P.F ACURA MDX

Acura no de­jó de la­do la ele­gan­cia en sus pro­duc­tos, pe­ro si to­mó ho­ja y pa­pel y anotó, en pri­mer lu­gar, las ne­ce­si­da­des que los clien­tes es­tán bus­can­do hoy en día: se­gu­ri­dad, de­por­ti­vi­dad y una bue­na ca­ra; el re­sul­ta­do es­tá aquí.

4 Ruedas - - Índice -

De pron­to, la ca­bi­na de la nue­va MDX se inun­dó con los acor­des de The Kill (Bury Me) de Thirty Se­conds To Mars; re­tum­ba­ron en to­do el in­te­rior, el so­ni­do que ema­na­ban las bo­ci­nas era fuer­te, co­mo la can­ción com­pues­ta por Ja­red Le­to y co­mo el nue­vo di­se­ño (ex­te­rior e in­te­rior) del SUV más po­de­ro­so de Acura.

Cuan­do al­go es­tá bien he­cho es di­fí­cil po­ner pretextos y ex­cu­sas pa­ra exal­tar­lo, so­lo res­ta re­co­no­cer el tra­ba­jo rea­li­za­do, ser par­tí­ci­pe de ello y, so­bre to­do, dis­fru­tar­lo. Sí, se va­le ha­cer­lo y gri­tar­lo, ¡ca­ram­ba!, fe­li­ci­da­des por la nue­va MDX.

Ha­ce unas se­ma­nas tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de co­no­cer la RDX 2019, la SUV pe­que­ña de la fir­ma ja­po­ne­sa, des­de un ini­cio nos lla­mó la aten­ción su di­se­ño ex­te­rior, la pa­rri­lla fue lo pri­me­ro que cap­tó nues­tra aten­ción, por eso cuan­do su­pi­mos que a nues­tra re­dac­ción lle­ga­ría la her­ma­na ma­yor, nos en­tu­sias­ma­mos, la mar­ca ha­bía ha­bla­do de un nue­vo len­gua­je en es­te su se­gun­do fa­ce­lift que re­ci­bió la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción.

Y aun­que ha­bía­mos vis­to imá­ge­nes cuan­do se pre­sen­tó en el Sa­lón del Au­to­mó­vil de Nue­va York de es­te año, no es lo mis­mo te­ner­la en­fren­te, dis­fru­tar ca­da una de sus lí­neas y ma­ne­jar­la.

REAC­CIÓN

Quie­ro pre­ci­sar en el di­se­ño, pe­ro no sé si el del ex­te­rior o el in­te­rior, en am­bos Acura pu­so gran én­fa­sis pa­ra do­tar­la

de una ima­gen re­no­va­da, so­bre to­do pa­ra la ver­sión A-spec, edi­ción que se in­te­gra por pri­me­ra vez en es­te pro­duc­to, co­mo lo han he­cho otros miem­bros del por­ta­fo­lio.

A-spec, co­mo di­ce la mar­ca, es la ver­sión “de­por­ti­va”, y sí, lo po­ne­mos en­tre co­mi­llas por­que por­ta el mis­mo mo­tor de la edi­ción TECH, un V6 de 3.5 li­tros de as­pi­ra­ción na­tu­ral; los ras­gos don­de im­pe­ra la de­por­ti­vi­dad son en al­gu­nos de­ta­lles de la ca­rro­ce­ría y del in­te­rior, y va­ya que le otor­gan un di­na­mis­mo pu­ro.

Al fren­te apa­re­ce la le­tra A de la fir­ma en gran di­men­sión, de ahí par­te la pa­rri­lla en for­ma de dia­man­te que le da una apa­rien­cia tri­di­men­sio­nal. Más aba­jo to­mas de ai­re que ade­más de ha­cer­la más lla­ma­ti­va le otor­gan un me­jor ren­di­mien­to ae­ro­di­ná­mi­co pa­ra en­friar más su fuen­te de po­der y así apro­ve­char­la al má­xi­mo. Al­gu­nos de­ta­lles en co­lor ne­gro co­mo el ale­rón tra­se­ro y los dos es­ca­pes, ade­más de tra­zos en diagonal de la ca­rro­ce­ría, la ha­cen ver po­de­ro­sa, con los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra ha­cer­se res­pe­tar por sus ri­va­les.

SEN­TI­MIEN­TO

Una vez que te aden­tras al ha­bi­tácu­lo la sen­sa­ción de es­tar en una ca­mio­ne­ta de­por­ti­va es­tá en to­do su en­torno; des­de los asien­tos bi­tono que se con­ju­gan con al­cán­ta­ra ne­gra y piel en ro­jo, se no­ta que es­tás adentro de

un vehícu­lo de al­ta ga­ma. Pe­ro no so­lo eso, los pe­da­les de alu­mi­nio, la tex­tu­ra del vo­lan­te, el ma­te­rial con el que fue fa­bri­ca­do son ele­men­tos a des­ta­car. Po­ner tus dos ma­nos en él es pre­ci­so pa­ra dar cual­quier gi­ro o sen­tir­te se­gu­ro en cuan­to co­mien­za la ace­le­ra­ción. Es­tá di­vi­di­do per­fec­ta­men­te, los con­tro­les pa­ra ma­ni­pu­lar el au­dio o llamadas que­dan exac­tos a la al­tu­ra de tus de­dos, el pul­gar ha­rá su tra­ba­jo sin di­fi­cul­tad al­gu­na.

