BMW SE­RIE 3

¿Te ima­gi­nas re­co­rrer mil ki­ló­me­tros con un so­lo tan­que de ga­so­li­na? Dod­ge nos pu­so co­mo desafío ha­cer­lo con el At­ti­tu­de; la ru­ta fue de la Ciu­dad de Mé­xi­co a Mon­te­rrey, un test muy ex­tre­mo que pu­so a prue­ba no so­lo al vehícu­lo sino nues­tra for­ma de ma­nej

4 Ruedas - - Primer Vistazo -

El mo­de­lo de ma­yor éxi­to de BMW pre­sen­tó su sép­ti­ma ge­ne­ra­ción al mun­do, mis­ma que se fa­bri­ca­rá en la nue­va plan­ta que es­tán cons­tru­yen­do en San Luis Po­to­sí, Mé­xi­co.

El he­re­de­ro pre­sen­ta mo­di­fi­ca­cio­nes im­por­tan­tes em­pe­zan­do por una re­duc­ción en el pe­so en 55 ki­lo­gra­mos. En cuan­to a las di­men­sio­nes tam­bién ha ga­na­do un po­co, 8.75 cen­tí­me­tros en la lon­gi­tud (4,71 me­tros) 1.6 cm de an­cho (1.83 mts) y una am­plia­ción en la dis­tan­cia en­tre ejes de 4.1 cen­tí­me­tros.

Res­pec­to a los mo­to­res con­ta­rá con cin­co, dos de ellos en ga­so­li­na, de dos li­tros, en las ver­sio­nes 320i y 330i con 184 y 258 ca­ba­llos de fuer­za res­pec­ti­va­men­te, lo que sig­ni­fi­ca un au­men­to de po­ten­cia.

Otra de las gran­des in­no­va­cio­nes es el BMW Li­ve Cock­pit Pro­fe­sio­nal, que eli­mi­na el clus­ter análo­go por una pan­ta­lla de 12.3 pul­ga­das pa­ra el cua­dro de ins­tru­men­tos y otra de 10.2 pa­ra la pan­ta­lla cen­tral.

Su­ma­do a ello, BMW de­bu­ta su asis­ten­te per­so­nal de­no­mi­na­do In­te­lli­gent Per­so­nal As­sis­tant.

Aun­que ya los ha­bía­mos vis­to en fo­to, Fe­rra­ri por fin pu­so a la vis­ta del pú­bli­co los nue­vos Fe­rra­ri Mon­za SP1 y Mon­za SP2, dos mo­de­los crea­dos por la di­vi­sión de pro­yec­tos es­pe­cia­les de la mar­ca, ba­sa­dos en las ca­rre­ras de an­ta­ño y, en es­pe­cial, en el mo­de­lo 166MM, idea­do pa­ra ca­rre­ras de re­sis­ten­cia. La di­fe­ren­cia en­tre ca­da una de las va­rian­tes es la ca­pa­ci­dad de pa­sa­je­ros. El Mon­za SP1 es­tá pen­sa­do en el dis­fru­te del con­duc­tor de for­ma egoís­ta, mien­tras que el Mon­za SP2 per­mi­te que un acom­pa­ñan­te go­ce de es­ta ma­qui­na­ria.

El ob­je­ti­vo de es­tos dos vehícu­los es re­cor­dar que los orí­ge­nes de la mar­ca del Ca­va­llino Ram­pan­te es­tán en las com­pe­ten­cias. Su es­ti­lo re­tro se com­bi­na con la más al­ta tec­no­lo­gía de com­pe­ten­cia.

Am­bos equi­pan un co­ra­zón V12 de 6.5L na­tu­ral­men­te as­pi­ra­do de 800 bhp, con lo que pue­de ace­le­rar de 0 a 100 km/h en 2.9 se­gun­dos.

Los dos son ca­pa­ces de su­pe­rar los 300 ki­ló­me­tros por ho­ra en con­di­cio­nes de cir­cui­to.

He­mos pa­sa­do las úl­ti­mas 15 ho­ras de nues­tro día ma­ne­jan­do el nue­vo Dod­ge At­ti­tu­de por di­fe­ren­tes au­to­pis­tas de la Re­pú­bli­ca Me­xi­ca­na, con cli­mas que van des­de el frío has­ta tem­pe­ra­tu­ras arri­ba de los 30 gra­dos cen­tí­gra­dos. Aún nos faltan por re­co­rrer más de 200 ki­ló­me­tros, pe­ro el com­bus­ti­ble en nues­tro au­to co­mien­za a es­ca­sear.

Cua­tro ver­sio­nes son las que se co­mer­cia­li­zan de Dod­ge At­ti­tu­de.

La prue­ba la ini­cia­mos a las ocho de la ma­ña­na y son las 23:34 ho­ras, el ner­vio­sis­mo re­co­rre to­do nues­tro cuer­po por­que an­tes de la me­ta te­ne­mos que con­du­cir por una ca­rre­te­ra li­bre don­de im­pe­ra la os­cu­ri­dad y la di­vi­sión de ca­rri­les no exis­te; es­te ca­mino se ubi­ca po­co an­tes de lle­gar a la plan­ta de mo­to­res de Chrys­ler en Sal­ti­llo, Coahu­lia, un te­rreno don­de de­be­mos es­tar aten­tos pues­to que los ce­lu­la­res se que­dan sin se­ñal, hay le­tre­ros de “cui­da­do con los osos” y los con­duc­to­res de trai­lers pa­re­cen es­tar po­seí­dos por el mis­mo de­mo­nio pues a la ve­lo­ci­dad que ma­ne­jan ex­ce­de a la re­gla­men­ta­ria.

