban Gu­tié­rrez.

El pi­lo­to re­gio­mon­tano ha tra­ba­ja­do des­de enero con la mar­ca de la es­tre­lla en el si­mu­la­dor y en su úl­ti­ma vi­si­ta a Mé­xi­co re­co­no­ció que exis­te una po­si­bi­li­dad de re­gre­sar a la pa­rri­lla, siem­pre y cuan­do se pre­sen­ten las con­di­cio­nes. Con la sa­li­da de Stroll esa puer­ta se abre da­do que Mer­ce­des es­ta­ría in­tere­sa­do en in­ver­tir en la ca­sa de Gro­ve y con ello co­lo­car a dos de sus pi­lo­tos en los asien­tos dis­po­ni­bles, des­pla­zan­do al ru­so Ser­gey Si­rot­kin quien no ha da­do los re­sul­ta­dos.

El mo­vi­mien­to en For­ce In­dia mo­ve­rá el mer­ca­do in­terno más de lo que se es­pe­ra­ba. La caí­da de For­ce In­dia pue­de de­ri­var en el sur­gi­mien­to de un nue­vo gru­po pun­te­ro en la par­te me­dia de la pa­rri­lla.

5 PO­DIOS ha lo­gra­do Ser­gio Pérez con For­ce In­dia. So­lo en 2017 no lo­gró un top tres con el equi­po.

11 TEM­PO­RA­DAS ha com­pe­ti­do For­ce In­dia en la Fór­mu­la 1. En su pri­me­ra tem­po­ra­da no su­ma­ron pun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.