La co­mo­di­dad im­pe­ra en to­do sen­ti­do, des­de el pues­to del con­duc­tor el cual con­fi­gu­ras de for­ma me­cá­ni­ca con los con­tro­les que vie­nen a un cos­ta­do del asien­to has­ta la for­ma de co­lo­car el vo­lan­te que con­tro­las a tu ma­ne­ra con un so­lo bo­tón, y por si al­guien más ma­ne­ja­rá tu MDX pue­des gra­bar en la me­mo­ria tu con­fi­gu­ra­ción y así al mo­men­to de opri­mir el bo­tón pa­ra des­per­tar­la se co­lo­ca­rá a tu for­ma.

EL AN­DAR

He to­ma­do po­si­ción en el pues­to de ma­ne­jo, por el mo­men­to no me acom­pa­ña na­die, mi smartp­ho­ne es­tá con­fi­gu­ra­do al Ap­ple Car­play, sue­na la mú­si­ca de Le­to; la emo­ción flu­ye por mi cuer­po pues re­la­ciono el po­der de las gui­ta­rras y la ba­te­ría con es­te SUV, sí, es­tá en­cen­di­do pe­ro lo man­ten­go en P, ace­le­ro “in cres­cen­do” pa­ra es­cu­char el so­ni­do de su mo­tor. Ac­to se­gui­do, me dis­pon­go a re­co­rrer ki­ló­me­tros.

Tras el re­tro­vi­sor van que­dan­do au­tos, lo lle­vo en mo­do Com­fort; la

ace­le­ra­ción es con­ti­nua y sua­ve, ab­sor­be bien los ho­yos de es­ta ciu­dad. De­seo re­gre­sar la can­ción pe­ro re­cuer­do que la pan­ta­lla no es touch, en­ton­ces di­ri­jo mi mano a la pe­ri­lla ubi­ca­da en la con­so­la cen­tral y ha­go el cam­bio. Son co­mo las 11 de la ma­ña­na, el trá­fi­co en la Ciu­dad de Mé­xi­co ha ce­di­do un po­co, así que el se­gun­do pi­so del pe­ri­fé­ri­co es­tá ca­si de­sola­do, pa­so a mo­do Nor­mal y la MDX reac­cio­na me­jor, me gus­ta la for­ma en que se com­por­ta; me co­men las an­sias por pa­sar­lo a mo­do Sport, ¡dia­blos!, no po­dré ace­le­rar a más de 80 km/h, mi ins­tin­to me di­ce que sal­ga de ese ca­mino y me in­tro­duz­ca a una ca­rre­te­ra.

SE­GUI­MOS

Le ha­go ca­so a esa voz den­tro de mi ca­be­za que me pi­de más po­der y me di­ri­jo a una ca­rre­te­ra li­bre y pa­so a mo­do Sport; des­de el pri­mer im­pul­so se sien­te su fuer­za, en po­co tiem­po apa­re­cen los pe­ral­tes que nos po­nen a desafiar la fí­si­ca, to­dos los ata­ca con cal­ma y de bue­na for­ma a pe­sar de ser un SUV de ca­si dos to­ne­la­das. Si de por si un V6 sue­na lin­do, en mo­do Sport y lle­ván-

Lle­va­mos va­rias ho­ras ma­ne­jan­do y so­lo sa­tis­fac­ción nos ha de­ja­do la nue­va MDX. Es­ta­cio­na­da a un la­do de la ca­rre­te­ra le echa­mos un vis­ta­zo de nue­vo, en cuan­to a di­se­ño nos en­can­ta, tal vez el úni­co pe­ro es que la pan­ta­lla no sea touch, pe­ro se le per­do­na por to­da la tec­no­lo­gía in­te­gra­da, co­mo el DVD in­clui­do en la se­gun­da fi­la pa­ra que esos via­jes lar­gos sean más pla­cen­te­ros. La ter­ce­ra hi­le­ra co­mo en va­rias SUV de sie­te pla­zas, el es­pa­cio es pe­que­ño pa­ra las per­so­nas al­tas, las pier­nas es­ta­rán in­có­mo­das y la ca­be­za pe­ga­rá en el te­cho, sin em­bar­go, dos pe­que­ños pue­den via­jar sin com­pli­ca­ción al­gu­na y dis­fru­tar en to­do mo­men­to del lu­jo que Acura nos brin­da en su ca­mio­ne­ta de ma­yor je­rar­quía.

LOS FA­ROS de­lan­te­ros son LED.

SU MO­TOR desa­rro­lla 290 ca­ba­llos de fuer­za.

CON LA pe­ri­lla ma­ne­jas el in­foen­tre­te­ni­mien­to. do­lo has­ta las 5,000 rpm ema­na un so­ni­do que po­cas ca­mio­ne­tas de su com­pe­ten­cia pue­den jac­tar­se de te­ner.

EL DI­SE­ÑO in­te­rior es van­guar­dis­ta.

ASIEN­TOS CON ajus­te eléc­tri­co-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.