PARIS JE T’AIME

SA­LÓN MUN­DIAL DEL AU­TO­MÓ­VIL PA­RÍS Es di­fí­cil no enamo­rar­se en la ca­pi­tal fran­ce­sa, y las mar­cas eu­ro­peas mos­tra­ron sus nue­vas ten­den­cias pa­ra un exi­gen­te mun­do au­to­mo­triz que es más de­man­dan­te que ha­ce 120 años.

4 Ruedas - - Primer Vistazo -

Ha­ce 120 años el pri­mer mo­de­lo de Re­nault, el Ty­pe A, no te­nía te­cho y su mo­tor ape­nas con­ta­ba con 3/4 de ca­ba­llo de fuer­za; la co­mo­di­dad no era lo prin­ci­pal, pe­ro el pri­mer au­to­mó­vil de Louis Re­nault te­nía la ca­pa­ci­dad de su­bir las em­pi­na­das ca­lles de Pa­rís sin di­fi­cul­tad, un pun­to que con­quis­tó a sus pri­me­ros clien­tes.

Más de un si­glo des­pués, Re­nault quie­re man­te­ner­se co­mo lí­der de la in­dus­tria au­to­mo­triz y se pre­pa­ra de ca­ra al fu­tu­ro, a la lle­ga­da de vehícu­los eléc­tri­cos y au­tó­no­mos,

esos que he­mos vis­to en pe­lí­cu­las co­mo Mi­nory Re­port, don­de los au­to­mó­vi­les trans­por­tan a la gen­te de un pun­to a otro sin ne­ce­si­dad de po­ner las ma­nos en el vo­lan­te, per­mi­tien­do que sus pa­sa­je­ros pue­dan ha­cer otras ac­ti­vi­da­des.

LA CON­TI­NUA­CIÓN

Co­mo si se tra­ta­ra de una es­pe­ra­da za­ga de pe­lí­cu­las, Re­nault apro­ve­chó el Sa­lón Mun­dial del Au­to­mó­vil Pa­rís 2018 pa­ra com­ple­tar su tri­lo­gía de ro­bo-vehícu­los.

El mar­tes 2 de oc­tu­bre, la mar­ca fran­ce­sa ro­bó mi­ra­das des­de muy tem­prano cuan­do las puer­tas de su es­tand se abrie­ron pa­ra pre­sen­tar el con­cep­to EZ-UL­TI­MO.

Su de­sig­na­ción com­ple­ta la tri­lo­gía de mo­vi­li­dad que Re­nault con­si­de­ra po­dría dar­se en el fu­tu­ro. EZ-UL­TI­MO es el pi­nácu­lo al pre­sen­tar un vehícu­lo in­no­va­dor que por den­tro ofre­ce un es­pa­cio lu­jo­so con un in­te­rior que rin­de tri­bu­to a los 120 años de la mar­ca con un es­ti­lo neo-re­tro.

UNA CI­TA ES­PE­CIAL

Re­nault EZ-UL­TI­MO es un vehícu­lo eléc­tri­co con ca­pa­ci­dad de ma­ne­jo au­tó­no­mo ni­vel 4, lo que sig­ni­fi­ca que pue­de cir­cu­lar en ciu­da­des o en am­bien­tes no ur­ba­nos, es­to gra­cias a los di­fe­ren­tes ra­da­res, cá­ma­ras y sen­so­res ul­tra­só­ni­cos que re­co­lec­tan in­for­ma­ción pa­ra des­pués ser pro­ce­sa­da, per­mi­tien­do que el au­to­mó­vil con­ser­ve e la dis­tan­cia con­for­me al vehícu­lo de en­fren­te, en­te, se man­ten­ga en el ca­rril, reali­ce ma­nio­bras anio­bras de ade­lan­ta­mien­to y gi­re por sí í so­lo.

El con­cep­to es­tá pre­pa­ra­do pa­ra in­ter­ac­tuar con otros os co­ches o con ciu­da­des in­te­li­ge­ne­li­gen­tes, pa­ra ello re­co­lec­ta ec­ta in­for­ma­ción de sis­te­mas te­mas GPS e in­ter­net inalám­bri­co ám­bri­co gra­cias a una an­te­na na que se des­plie­ga en la par­te su­pe­rior del vehícu­lo ulo una vez que arran­ca.

Su di­se­ño ex­te­rior r vis­lum­bra una ima­gen fu­tu­ris­ta que ue nos de­ja un buen sa­bor de bo­ca. a. La par­te fron­tal jue­ga una par­te im­por­tan­te, por­tan­te, por­que des­de ahí se des­pren­den las lí­neas que trans­cu­rren por to­do el la­te­ral te­ral del au­to­mó­vil, ya sea en lo al­to o ba­jo, cu­brien­do los neu­má­ti­cos, y ter­mi­nan­do en una afi­la­da par­te tra­se­ra don­de los fa­ros son lí­neas del­ga­das que ro­dean los neu­má­ti­cos pos­te­rio­res.

La par­te de­re­cha sir­ve pa­ra ac­ce­der al vehícu­lo gra­cias a su puer­ta au­to­má­ti­ca. Tan pron­to co­mo el in­te­rior que­da al des­cu­bier­to nos en­con­tra­mos con un es­ce­na­rio am­plio (2.63 me­tros), más pa­re­ci­do a un lobby, que se pres­ta pa­ra va­rios am­bien­tes, des­de un pre­vio a una ce­na ele­gan­te has­ta una ci­ta ro­mán­ti­ca.

A los pa­sa­je­ros los re­ci­be un asien­to gi­ra­to­rio en co­lor ver­de que se acer­ca has­ta la puer­ta pa­ra re­du­cir el es­fuer­zo del afor­tu­na­do que via­je en él. El vehícu­lo es­tá di­se­ña­do pa­ra que has­ta tres per­so­nas se tras­la­den de for­ma pla­cen­te­ra.

Re­nault pen­só mu­cho en las sen­sa­cio­nes que de­be trans­mi­tir es­te vehícu­lo y la ele­gan­cia siem­pre es­tu­vo pre­sen­te en la men­te de los di­se­ña­do­res, por eso hi­cie­ron uso de ma­te­ria­les co­mo ma­de­ra, cue­ro e in­clu­so mar­mol pa­ra los in­te­rio­res.

En el cos­ta­do iz­quier­do se en­cuen­tran dos lám­pa­ras, ade­más de una ba­rra que sir­ve pa­ra co­lo­car ob­je­tos. Pa­ra quie­nes via­jen de día y deseen luz na­tu­ral, el te­cho es una gran su­per­fi­cie acris­ta­la­da que pue­de os­cu­re­cer­se a pe­ti­ción de los via­je­ros, quie­nes úni­ca­men­te tie­nen que char­lar y dis­fru­tar del ca­mino pa­ra lle­gar a su des­tino. 4R

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.