P.F. MIT­SU­BIS­HI OUTLAN­DER

Mit­su­bis­hi Outlan­der re­ci­bió al­gu­nos re­to­ques pa­ra man­te­ner­se vi­gen­te en el mer­ca­do. Se­gu­ri­dad, ren­di­mien­to y ca­li­dad son sus car­tas fuer­tes.

4 Ruedas - - Índice -

Mit­su­bis­hi es una mar­ca que en los úl­ti­mos años no ha re­ci­bi­do la jus­ti­cia que me­re­ce, al­gu­nos se ol­vi­dan que ellos sig­ni­fi­can ca­li­dad, re­sis­ten­cia y de­por­ti­vi­dad. Se­gu­ro us­te­des me di­rán que ese úl­ti­mo con­cep­to es erró­neo, que no pue­den li­gar­lo, y eso nos re­mon­ta a lo di­cho en el ini­cio de es­te pá­rra­fo, al­gu­nos han ol­vi­da­do sus gran­des lo­gros.

¿Sa­ben cuál es la mar­ca más exi­to­sa del Rally Da­kar? Se lla­ma Mit­su­bis­hi y tie­ne 12 vic­to­rias, sie­te de ellos de for­ma con­se­cu­ti­va. En el Cam­peo­na­to Mun­dial de Ra­llies pre­su­men de un tí­tu­lo (1998) y 35 triun­fos. Pa­ra dar­les más idea, hay mar­cas que pre­su­men de­por- ti­vi­dad y en su his­to­ria no tie­nen un so­lo cam­peo­na­to mun­dial.

Por eso, cuan­do te­ne­mos un mo­de­lo de la mar­ca ja­po­ne­sa en nues­tro ga­ra­je sa­be­mos que es­ta­mos an­te un vehícu­lo bien he­cho. Des­afor­tu­na­da­men­te ha­cía mu­cho tiem­po que no con­tá­ba­mos con uno, has­ta aho­ra, que lle­gó el fa­ce­lift de Outlan­der, una ca­mio­ne­ta pa­ra sie­te pa­sa­je­ros que pre­sen­ta li­ge­ras mo­di­fi­ca­cio­nes en el fron­tal, una ma­ni­ta de ga­to que sir­ve pa­ra po­ner­la acor­de a los tiem­pos. Por ello no nos de­ten­dre­mos mu­cho en el di­se­ño y nos ire­mos di­rec­to a lo que más les im­por­ta: có­mo se ma­ne­ja, ven­ta­jas y des­ven­ta­jas.

TO­TAL El sis­te­ma de vi­sión de 360 gra­dos per­mi­te que ten­ga­mos con­tro­la­do to­do a nues­tro al­re­de­dor en ma­nio­bras de apar­ca­mien­to.

Mit­su­bis­hi Outlan­der se ven­de en cua­tro ver­sio­nes di­fe­ren­tes. La op­ción ba­se se lla­ma ES, pa­san­do pos­te­rior­men­te a SE, SE+ y Li­mi­ted.

GRA­CIAS LLU­VIA

El cli­ma se pu­so a nues­tro fa­vor la se­ma­na que nos to­có pro­bar Mit­su­bis­hi Outlan­der. Llu­vias en la tar­de y ca­lles en­char­ca­das en el día po­drían pa­re­cer una tor­tu­ra pa­ra un se­dán, pe­ro pa­ra es­ta ca­mio­ne­ta es re­vi­ta­li­zan­te y uno pue­de ma­ne­jar sin preo­cu­pa­cio­nes; úni­ca­men­te es ne­ce­sa­rio apre­tar el bo­tón de en­cen­di­do pa­ra que el mo­tor L4 2.4L de 165 ca­ba­llos de fuer­za y 164 li­bras-pie de tor­que, eche a an­dar to­dos los sis­te­mas. Des­pués po­de­mos co­nec­tar nues­tro te­lé­fono a tra­vés de un ca­ble USB, de­jar que se pro­yec­te An­droid Au­to o Ap­ple Car­play en la pan­ta­lla tác­til de sie­te pul­ga­das, y se­lec­cio­nar nues­tra mú­si­ca pa­ra em­pren­der el ca­mino.

El pri­mer día que pu­de ro­dar­la fue un mar­tes, sa­lien­do de la ofi­ci­na. Una li­ge­ra llu­via con­tri­bu­yó a un am­bien­te más os­cu­ro, pe­ro los fa­ros LED de in­me­dia­to alum­bra­ron nues­tro ca­mino. Al in­ter­nar­nos a Pe­ri­fé­ri­co la me­jor op­ción era ir por los se­gun­dos pi­sos así que lo hi­ci­mos.

