P.F. PORS­CHE CA­YEN­NE

Tras nues­ta pri­me­ra ci­ta en Gre­cia ha­ce un año, vol­ve­mos a en­con­trar­nos con el SUV ale­mán por ex­ce­len­cia, el cual pa­re­ce de­cir­nos: “Co­nó­ce­me más, prué­ba­me a fon­do y ena­mó­ra­te”.

4 Ruedas - - Índice -

Di­cen que las se­gun­das y ter­ce­ras ci­tas son las más re­le­van­tes por el he­cho de que con­so­li­dan una po­si­ble re­la­ción. Atrás ha que­da­do el ner­vio del pri­mer en­cuen­tro y si exis­tió una atrac­ción in­me­dia­ta, las con­se­cuen­tes ci­tas se­rán el pre­lu­dio de lo inevi­ta­ble.

Pors­che Ca­yen­ne es una ca­mio­ne­ta que se de­ja se­du­cir des­de su con­cep­ción, des­de la pro­pia si­lue­ta, la ex­pe­rien­cia ca­si re­li­gio­sa de su es­tir­pe te obli­ga a con­quis­tar­la po­co a po­co sin apre­su­rar­se.

EL EN­CUEN­TRO

Aún re­cuer­do es­tar ex­ta­sia­do ro­dea­do de la ex­tra­or­di­na­ria vis­ta de la Is­la de Cre­ta, en Gre­cia ha­ce un año; ca­da ele­men­to de ella era un de­lei­te a la vis­ta, mú­si­ca y pa­sión pa­ra mis sen­ti­dos. En ese con­tex­to apa­re­ció Ca­yen­ne en el ho­ri­zon­te y la pri­me­ra im­pre­sión me hi­zo vol­tear la mi­ra­da y per­der­me en su fi­na si­lue­ta. No era una me­ta­mor­fo­sis con res­pec­to a la ge­ne­ra­ción an­te­rior pe­ro sí una evo­lu­ción en to­dos los sen­ti­dos.

“Qué ca­li­dad de cons­truc­ción, qué be­lle­za, por Dios”, pen­sé en si­len­cio pe­ro ¡epa! No se le pue­de de­cir eso a una mu­jer, per­dón a una ca­mio­ne­ta, que ape­nas aca­bas de co­no­cer, hay que ir len­to, pe­ro se­gu­ro.

Du­ran­te los si­guien­tes dos días, Ca­yen­ne se vol­vió en el au­tén­ti­co ob­je­to de de­seo. Su ex­tra­or­di­na­rio com­por­ta­mien­to en ca­rre­te­ras grie­gas me con­ven­ció de que es­ta­ba an­te el SUV de lu­jo me­jor ar­ma­do del or­be (no de gra­tis com­par­te pla­ta­for­ma con Urus de Lam­borg­hi­ni o Bentley Ben­tay­ga) y su re­fi­na­da es­tam­pa me va­ti­ci­nó un enamo­ra­mien­to por­ten­to­so. Me tu­ve que des­pe­dir de Ca­yen­ne mien­tras pen­sa­ba: “¿Aca­so só­lo fue un amor de ve­rano, de un via­je y ya?”.

La ver­sión tur­bo se es­ta­rá co­mer­cia­li­zan­do en Mé­xi­co más ade­lan­te, pe­ro pro­me­te un com­por­ta­mien­to más di­ná­mi­co.

LA CON­SO­LI­DA­CIÓN

Exis­tie­ron otros en­cuen­tros, co­mo su lan­za­mien­to en Coahui­la o su pre­sen­ta­ción en la CDMX du­ran­te la lle­ga­da de la ‘Ex­pe­di­ción Ca­yen­ne’, pe­ro nin­gu­na co­mo la que ves en las imá­ge­nes ¡La se­gun­da ci­ta por fin lle­gó!

La mis­ma sen­sa­ción de re­fi­na­mien­to que ex­pri­men­té en la pri­me­ra ci­ta apa­re­ció aho­ra. El fren­te me re­mi­tió al re­bel­de 911 con esas icó­ni­cas for­mas de los fa­ros, aun­que la zo­na tra­se­ra es mu­cho más so­bria con unas muy bien con­fec­cio­na­das y más es­tre­chas lu­ces que ha­cen evo­car al Pa­na­me­ra.

SIN ME­TA­MOR­FO­SIS, FO­SIS, ¡BIEN PORS­CHE!

Cuan­do Ca­yen­ne sa­lió al mun­do ha­ce 16 años, lo hi­zo co­mo un SUV con un di­na­mis­mo a prue­ba de to­do (te­nía que aca­llar las cri­ti­cas so­bre su ca­rro­ce­ría) y con unas pres­ta­cio­nes sor­pren­den­tes. Es por ello que la mar­ca lo ha ido evo­lu­cio­nan­do pau­la­ti­na­men­te, sin bo­rrar de ta­jo to­do lo que lo pre­ce­de y res­pe­tan­do su esen­cia.

