PA­RA NUE­VAS Ge­ne­ra­cion

Aun­que un po­co tar­de, Cadillac en­tra al seg­men­to de los SUV com­pac­tors pre­mium, pe­ro lo ha­ce con fuer­za con XT4, un mo­de­lo lis­to pa­ra po­ner en aprie­tos a sus ri­va­les.

4 Ruedas - - Edi­to­rial -

Los tiem­pos en que las per­so­nas pen­sa­ban que un Ca­di­llac era un vehícu­lo pa­ra per­so­nas abu­rri­das se es­tán ter­mi­nan­do. ATS, CTS y XT5 fue­ron la pri­me­ra mues­tra del la­do más de­por­ti­vo de la mar­ca ame­ri­ca­na y aho­ra lan­zan XT4, un cros­so­ver que quie­re atraer a los jó­ve­nes que bus­can lu­jo, co­mo­di­dad y un gran desem­pe­ño.

Si eres de los que pien­sa en un vehícu­lo pa­ra un abue­lo al es­cu­char la pa­la­bra Ca­di­llac, te­mo de­cir­te que has vi­vi­do en las ca­ver­nas du­ran­te un buen tiem­po, ya que has per­di­do las ex­ce­len­tes re­no­va­cio­nes de ima­gen co­mo el nue­vo ATS y CTS, que son gran­des re­pre­sen­tan­tes del es­pí­ri­tu ra­cing de la mar­ca.

Pe­ro co­mo di­je­ran Los Sim­pson en el ca­pí­tu­lo en que Li­sa se vuel­ve ve­ge­ta­ria­na y la fa­mo­sa fra­se “No vi­ves de en­sa­la­da”, hoy en día el con­su­mi­dor no so­lo vi­ve de se­da­nes o hatch­backs. Los SUV son los fa­vo­ri­tos y la mar­ca de lu­jo de Ge­ne­ral Mo­tors no que­ría que­dar­se atrás.

Aho­ra, lle­gó el mo­men­to de co­no­cer al más “pe­que­ño” de la fa­mi­lia, XT4; un cros­so­ver pen­sa­do en atraer a un nue­vo pú­bli­co: jó­ve­nes exitosos que desean un vehícu­lo con un as­pec­to mo­derno, con ma­te­ria­les al in­te­rior de pri­me­ra ca­li­dad, con es­pa­cio y un óp­ti­mo con­su­mo de com­bus­ti­ble. To­do eso re­su­me las cua­li­da­des de es­te nue­vo in­te­gran­te que lle­ga a Mé­xi­co. Quie­nes pen­sa­ron que se­ría una ver­sión me­nor de XT5, se equi­vo­ca­ron. Ca­di­llac XT4 pre­sen­ta un di­se­ño úni­co y fuer­te.

Lo pri­me­ro es una pa­rri­lla am­plia y con for­ma de ma­lla, lo cual le da ma­yor pre­sen­cia al fron­tal don­de tam­bién en­con­tra­mos fa­ros LED. La com­bi­na­ción de es­tos ele­men­tos nos trans­mi­te una sen­sa­ción de for­ta­le­za que se es­tá vol­vien­do en el se­llo de la mar­ca. Los nue­vos Caddy quie­ren im­pre­sio­nar a to­do aquel que los ve des­de el re­tro­vi­sor de otro vehícu­lo, co­mo si un ani­mal salvaje se acer­ca­ra y sa­bes que es ne­ce­sa­rio qui­tar­te de su camino. En la par­te tra­se­ra es don­de ma­yor di­fe­ren­cia te­ne­mos res­pec­to a su “her­mano ma­yor”. Los fa­ros tie­nen una ima­gen que al­gu­nos de­fi­nen co­mo pa­los de hockey, que par­ten des­de la mi­tad de la puer­ta de la ca­jue­la has­ta la par­te su­pe­rior del vehícu­lo, don­de se en­cuen­tran con un am­plio ale­rón que com­ple­tan la es­tam­pa di­ná­mi­ca.

PER­SO­NA­LI­DAD

En cuan­to apre­ta­mos el con­trol pa­ra qui­tar los se­gu­ros, las lu­ces LED fron­ta­les se en­cen­die­ron con un bri­llo si­mi­lar al de los ojos de un lo­bo lis­to pa­ra ata­car en la os­cu­ri­dad. En la ca­bi­na, un sim­ple click al bo­tón de arran­que sir­vió pa­ra echar a an­dar el nue­vo mo­tor L4 2.0L tur­bo­car­ga­do que arro­ja los 237 ca­ba­llos de fuer­za y 258 li­bras-pie de tor­que a la par­te fron­tal del vehícu­lo.

