LAN­ZA­MIEN­TO BMW M2

Si les soy sin­ce­ro, BMW cum­plió con uno de nuestros más gran­des ca­pri­chos: pre­sen­tar­nos el nue­vo M2 Com­pe­ti­tion y, lo me­jor de ello, dar­nos la opor­tu­ni­dad de ro­dar­lo en el Autódromo Her­ma­nos Rodríguez con el ace­le­ra­dor a fon­do.

4 Ruedas - - Índice - POR JO­SUÉ GUE­RRE­RO @JOSUEGMT

Ha­ce un año cuan­do Ha­rald Krü­ger, CEO de BMW, anun­ció que la es­tra­te­gia de la fir­ma bá­va­ra pa­ra el 2025 se­rá con­tar con 25 mo­de­los elec­tri­fi­ca­dos y que el rum­bo de la mar­ca es te­ner ca­si to­da la se­rie elec­tri­fi­ca­da, nues­tro co­ra­zón ca­si se de­tie­ne, y es que ima­gi­nar fue­ra de su por­ta­fo­lio los mo­to­res gran­des o los de­por­ti­vos con el ape­lli­do M se­ría un fuer­te gol­pe, em­pe­ro, aun­que to­da la in­dus­tria au­to­mo­triz prác­ti­ca­men­te to­me ese ca­mino y de­ba­mos adap­tar­nos a no te­ner el olor a ga­so­li­na y el ru­gir de los mo­to­res, lo cual se­rá un po­co com­pli­ca­do.

No sa­be­mos qué su­ce­da o si en al­gún de­ter­mi­na­do mo­men­to no con­te­mos con de­por­ti­vos con mo­tor de com­bus­tión, por eso cuan­do su­pi­mos del lan­za­mien­to del nue­vo BMW M2 Com­pe­ti­tion nos su­da­ron las ma­nos y nues­tro pul­so se ace­le­ró, ac­to si­guien­te, di­mos gra­cias de es­tar en es­ta épo­ca don­de aún po­de­mos te­ner co­mo pro­tra­go­nis­tas de nues­tra his­to­ria vehícu­los que al mo­men­to de hun­dir el pie de­re­cho ru­ja el mo­tor co­mo una bes­tia y tu es­pal­da que­de plas­ma­da en el asien­to.

EL INI­CIO

La ci­ta pa­ra el en­cuen­tro fue a las ocho de la ma­ña­na en el Autódromo Her­ma­nos Rodríguez; es sá­ba­do, un día an­tes la llu­via hi­zo es­tra­gos en la ciu­dad, te­mo por­que el día es­té nublado; to­mo un abri­go y arri­bo al cir­cui­to, sin em­bar­go, mi pen­sa­mien­to fue erro­neo, el sol comienza a sa­lir en to­do su es­plen­dor, ca­mino rum­bo a la pista y con la piel eri­za­da apa­re­cen an­te mis ojos prác­ti­ca­men­te to­da la ga­ma M de BMW. Es­tán for­ma­dos y re­lu­cien­tes, co­mo alum­nos mi­li­ta­ri­za­dos dis­pues­tos a rom­per for­ma­ción pa­ra ini­ciar la ba­ta­lla.

La emo­ción se sien­te des­de mis pies has­ta la ca­be­za. Los co­lo­res de

los de­por­ti­vos inun­dan mis pu­pi­las, sin em­bar­go, hay uno en es­pe­cial que me lle­na ta­jan­te, es en­tre gris y blan­co, la fir­ma ale­ma­na lo ha de­no­mi­na­do hoc­ken­heim grey, es muy te­nue, pa­re­ce dó­cil, ja­más te ima­gi­nas que al des­per­tar­lo ten­drá un des­ga­rra­dor ru­gi­do.

