AMOR DE ♥ VI­NI­LO

Lin­coln re­no­vó su se­dán me­diano de lu­jo, ade­más de ser ami­ga­ble con el me­dio am­bien­te es to­da una so­fis­ti­ca­ción so­bre rue­das, lo con­du­ci­mos una se­ma­na y nos hi­zo sen­tir to­do el tiem­po co­mo en ca­sa.

4 Ruedas - - Prueba A Fondo - PER­FIL [Nom­bre] Lin­coln MKZ [Año mo­de­lo] 2018 [Ver­sión] Hí­bri­do [Com­pe­ten­cia] In­fi­ni­ti Q50 y BMW 330e.

No sé us­te­des pe­ro pa­ra mí es­ta fir­ma ame­ri­ca­na tie­ne un es­pe­cial ai­re de nos­tal­gia, es la úni­ca mar­ca de au­tos que lo­gro aso­ciar ca­si en su to­ta­li­dad con la pro­tec­ción que so­lo la fa­mi­lia te ha­ce sen­tir. Re­cuer­do a mi pa­dre con­du­cien­do aquel lar­go y lu­jo­so Town Car pa­san­do por mí al co­le­gio (90’s), y en­ton­ces tam­bién re­vi­ví ese vie­jo amor a los dis­cos de vi­ni­lo que él te­nía, y aun­que fue­ron des­apa­re­cien­do, sien­do sus­ti­tui­dos por cas­set­tes y lue­go por CD’S, -has­ta lle­gar hoy al Spo­tify-, siem­pre los guar­dó co­mo su más pre­cia­do te­so­ro, de la mis­ma for­ma en que pro­cu­ra­ba y la­va­ba su Lin­coln to­dos los días.

Aquél amor de vi­ni­lo me en­se­ñó a apre­ciar lo real­men­te va­lio­so a pe­sar del mun­do y sus avan­ces a pa­sos agi­gan­ta­dos, a que lo que real­men­te va­le la pe­na ja­más se­rá re­em­pla­za­do a pe­sar de las be­llas ten­ta­cio­nes que la vi­da pu­die­ra po­ner­nos en fren­te, al­go así es Lin­coln; a pe­sar de los años, sus al­tas y ba­jas en el mer­ca­do, sus po­cos o mu­chos mo­de­los, ja­más de­ja­rá de bri­llar co­mo lo que es, un dia­man­te en bru­to. No por na­da

se lle­ga­ron a cons­truir Li­mou­si­nes que lle­ga­ron a tras­la­dar a las más fa­mo­sas es­tre­llas gra­cias al po­de­río y lu­jo ex­tre­mo de la mar­ca.

Pe­ro no es ne­ce­sa­rio ir­nos tan atrás, so­lo que­ría que re­cor­da­ran aquél amor en bru­to que Lin­coln a de­ja­do co­mo hue­lla en nues­tro co­ra­zón y que hoy (2018), no nos ha defraudado.

SIEM­PRE AL FREN­TE

A pe­sar de que la tec­no­lo­gía va más ade­lan­te que no­so­tros, Lin­coln siem­pre se ha pues­to a la van­guar­dia y aho­ra ha bus­ca­do ser ami­ga­ble con el me­dio am­bien­te sin per­der ni un mi­lí­me­tro de os­ten­ta­ción ni po­ten­cia. Em­pe­ce­mos de afue­ra ha­cia adentro.

Al acer­car­te al lar­go y lu­jo­so vehícu­lo, és­te an­ti­ci­pa tu lle­ga­da has­ta dos me­tros de dis­tan­cia apro­xi­ma­da­men­te, re­ci­bién­do­te con una fies­ta de ilu­mi­na­ción y un ta­pe­te de bien­ve­ni­da lu­mi­no­so con el lo­go­ti­po de la fir­ma, no es ne­ce­sa­rio opri­mir nin­gún bo­tón ni hay ne­ce­si­dad de sa­car la lla­ve de tu bol­si­llo, sim­ple­men­te el au­to te de­tec­ta y abres la ma­ni­ja pa­ra in­gre­sar.

Su alar­ga­do per­fil des­ta­ca en­tre los se­da­nes, al igual que la pro­mi­nen­te pa­rri­lla ame­ri­ca­na, su mi­ra­da es­tá ali­men­ta­da por un par de fi­nos fa­ros LED y la caí­da tra­se­ra si­mu­la la de un coupé con­si­guien­do un to­que de­por­ti­vo y muy ae­ro­di­ná­mi­co en com­bi­na­ción de to­das sus lí­neas. Des­ta­can sus es­pe­jos eléc­tri­cos la­te­ra­les ca­le­fac­ta­bles con de­ta­lles en cro­mo y el cro­ma­do de las ma­ni­jas, es­ca­pe y par­te de la pa­rri­lla.