En nues­tro pri­mer re­co­rri­do lo tras­la­da­mos de las ofi­ci­nas de Ge­ne­ral Mo­tors, en el po­nien­te de la Ciu­dad de Mé­xi­co, a nues­tras ofi­ci­nas lo­ca­li­za­das en el sur. Sien­do las 10 de la ma­ña­na nos to­ca­ron di­ver­sas con­di­cio­nes de car­ga vehi­cu­lar, idea­les pa­ra pro­bar la pro­me­sa de efi­cien­cia de es­te co­ra­zón. Al fi­nal de nues­tra prue­ba de una se­ma­na lo­gra­mos ca­si 10 km/l.

Pe­ro el con­su­mo no es la jo­ya de la co­ro­na. La res­pues­ta del mo­tor es des­ta­ca­da. Ca­di­llac XT4 cuen­ta con tres mo­dos

de ma­ne­jo: Tu­ris­mo, Pis­ta y Nie­ve. El pri­me­ro nos fun­cio­na pa­ra el día a día, per­mi­tien­do que el co­ra­zón de la ca­mio­ne­ta se ajus­te en con­su­mo res­pec­to a las ne­ce­si­da­des de ma­ne­jo. El mo­do Pis­ta es­tá pen­san­do en sa­car las má­xi­mas re­vo­lu­cio­nes. En cual­quie­ra de los dos ca­sos la trans­mi­sión au­to­má­ti­ca de nue­ve ve­lo­ci­da­des reac­cio­na rá­pi­da­men­te, ha­cien­do que los cam­bios sean im­per­cep­ti­bles, es­to gra­cias a la tec­no­lo­gía Elec­tro­nic Pre­ci­sion Shift, que in­clu­so vuel­ve un po­co ob­so­le­tas las pa­le­tas de cam­bio al vo­lan­te; uno pue­de ac­ti­var­las por di­ver­sión, pe­ro el sis­te­ma rea­li­za su la­bor de ex­ce­len­te ma­ne­ra que no se­rá ne­ce­sa­rio to­car­las.

La di­rec­ción pa­re­ce una he­ren­cia del ATS, con una sen­sa­ción se­mi­rrí­gi­da, reac­cio­na rá­pi­da­men­te. Real­men­te es di­fí­cil pen­sar que al mo­men­to del ma­ne­jo es­tás en un cros­so­ver y no en un se­dán. En el mo­do Pis­ta to­ma tin­tes deportivos con una res­pues­ta mi­li­mé­tri­ca pa­ra cum­plir con las exi­gen­cias a al­ta ve­lo­ci­dad.

To­do el tren mo­triz pa­re­ce es­tar co­nec­ta­do a nues­tra al­ma y en­tien­de nues­tras ne­ce­si­da­des.

Los di­fí­ci­les ca­mi­nos de la ca­pi­tal no fue­ron obs­tácu­lo, es­to gra­cias a la sus­pen­sión de­por­ti­va ac­ti­va que uti­li­za el con­trol de mi­ti­ga­ción con­ti­nua pa­ra ajus­tar la amor­ti­gua­ción de ca­da rue­da ca­da dos mi­li­se­gun­dos.

El re­sul­ta­do es un com­por­ta­mien­to más pre­ci­so de­pen­dien­do las con­di­cio­nes del te­rreno. Por ejem­plo, en una zo­na de ba­ches re­du­ce los im­pac­tos al mí­ni­mo. En un camino as­fal­ta­do, co­mo Dios man­da, ma­xi­mi­za la es­ta­bi­li­dad del vehícu­lo.

CON­TEM­PO­RÁ­NEO

Al in­te­rior ofre­ce la co­mo­di­dad que un jo­ven exi­to­so bus­ca en un vehícu­lo pre­mium. Los ma­te­ria­les des­ta­can por su ca­li­dad, em­pe­zan­do por los asien­tos de piel con ajus­te eléc­tri­co tan­to pa­ra con­duc­tor co­mo pa­sa­je­ro.

El vo­lan­te, fo­rra­do en piel, cuen­ta con con­tro­les pa­ra ope­rar el cen­tro de in­for­ma­ción del con­duc­tor, mis­mo que se re­fle­ja en una pan­ta­lla mul­ti­co­lor de 4.2 pul­ga­das. Ade­más, sir­ven pa­ra ope­rar el sis­te­ma de in­foen­tre­te­ni­mien­to en la pan­ta­lla tác­til de ocho pul­ga­das.

El es­pa­cio en la fi­la tra­se­ra per­mi­te el via­je có­mo­do de has­ta tres per­so­nas en la hi­le­ra pos­te­rior, lo que ga­ran­ti­za sa­lir con los ami­gos de fies­ta o a un via­je inol­vi­da­ble.

CA­DI­LLAC QUIE­RE nue­vos clien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.