DE­LEI­TE

Me pos­tro frente a él pa­ra exa­mi­nar­lo, las lí­neas de es­te com­pac­to son di­ná­mi­cas, tie­ne tra­zos fuer­tes en to­da la ca­rro­ce­ría; se no­tan des­de el co­fre, los cos­ta­dos y en la par­te tra­se­ra, co­mo si los hu­bie­ran he­cho con un pin­cel rig­ger de for­ma ágil y sin ti­tu­bear. Des­ta­can los fa­ros alar­ga­dos que ase­me­jan una mi­ra­da a me­dio ce­rrar frun­cien­do el ce­ño; los tí­pi­cos ri­ño­nes de BMW pe­ro que aho­ra se vuel­ven más gran­des y an­gu­lo­sos, estrena una nue­va pa­rri­lla con en­tra­das de ai­re más pro­mi­nen­tes que lo do­tan de una apa­rien­cia agre­si­va, co­mo si es­tu­vie­ra es­pe­ran­do el chis­pa­zo que lo des­pier­ta pa­ra ata­car el as­fal­to que se le pon­ga en su ca­mino, ya sea en ca­lle o pista. En la par­te tra­se­ra estrena por pri­me­ra vez el lo­go­ti­po con la le­yen­da Com­pe­ti­tion y lla­man su­ma­men­te la aten­ción las cua­tro sa­li­das de es­ca­pe en un cro­ma­do os­cu­ro.

ÍN­TI­MA­MEN­TE

Por den­tro tam­bién hay cam­bios, el prin­ci­pal es un bo­tón ro­jo pa­ra en­cen­der­lo, el co­lor de és­te es in­ten­so, co­mo si tra­ta­ra de ad­ver­tir­te que es­tás por ex­pe­ri­men­tar una ex­pe­rien­cia to­tal­men­te fuer­te, de­lei­ta­ble y de mu­cha pre­cau­ción. En la ver­sión con trans­mi­sión DKG, la pa­lan­ca tie­ne un di­se­ño ova­la­do he­cha en cro­mo. El ta­ble­ro, vo­lan­te, dis­play y pan­ta­lla al cen­tro es muy si­mi­lar al de sus her­ma­nos, cen­tí­me­tros más cen­tí­me­tros me­nos, al igual que pe­ri­llas y bo­to­nes. Lo sig­ni­fi­ca­ti­vo y don­de cen­tra­rás tu aten­ción es en los asien­tos ti­po cu­bo fo­rra­dos en piel da­ko­ta, que ge­ne­ran

ha­cen un con­tras­te ar­mó­ni­co con las cos­tu­ras en tono azul y el lo­go­ti­po de M2 en el so­por­te de la es­pal­da.

EL TEST

De pron­to te­ne­mos un Dé­jà vu, es­pe­ren, no, no lo es; de nue­va cuen­ta frente a no­so­tros es­tá Bruno Spen­gler, ex­cam­peón del DTM quien en no­viem­bre del año pa­sa­do nos acom­pa­ñó a Por­tu­gal en la presentación del M5. En es­ta oca­sión vino pa­ra el lan­za­mien­to del BMW M2 Com­pe­ti­tion.

La se­sión ini­ció con di­fe­ren­tes ejercicios. El pri­me­ro es un gi­ro en re­ver­sa de 180 gra­dos con las ca­mio­ne­tas M, des­pués, pa­sa­mos a la par­te don­de el M2 es pro­ta­go­nis­ta, el drif­ting. Las asis­ten­cias es­tán des­co­nec­ta­das pa­ra lo­grar el so­bre­vi­ra­je, el te­rreno de prue­ba fue­ron las cur­vas ubi­ca­das den­tro del Fo­ro Sol. Las ins­truc­cio­nes son pre­ci­sas, en­trar al pri­mer vér­ti­ce a una ve­lo­ci­dad mo­de­ra­da, en cuan­to el au­to comienza a de­sa­fiar a la fí­si­ca ace­le­ra­mos a fon­do. En nues­tro pri­mer in­ten­to da­mos de trom­pos con el pi­so mo­ja­do. Se­gun­do, ter­ce­ro y cuar­to in­ten­to, se re­pi­te la his­to­ria. Has­ta la quinta oca­sión es cuan­do lo­gra­mos con­tro­lar el vehícu­lo e hil­va­nar dos pe­ral­tes con el gran­dio­so drift. Una ex­pe­rien­cia inefa­ble.