EL IN­TE­RIOR CUEN­TA MÁS

Lin­coln MKZ Hí­bri­do no apli­ca la fra­se de “so­lo una ca­ra bonita”, su be­lle­za tam­bién es­tá por den­tro, y más enal­te­ci­da que nun­ca.

Re­sal­ta la pan­ta­lla LCD de ocho pul­ga­das al cen­tro del ta­ble­ro con un sis­te­ma de co­mu­ni­ca­ción y en­tre­te­ni­mien­to SYNC 3,

com­pa­ti­ble con Ap­ple Car­play y An­droid Au­to, tam­bién en­cuen­tras ac­ce­so a la cá­ma­ra de re­ver­sa. Pue­des to­mar asien­to en los muy, pe­ro muy, có­mo­dos asien­tos de piel es­co­ce­sa en cual­quie­ra de sus dos fi­las y des­de ahí dis­fru­tar los in­ser­tos en ma­de­ra que ador­nan el ha­bi­tácu­lo y per­ci­bir la vas­ta tec­no­lo­gía que in­va­de el am­bien­te, no te fal­ta­rá nin­gún ti­po de co­ne­xión. El al­to ni­vel de aten­ción en el de­ta­lle son ya ca­rac­te­rís­ti­cos de Lin­coln, co­mo los cin­tu­ro­nes in­fla­bles de la se­gun­da fi­la que pro­te­gen un po­co más a los pa­sa­je­ros que cual­quier otro vehícu­lo en ca­so de ac­ci­den­te.

Es­tá equi­pa­do con un so­ni­do en­vol­ven­te Re­vel con ca­tor­ce bo­ci­nas y un am­pli­fi­ca­dor de Cla­se D con do­ble ca­nal y Quan­tum Lo­gic Su­rround con tec­no­lo­gía Cla­ri­fi que re­cons­tru­ye la mú­si­ca com­pri­mi­da que es­cu­chas pa­ra dar­te una ex­pe­rien­cia de au­dio di­gi­tal. ¿Qué más se pue­de pe­dir?

LO MÁS IN­TERE­SAN­TE

El co­ra­zón es lo que mue­ve al mun­do y los la­ti­dos de es­te Lin­coln MKZ Hí­bri­do es­tán más fuer­tes que nun­ca, por­ta un mo­tor a ga­so­li­na de 2.0L At­kin­son al fren­te y otro eléc­tri­co de 88 kwh en la ca­jue­la, que ge­ne­ran un to­tal de 188 ca­ba­llos de fuer­za y 129 li­bras pie de tor­que, y se aco­plan a una trans­mi­sión au­to­má­ti­ca Se­lec­ts­hift de seis ve­lo­ci­da­des que se ubi­ca so­bre el ta­ble­ro jun­to al vo­lan­te a ma­ne­ra de bo­to­nes.

Su mo­tor 2.0L IVCT At­kin­son I-4 com­bi­na el mo­tor de ga­so­li­na con un mo­tor de trac­ción eléc­tri­ca que va car­gan­do su ba­te­ría de io­nes de li­tio (se­gún las exi­gen­cias), por lo que no ha­ce fal­ta co­nec­tar­lo ya que cuen­ta con un sis­te­ma de fre­na­do re­ge­ne­ra­ti­vo que al ser cap­ta­do re­uti­li­za el 90% de la ener­gía pro­du­ci­da, mis­ma que se al­ma­ce­na en la ba­te­ría y pue­de ser uti­li­za­da por el mo­tor eléc­tri­co, el cual pue­de al­can­zar ve­lo­ci­da­des has­ta de 135 km/h en so­lo es­ta mo­da­li­dad.

Si bus­cas más po­ten­cia, en­tra­rá al res­ca­te el mo­tor de com­bus­tión, pe­ro Lin­coln nun­ca se que­da­rá atrás en nin­gún re­ba­se en rec­ta o cur­va.

Es un vehícu­lo tan in­te­li­gen­te que a tra­vés de su tec­no­lo­gía Eco Se­lect lle­va la efi­cien­cia del com­bus­ti­ble y el ren­di­mein­to al má­xi­mo se­gún tu for­ma de ma­ne­jar, así que si tus há­bi­tos de con­duc­ción son bue­nos, el se­dán lo de­tec­ta­rá y lo ve­rás re­fle­ja­do con ho­jas y flo­res en la pan­ta­lla de 4.2 pul­ga­das jus­to de­trás del vo­lan­te, don­de man­ten­drás el man­do to­tal del au­to­mó­vil, ¡sí! así de ‘cu­quis’ y es­me­ra­do es Lin­coln.

SI­LUE­TA SO­FIS­TI­CA­DA y alar­ga­da.

DO­BLE ES­CA­PE don­de ema­na su po­ten­cia.

PAN­TA­LLA LCD de ocho pul­ga­das.

ASIEN­TOS FO­RRA­DOS en piel es­co­ce­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.