Mus­tang vs Ca­ma­ro ¿o la liebre y la tor­tu­ga?

4 Ruedas - - Prueba A Fondo -

La his­to­ria de Mus­tang en Mé­xi­co co­men­zó en oc­tu­bre de 1964, tan só­lo seis me­ses des­pués que en Es­ta­dos Uni­dos, cuan­do el fa­mo­so pony car hi­zo su pri­me­ra apa­ri­ción en el país.

Des­de en­ton­ces, la per­ma­nen­cia del Mus­tang en Mé­xi­co ha si­do inin­te­rrum­pi­da.

Mien­tras el Mus­tang co­men­za­ba su len­to, pe­ro fir­me ca­mi­nar en 1964 (al fiel es­ti­lo de la tor­tu­ga en el cuen­to infantil), su rival Che­vro­let se rehu­só a pen­sar que el es­ta­dou­ni­den­se pro­me­dio se sen­ti­ría atraí­do por un vehícu­lo re­du­ci­do a cua­tro plazas (mis­mo ca­so de so­ber­bia de la liebre).

Tras el éxito aplas­tan­te del Mus­tang, que ven­dió 417,000 uni­da­des en su pri­mer año, Che­vro­let pu­so ma­nos a la obra y co­men­zó a fa­bri­car su pro­pio mus­cle car a me­dia­dos de los años se­sen­ta. To­mó co­mo ba­se las pie­zas del re­cién lle­ga­dog Che­vro­let No­va e ideó la nue­va pla­ta­for­ma F-body. Me­ses des­pués el Ca­ma­ro apa­re­ce­ría en es­ce­na. El res­to es his­to­ria.

CA­MA­RO

MUS­TANG

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.