ARRAN­CA­MOS

Lle­ga la ter­ce­ra prue­ba, en ella de­be­mos me­ter el ace­le­ra­dor a fon­do, nos guia­rá Bruno. Lo ha­ce­mos así. Sa­li­mos de pits y hun­di­mos el pie sin te­mor. ¡Wow!, sue­na la mú­si­ca ce­les­tial de su blo­que de seis ci­lin­dros en lí­nea con la tec­no­lo­gía BMW M Twin­po­wer Tur­bo que he­re­da de sus her­ma­nos M3 y M4. Des­bo­can sus 410 ca­ba­llos de po­ten­cia con­for­me la ca­ja DKG ha­ce los siete cam­bios. (en al­gún mo­men­to los rea­li­za­mos no­so­tros des­de las pa­le­tas en el vo­lan­te pa­ra ex­pri­mir­lo a nues­tra ma­ne­ra con el cir­cui­to me­mo­ri­za­do).

Es­te M2 es un de­vo­ra­cur­vas ex­tre­ma­da­men­te ágil. No se le ve te­mor al­guno, se pega al pi­so y cuan­do es ne­ce­sa­rio fre­nar lo ha­ce fe­roz­men­te.

Da­mos va­rias vuel­tas en el AHR, es evi­den­te que no que­re­mos des­cen­der es­te es­te “pe­que­ño go­liat”. No sa­be­mos de con­su­mos pues­to que lo ex­plo­ta­mos en una pista a nues­tro an­to­jo, pe­ro la mar­ca afir­ma que en ren­di­mien­to com­bi­na­do da 11.0 km/l. Tam­po­co te­ne­mos noción de su com­por­ta­mien­to en ca­lle, se­gu­ra­men­te se­rá fino, sin em­bar­go, por su ba­ja es­ta­tu­ra y sus enor­mes llan­tas con rines de 19 pul­ga­das, de­be­re­mos de te­ner cui­da­do en el la­ce­ra­do as­fal­to de la Ciu­dad de Mé­xi­co pa­ra evi­tar gol­pes ex­tras.

CONS­TAN­TE

Pa­ra nues­tra prue­ba com­pro­ba­mos que la di­rec­ción tie­ne una res­pues­ta exac­ta y muy co­mu­ni­ca­ti­va. La sus­pen­sión, aun­que tu­vo po­cos exá­me­nes, sa­be­mos de an­te­mano que es ex­cel­sa en los mo­de­los M.

Pa­ra la úl­ti­ma vuel­ta nues­tro co­ra­zón comienza a ba­jar su rit­mo, al igual que la ace­le­ra­ción de nues­tro au­to; sí, he­mos ter­mi­na­do nues­tra prue­ba, la emo­ción nos per­mi­tió echar un vis­ta­zo so­lo una vez al ve­lo­cí­me­tro y al­can­za­mos los 200 km/h, ja­más nos di­mos cuen­ta pues en un abrir y ce­rrar de ojos el M2 des­pe­ga y ha­ce pa­re­cer que no exis­te ca­mino pa­ra de­te­ner­lo. Por cier­to, ¿lo quie­res en tu co­che­ra? Só­lo de­bes pa­gar 1’259,900 pe­sos y des­de es­te mes es­tá a la ven­ta.

El mol­de o la cons­tan­te con Sidd­hart­ha se rom­pió, y con es­to nos re­fe­ri­mos a que el no si­guió el ca­mino de su pa­dre co­mo lo ha­cen otros per­so­na­jes del mun­do mo­tor.

Su pa­pá fue pi­lo­to de ca­rre­ras, pe­ro el olor a ga­so­li­na y la adre­na­li­na de la ve­lo­ci­dad ja­más le lle­nó al can­tan­te. Su es­pí­ri­tu siem­pre tu­vo otra di­rec­ción, la mú­si­ca. Tal vez por eso a la edad de siete años co­men­zó con cla­ses de piano, y más tar­de to­mó la ba­que­tas y de for­ma au­to­di­dac­ta gol­peó bom­bo y pla­ti­llo. To­do in­di­ca que su ca­mino es­ta­ba tra­za­do.