Con­for­me avan­za­mos los ki­ló­me­tros el cli­ma se trans­for­mó y la llu­via ad­qui­rió ma­yor fuer­za; de re­pen­te, ob­ser­vé co­mo los vehícu­los que iban en­fren­te mío se cam­bia­ron al ca­rril de­re­cho pa­ra de­jar­me pa­sar. Por mis es­pe­jos la­te­ra­les ob­ser­ve la es­te­la de agua que la ca­mio­ne­ta pro­yec­ta­ba a los cos­ta­dos, por lo que su­pon­go que quie­nes me veían des­de su re­tro­vi­sor de­ci­die­ron ha­cer­se a un la­do.

Por nues­tra ca­be­za no pa­sa­ba la preo­cu­pa­ción de un ba­che, pa­sa­mos va­rios, pe­ro la bue­na dis­tan­cia en­tre el pi­so y el vehícu­lo, así co­mo el tra­ba­jo de la sus­pen­sión Mcpher­son en la par­te fron­tal y Mul­ti­link en el tra­se­ro hi­cie­ron que ape­nas sin­tié­ra­mos al­gu­nas vi­bra­cio­nes, aun­que sin el te­mor de es­cu­char co­mo nues­tro au­to­mó­vil gol­pea­ba con el pi­so.

Mien­tras ju­ga­ba con las pa­le­tas de cam­bio al vo­lan­te ope­ran­do la si­mu­la­ción de seis ve­lo­ci­da­des de la trans­mi­sión CVT, me per­ca­té que la compu­tado­ra de via­je me da­ba una au­to­no­mía de 520 ki­ló­me­tros, con

ca­si 3/4 de tan­que de com­bus­ti­ble. La ci­fra no me pa­re­cía co­rrec­ta y creía que exa­ge­ra­ba; aun­que al fi­nal de la se­ma­na de prue­ba me ca­lló la bo­ca ya que ape­nas gas­ta­mos la mi­tad del de­pó­si­to.

Ca­be men­cio­nar que ma­ne­ja­mos en el mo­do Eco, el cual se ac­ti­va pre­sio­nan­do un bo­tón ubi­ca­do en el ta­ble­ro cen­tral, y be­ne­fi­cia a la ad­mi­nis­tra­ción de po­ten­cia pa­ra sol­ven­tar el con­su­mo de com­bus­ti­ble. Sin em­bar­go, des­ta­ca que a pe­sar de es­tar en es­ta mo­da­li­dad ofre­ce una bue­na ace­le­ra­ción, mien­tras que el tra­ba­jo de la CVT es bueno al no lle­gar a so­bre­re­vo­lu­cio­nar el mo­tor.

LOS DE­TA­LLES

Los in­te­rio­res pre­sen­tan ma­te­ria­les se­mi-ri­gi­dos, es­to con la in­ten­ción de que con el pa­so de los años no pier­dan la ca­li­dad y ofrez­can una bue­na ima­gen a to­dos aque­llos que se suban a nues­tro SUV.

Al ser un vehícu­lo fa­mi­liar lo que im­por­ta es el es­pa­cio, y na­da tie­nen que re­cla­mar los ocu­pan­tes de las pri­me­ras dos hi­le­ras, don­de cin­co per­so­nas pue­den via­jar de for­ma có­mo­da.

La ter­ce­ra fi­la es un de­ba­te. Du­ran­te el prés­ta­mo nos per­ca­ta­mos que dos per­so­nas de no más de 1.74 me­tros de al­tu­ra pue­den via­jar en ese si­tio. Sin em­bar­go, si us­ted mi­de más de 1.80 me­tros nun­ca lo ha­ga por­que su­fri­rá.

Al­go di­fí­cil es el ac­ce­so a la úl­ti­ma hi­le­ra, da­do que el asien­to aba­ti­ble de la se­gun­da fi­la no se re­mue­ve por com­ple­to, por lo que exi­ge que de­mos un pe­que­ño brin­co.

El es­pa­cio en la ca­jue­la es muy am­plio si aba­ti­mos la ter­ce­ra fi­la, de no ser así, es­ta­rá li­mi­ta­do a equi­pa­je li­ge­ro.

POR LUIS RA­MÍ­REZ @luis­ramv

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.