DOD­GE CHA­LLEN­GER WIDEBODY Una fi­gu­ra más atle­ti­ca pre­su­me es­ta va­rian­te.

DOD­GE CHA­LLEN­GER SRT HELLCAT WIDEBODY 2018

4 Ruedas - - Índice -

Si creían que ya lo ha­bían vis­to to­do, do, sien­to de­cir­les que no es así. A pe­sar sar de que el de­mo­nio an­du­vo suel­to lto y mu­chos sa­lie­ron des­pa­vo­ri­dos os por su po­de­ro­so co­ra­zón, Dod­gee se com­pa­de­ció y lan­zó una ver­sión co­non un nue­vo pack pa­ra com­ple­men­ta­rar a la tre­men­da bes­tia, y ha­cer­la más ami­ga­ble a su pú­bli­co sin cae­rer com­ple­ta­men­te en el in­fra­mun­do.o.

Si hay al­go que al­bo­ro­te a las mu­je­res es un pa­tán, no me de­ja­rán men­tir, por­que si po­nen aten­ció­na­ten­ción, no­so­tras las chi­cas siem­pre vol­tea­re­mos a ver a aquél hom­bre for­ni­do, con ta­tua­jes, per­so­na­li­dad ru­da y son­ri­sa va­ro­nil ca­mi­nan­do so­bre la ace­ra -va­ya­mos o no acom­pa­ña­das-, ¡lo sien­to hom­bres! mi­rar y so­ñar es gra­tis. La mis­ma sen­sa­ción cau­sa es­te mus­cle car cuan­do lo con­du­ces e in­clu­so cuan­do so­lo lo ves ro­dar so­bre el as­fal­to. ¡Es inevi­ta­ble! vol­tear a ver­lo, sus­pi­rar y ¿por qué no? desear te­ner­lo en­tre tus ma­nos. Si tie­nes la for­tu­na de ir con­du­cien­do, lo úni­co que pien­sa tut men­te es en exi­gir­le más y más, a esa po­ten­tep má­qui­na de com­bus­tión.

Sin exa­ge­rar,exa­ger se vuel­ve co­mo una dro­ga, quie­res sen­tir en to­do mo­men­to la sen­sa­ción de po­de­río y ve­lo­ci­dad que te brin­da un Dod­ge Cha­llen­ger en una de sus ver­sio­nes más enér­gi­cas, te pro­vo­ca te­ner el pie en el ace­le­ra­dor to­do el tiem­po, in­clu­so, si so­lo eres pa­sa­je­ro, qui­sie­ras no ba­jar nun­ca del vehícu­lo; la adre­na­li­na que te in­yec­ta te de­ja sin pa­la­bras; es un in­sul­to a las re­glas de trán­si­to den­tro de una ciu­dad.

Por to­do es­to es que, no es­tán muy le­jos de la ver­dad cuan­do di­cen que a al­gu­nas mu­je­res nos gus­tan los hom­bres ru­dos, de­bo acep­tar que tie­ne al­go de cier­to y nos lla­man la aten­ción los “ma­los”, y apli­ca tam­bién en los vehícu­los.

Un vi­llano se con­ver­ti­rá en el fa­vo­ri­to cuan­do pue­de ha­cer las co­sas más atre­vi­das sin áni­mos de in­sul­tar, pe­ro aún así ter­mi­na ofen­dien­do al que lo ve pa­sar. Qui­zá sue­ne con­tra­dic­to­rio, pe­ro cap­tu­rar la mi­ra­da y aten­ción de una mu­jer no es tan di­fí­cil co­mo se pien­sa, me­nos si eres un sin­ver­güen­za con ac­ti­tu­des pre­ci­sas.

La de­ter­mi­na­ción de es­te au­to nos de­jó es­tu­pe­fac­tos.

PER­FIL

TRE­MEN­DO ‘PACK’

Si les gus­tó co­mo lu­cía Cha­llen­ger SRT De­mon con 840 bhp que ace­le­ra­ba de 0 a 100 km/h en 2.3 se­gun­dos en lí­nea rec­ta -pe­ro se te ha­cía muy ca­ro-, ha lle­ga­do una so­lu­ción pa­ra que no te pier­das de es­te vi­go­ro­so ca­pri­cho. Dod­ge lan­zó la ver­sión Widebody del Hellcat, por­ta el más pu­ro áni­mo de de­por­ti­vi­dad y brus­que­dad tal y co­mo nos lo re­ce­tó el doc­tor -o me­cá­ni­co-.

Es­ta ver­sión es tan pa­re­ci­da al De­mon que tam­bién por­ta los ri­nes “De­vil Rim” con llan­tas Pi­re­lli de­no­mi­na­das “All sea­sons”, que son tan gran­des que ca­si ro­zan la sal­pi­ca­de­ra en­tre ca­da gi­ro, pe­ro dan un buen buen aga­rre (y un po­co más) con el mo­do de ma­ne­jo SRT que aña­dió un nue­vo sis­te­ma de di­rec­ción elec­tró­ni­ca re­du­cien­do pe­so y con­su­mo de com­bus­ti­ble del vehícu­lo.

Al­go nue­vo es la en­tra­da de ai­re cen­tral y el do­ble ex­tac­tor de ca­lor so­bre el cofre, los fa­ros de­lan­te­ros ti­po pro­yec­tor y los em­ble­mas con el fe­róz fe­lino co­lo­ca­dos en pa­rri­lla y sal­pi­ca­de­ras.