“Re­cuer­do per­fec­ta­men­te ver co­rrer a mi pa­dre los fi­nes de se­ma­na, es un apa­sio­na­do del au­to­mo­vi­lis­mo, in­clu­so vie­ne al Gran Premio de Mé­xi­co y no se pierde la tem­po­ra­da de la Fór­mu­la Uno, sin em­bar­go ja­más le en­con­tré gus­to a las ca­rre­ras, de­sa­rro­llé más la esen­cia de la mú­si­ca”.

Aga­rrar un vo­lan­te y dar las pri­me­ras vuel­tas en un vehícu­lo pa­ra el com­po­si­tor fue a la edad de 16 años. ¿Su maes­tro? Su pa­dre; evi­den­te­men­te no po­día te­ner me­jor pro­fe­sor al mo­men­to me­ter el clutch, freno y ace­le­ra­dor; al tam­bién pro­duc­tor le re­vo­lo­tean imá­ge­nes en la men­te y ex­cla­ma: “Wow, mis pri­me­ras cla­ses de ma­ne­jo fue­ron en un Va­liant 71, me lo re­ga­ló mi abue­la: era muy di­fí­cil con­du­cir­lo por­que era du­ro, enor­me y so­lo te­nía tres ve­lo­ci­da­des. -¿Aún lo con­ser­vas?“No, que­dó en ma­nos de al­gún ami­go de mi pa­pá que com­pe­tía, a ellos les en­can­ta co­lec­cio­nar au­tos an­ti­güos. De­bí que­dár­me­lo pues te­nía mu­cho va­lor sen­ti­men­tal. Mi abue­lo se lo re­ga­ló a mi abue­la y ella lo guar­dó por mu­chos años, así que cuan­do pa­só a mis ma­nos era prác­ti­ca­men­te nue­vo”.

Las ex­pe­rien­cias a bor­do de su pri­mer co­che fue­ron in­men­sas, re­me­mo­ra el can­tan­te. “Lo ocu­pé pa­ra to­do lo que se pue­dan ima­gi­nar, tu­vo mu­cha vi­da, lo uti­li­cé pa­ra cre­cer, pa­ra sa­lir con los ami­gos y pa­ra es­tar con mi no­via. Si aquel ha­bi­tácu­lo ha­bla­ra, se­gu­ro sal­drían mu­chas can­cio­nes e his­to­rias por plas­mar”, en ese mo­men­to son­ríe y cie­rra los ojos.

A pe­sar de no se­guir los pa­sos de su pro­ge­ni­tor, Sidd­hart­ha tie­ne una relación en­tra­ña­ble con los co­ches. Un día le ro­ba­ron el es­té­reo de su au­to y te­nía que ma­ne­jar de la CDMX a Gua­da­la­ja­ra, en ese tra­yec­to com­pu­so la can­ción “Why You?”. Cuan­do lle­gó a su des­tino el te­ma te­nía le­tra y melodía, so­lo tu­vo que cal­car­lo en el pen­ta­gra­ma y gra­bar­lo en la con­so­la.

Es­te 2018 el can­tan­te cum­ple 10 años de ca­rre­ra con su pro­yec­to co­mo so­lis­ta. Tie­ne cua­tros dis­cos iné­di­tos y re­cien­te­men­te es­tre­nó “Al Ai­re”, una pro­duc­ción en vi­vo en formato CD y DVD, don­de en­glo­ba la evo­lu­ción de ha­cer mú­si­ca du­ran­te una dé­ca­da.

Es­tre­cha­mos su mano pa­ra des­pe­dir­nos, pe­ro un mi­nu­to an­tes le pre­gun­ta­mos. ¿Qué dis­co nos re­co­men­da­rías pa­ra un tra­yec­to en au­to­pis­ta? No du­da ni un se­gun­do y res­pon­de: “Los míos, mi mú­si­ca siem­pre la he vi­sua­li­za­do en un tra­yec­to de ca­rre­te­ra, es bas­tan­te ami­ga­ble pa­ra acom­pa­ñar­te”. 4R

Sidd­hart­ha fue ba­te­ris­ta de Zoé du­ran­te un tiem­po, pe­ro en 2007 aban­do­nó a la agrupación pa­ra rea­li­zar su pro­yec­to co­mo so­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.