Por den­tro se res­pi­ra un es­pí­ri­tu de nos­tal­gia y mo­der­ni­dad. Un clús­ter di­gi­tal de dos pan­ta­llas de 7 pul­ga­das y la enor­me pan­ta­lla touch de 12.3 pul­ga­das en el cen­tro del ta­ble­ro (bas­tan­te in­tui­ti­va por cier­to) es par­te de su fres­cu­ra, pe­ro los man­dos en la con­so­la guar­dan la tra­di­ción in­he­ren­te de la mar­ca ¡Ca­yen­ne es un aman­te a la an­ti­gua!

La sen­sa­ción de ca­li­dad es evi­den­te, las mol­du­ras se per­ci­ben y se pal­pan de un mo­de­lo ode Pre­mium, mien­tras que las su­per­fi­ci su­per­fi­cies, en el ma­yor nú­me­ro de ca­sos, se enc en­cuen­tran ta­pi­za­dos en piel.

El es­pa­cio en am­bas hi­le­ras es bas­tan­te gen ge­ne­ro­so, cin­co per­so­nas via­ja­rán su­ma­men­te sum có­mo­dos con la su­fi­cien­te ca­pa­ci­dadc ca­pa­ci­dad pa­ra pier­nas y ca­be­za. ¿Có­mo lo con­si­gue? No lo pa­re­ce, pe­ro es li­ge­ra­men­te más lar­ga que la ge­ne­ra­ción pa­sa­da aun­que man­tie­ne la mis­ma dis­tan­cia en­tre ejes (2.895 mm) y la al­tu­ra del te­cho se ha re­du­ci­do en nue­ve mi­lí­me­tros.

Si se aba­ten los res­pal­dos tra­se­ros, au­men­ta el vo­lu­men de la ca­jue­la en un má­xi­mo de 100 li­tros en co com­pa­ra­ción pa ac ó con co e el p pre­de­ce­sor. ede­ce

Di­cen que los pe­que­ños de de­ta­lles son los que ena-

mo­ran y en Ca­yen­ne exis­ten dos. El pri­me­ro es la fun­ción don­de pue­des di­rec­cio­nar el so­ni­do del ra­dio ha­cia la zo­na del au­to que tú quie­ras, de for­ma to­tal­men­te análo­ga; el se­gun­do son las ma­ni­jas ubi­ca­das a los cos­ta­dos de la con­so­la cen­tral pa­ra ma­yor co­mo­di­dad al aga­char­te o pa­ra apo­yar tu bra­zo en el trá­fi­co.

UN 911 HE­CHO CA­MIO­NE­TA

¿Có­mo no quie­ren que uno se enamo­re de ella? Cuan­do to­mas las cur­vas con ahín­co, cuan­do se pe­ga al as­fal­to co­mo aman­te em­pe­der­ni­do, ja­más pa­sa­ría por tu ca­be­za que es­tás an­te una ca­mio­ne­ta de ca­si dos to­ne­la­das. Gra­cias a un cha­sis de cons­truc­ción li­ge­ra, pe­sa 65 kg me­nos, lo que da co­mo re­sul­ta­do me­jo­res reac­cio­nes, ma­yor pre­ci­sión de la di­rec­ción y una es­ta­bi­li­dad a gran­des ve­lo­ci­da­des co­mo po­cos. No to­do pu­do ser per­fec­to en es­ta ci­ta, y ya que ha­bla­mos de la di­rec­ción, és­ta no tie­ne mu­cha re­tro­ali­men­ta­ción con lo que pa­sa con las rue­das. No obs­tan­te, la res­pues­ta del mo­tor bi­tur­bo per­mi­te que sus 440 ca­ba­llos no só­lo apa­rez­can en la fi­cha téc­ni­ca co­mo un me­ro tru­co pu­bli­ci­ta­rio.

Por su orí­gen, el V6 bi­tur­bo res­pon­de de la me­jor ma­ne­ra des­de ba­jí­si­mas rpm, ja­más se de­tie­ne, siem­pre quie­re más, pa­re­ce re­tar­te en to­do mo­men­to con un inexis­ten­te re­tar­do en la en­tre­ga, y cuan­do la agu­ja lle­ga a la zo­na ro­ja el éx­ta­sis arri­ba a rau­da­les.

El sis­te­ma vec­to­rial de con­trol de gi­ro ayu­da a con­tro­lar el cha­sis pa­ra en­trar me­jor en cur­va. Aña­de un eje tra­se­ro di­rec­cio­nal en el que, a gran­des ve­lo­ci­da­des, las rue­das tra­se­ras gi­ran al mis­mo tiem­po y en si­mi­lar di­rec­ción que las de­lan­te­ras pa­ra me­jo­rar la es­ta­bi­li­dad, mien­tras que a ba­jas ve­lo­ci­da­des, gi­ran en sen­ti­do opues­to pa­ra dis­mi­nuir el ra­dio de gi­ro.

1a. ge­ne­ra­cion 2a. ge­ne­ra­cion

3era. ge­ne­ra­cion

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.