Por­ta el ya co­no­ci­do ale­rón de­lan­te­ro que trae su her­mano ma­yor dán­do­le el to­que ru­do en la mi­ra­da, eso sí, cui­da­do en las ram­pas o ca­mi­nos con pie­dras por­que po­drías ras­par­lo.

Es­te nue­vo Hellcat Widebody ha me­jo­ra­do su tiem­po en cir­cui­to (se­gún la mar­ca) y ha dis­mi­nui­do una dé­ci­ma de se­gun­do en la ace­le­ra­ción de 0 a 100 km/h pa­ra al­can­zar­la en 3.4 se­gun­dos.

Ofre­ce to­do el po­der de la fir­ma y por me­nos pe­sos que lo de un De­mon, con las mis­mas pres­ta­cio­nes y con otras me­jo­ras. Es co­mo un to­do en uno.

Si de por sí un Cha­llen­ger es un au­to de

al­ta po­ten­cia y desem­pe­ño, con el pack re­ci­be un ai­re nue­vo.

SE­DUC­CIÓN AL 100%

No­so­tras nos fi­ja­mos en el ‘pack’, y no sean mal pen­sa­dos, pe­ro cla­ro que los de­ta­lles son im­por­tan­tes, es­ta ver­sión vis­te am­plios y có­mo­dos asien­tos que te abra­zan, fo­rra­dos en piel y al­cán­ta­ra con las ini­cia­les SRT que sig­ni­fi­can en in­glés “Street and Ra­cing Tech­no­logy” ele­men­to que iden­ti­fi­ca su vi­ri­li­dad jun­to al fe­roz fe­lino, ha­cién­do­te sa­ber que es un Hellcat ru­gien­do por la ca­lle con sus 707 ca­ba­llos de fuer­za que im­pul­san esas 4Ruedas, y que sin du­da, po­drías en­lo­que­cer al in­ten­tar do­mes­ti­car­lo.

Su mo­tor 6.2 li­tros su­per­car­ga­do te enamo­ra en ca­da ace­le­ra­ción, es co­mo aque­lla se­duc­ción del tí­pi­co pa­tán y buen aman­te que sa­be ha­blar­te al oí­do y te eri­za ca­da cen­tí­me­tro de la piel. Uti­li­zar el Launch con­trol to­do el tiem­po y arran­car a ‘full’ en ca­da se­má­fo­ro e ir vien­do por el re­tro­vi­sor co­mo se va que­dan­do el mun­do atrás co­mien­do el pol­vo y vien­do co­mo te ale­jas, es su ma­yor atrac­ti­vo. Pe­ro ¡cui­da­do!, es­ta fun­ción es so­lo pa­ra va­lien­tes, ya que al ace­le­rar con es­te sis­te­ma pro­vo­cas que la ex­tre­ma fuer­za del mo­tor ha­ga que el eje tra­se­ro pier­da trac­ción y pue­da sa­car­te un sus­to, pe­ro un so­bre­sal­to pro­pio de un muscu­loso de su ta­ma­ño.

Es­te Hellcat es una ver­sión más ver­sa­til, y aun­que su pre­cio tam­po­co es ba­ra­to, re­sul­ta más ac­ce­si­ble y fun­cio­nal que el De­mo­nio, ate­rri­zan­do la idea y dan­do más vi­da a las fan­ta­sías es­con­di­das de no­so­tros, los se­res hu­ma­nos. No sa­cri­fi­ca po­ten­cia por co­mo­di­dad, es frí­vo­lo, ro­bus­to y con gran po­ten­cia.

La sus­pen­sión es rí­gi­da y te sen­ti­rás có­mo­do por la ciu­dad, pe­ro sin du­da te en­can­ta­rá ma­ne­jar­lo en pis­ta o ca­rre­te­ra.

Es fir­me, fá­cil de ma­ni­pu­lar y le ha­ce ho­nor a su nom­bre. Ade­más de ser un “Fe­lino in­fer­nal” (Hellcat), tam­bién tie­ne un “Am­plio Cuer­po” (Widebody) al ha­ber au­men­ta­do ca­si nue­ve cen­tí­me­tros de an­cho so­bre el mo­de­lo bá­si­co. Re­sul­tó ser un ba­jo, an­cho, atrac­ti­vo, ale­vo­so y muy muscu­loso vi­llano. Y que me­jor pa­ra una fe­mi­na que ser tra­ta­da con la me­jor ca­li­dad, así sen­tir­nos au­to­ri­ta­rias y protegidas, y es­te vehícu­lo su­po ha­cer­lo muy bien.

Bas­ta con ace­le­rar un po­co y el V8 ru­ge con to­da su fuer­za, de es­ta ma­ne­ra em­pe­za­mos a sen­tir su po­ten­te em­pu­je. Las pa­le­tas al vo­lan­te ha­cen un ma­ne­jo más di­ver­ti­do pe­ro no no­ta­rás mu­cho la di­fe­ren­cia en­tre ca­da cam­bio. En­cuen­tras di­ver­sión en ca­da re­ba­se y en ca­da cur­va, tú so­lo ace­le­ra y agá­rra­te bien del vo­lan­te, su na­tu­ra­le­za te lle­va­rá a una gran ex­pe­rien­cia de con­duc­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.