A es­te ti­po de ex­pe­rien­cias nos en­fren­ta­mos la ma­yor par­te del día du­ran­te es­ta prue­ba. Dod­ge nos pu­so co­mo me­ta lle­gar a la ciu­dad de Mon­te­rrey, Nue­vo León, con una so­la car­ga de com­bus­ti­ble, en un prin­ci­pio pen­sa­mos que era un lo­cu­ra, pe­ro sa­bía­mos que po­dría­mos lo­gar­lo sien­do cau­te­lo­sos en nues­tra for­ma de ma­ne­jo. En el vehícu­lo via­já­ba­mos dos per­so­nas con una pe­que­ña ma­le­ta, el po­co pe­so era fun­da­men­tal pues At­ti­tu­de es un au­to de un mo­tor L3 1.2L.

CAU­TE­LO­SOS

El se­gun­do pun­to a to­mar fue no re­vo­lu­cio­nar­lo tan­to, en nues­tras ma­nos te­nía­mos la ver­sión ma­nual de cin­co ve­lo­ci­da­des, así que man­te­ner­lo en­tre las 2,000 y 2,500 rpm fue fun­da­men­tal. No ac­cio­na­mos el ai­re acon­di­cio­na­do en to­do el ca­mino por lo que nues­tro au­to a me­dio día, jus­to cuan­do el sol es­tá en to­do su es­plen­dor, pa­re­cía un sau­na; por mo­men­tos ba­já­ba­mos los cris­ta­les pa­ra to­mar una bo­ca­na­da de ai­re. Con los di­ver­sos pun­tos an­tes men­cio­na­dos nos ma­tu­vi­mos en un ran­go de 24 l/km a una ve­lo­ci­dad en­tre los 80 km/h y los 100 km/h.

A LA MI­TAD

Cuan­do pa­sa­mos los 500 km ha­bía­mos con­su­mi­do ape­nas me­dio tan­que de com­bus­ti­ble, en ese mo­men­to el en­tu­sias­mo en no­so­tros cre­ció y tu­vi­mos la sen­sa­ción de que lo­gra­ría­mos el co­me­ti­do im­plan­ta­do por Dod­ge. Se­gui­mos ma­ne­jan­do, el sol co­men­zó a ocul­tar­se y el ca­lor dis­mi­nu­yó, pe­ro co­mo fui­mos avan­zan­do la ba­te­ría del mó­vil con la ru­ta se fue ago­tan­do así que lo co­nec­ta­mos al por­tal usb pa­ra car­gar­lo y en ese mo­men­to se pre­sen­tó un pro­ble­ma, cuan­do qui­si­mos en­lan­zar nues­tro dis­po­si­ti­vo vía Blue­tooth ja­más lo­gra­mos co­nec­tar­lo, por lo que so­lo inun­dó el ha­bi­tácu­lo mú­si­ca de las es­ta­cio­nes de los po­bla­dos cer­ca­nos, nos­tal­gia pu­ra con te­mas de los Tres Dia­man­tes co­mo “Us­ted”, y la “Gloria Eres Tú”.

VA­MOS, VA­MOS

El pe­núl­ti­mo pun­to fue en Ra­mos Ariz­pe, en Coahui­la, en ese mo­men­to só­lo te­nía­mos dos ra­yas de com­bus­ti­ble. Con­ti­nuá­mos la tra­ve­sía a una ve­lo­ci­dad mo­de­ra­da, nues­tra me­ta es­ta­ba a 118 ki­ló­me­tros y vehícu­lo mar­ca­ba un ren­di­mien­to de 120 km. El can­sa­cio mer­ma­ba en­tre no­so­tros, ca­da quien lle­va­ba por lo me­nos nue­ve ho­ras tras el vo­lan­te.

El in­di­ca­dor de la ga­so­li­na co­men­zó a pal­pi­tar en se­ñal de que ne­ce­si­tá­ba­mos re­car­gar com­bus­ti­ble, era la 1:00 de la ma­dru­ga­da y aún fa­la­ta­ban va­rios ki­ló­me­tros por re­co­rrer. Las ma­ne­ci­llas del re­loj con­ti­nua­rón su an­dar has­ta que a la 1:30 am pa­sa­mos la ba­rre­ra de los mil ki­ló­me­tros. Sí, lo ha­bía­mos lo­gra­do. A las 2:00 am con 1031.5 ki­ló­me­tros re­gis­tra­dos lle­ga­mos a nues­tro des­tino, pe­ro el At­ti­tu­de se­guía vi­vo, pu­di­mos sa­car­le más ki­lo­me­tra­je, pe­ro el can­san­cio en­vol­vía ca­da po­ro de nues­tro cuer­po; an­tes de to­mar ca­mino a nues­tra ha­bi­ta­ción pa­ra des­can­sar, mi­ra­mos fi­ja­men­te nues­tro At­ti­tu­de y pro­nun­cia­mos, mi­sión cum­pli­da. 4R

PRE­CIO La uni­dad de en­tra­da tie­ne un cos­to de 206 mil 900 pe­sos, la to­pe de ga­ma tie­ne un va­lor de 249 mil 400 pe­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.