GUERRERA Cós­mi­ca

Con la fuer­za de un even­to es­te­lar, un mo­de­lo de la fa­mi­lia X se re­nue­va. Al te­ner un diseño más im­po­nen­te y con el pa­que­te M co­mo ha­bi­li­da­des prin­ci­pa­les, la X5 ca­na­li­za el po­der cós­mi­co pa­ra sur­fear sin ri­val el uni­ver­so SUV.

4 Ruedas - - Portada -

Ama­ne­ce en la Ciu­dad de Mé­xi­co a una tem­pe­ra­tu­ra de cin­co gra­dos, el frío del va­cío es­pa­cial pro­vo­ca que el pai­sa­je sea to­da­vía os­cu­ro. La ne­bli­na cu­bre los edi­fi­cios más al­tos y ade­más llue­ve, a pe­sar de es­tas se­ña­les que au­gu­ran un día com­pli­ca­do, nues­tro sen­tir es de ab­so­lu­ta ale­gría pues te­ne­mos la en­co­mien­da de pro­bar la cuar­ta ge­ne­ra­ción de la BMW X5 M Sport.

La nue­va to­do te­rreno de la fir­ma ale­ma­na nos re­ci­be con elegantes asien­tos de piel en tono ca­fé, los cua­les abra­zan el cuer­po de for­ma afa­ble; con los con­tro­les eléc­tri­cos aco­mo­da­mos el pues­to de con­duc­ción pa­ra que nues­tro via­je in­ter­es­te­lar sea más pla­cen­te­ro. Sa­li­mos con la in­ten­ción de ma­ne­jar­la du­ran­te to­do el día, vol­vién­do­se nues­tro prin­ci­pal des­tino, la ciu­dad; sin em­bar­go, la llu­via que cae co­mo me­teo­ros ge­ne­ra un caos en las ar­te­rias prin­ci­pa­les. La con­ges­tión de au­tos se vuel­ve una lo­cu­ra y avan­za­mos a una ve­lo­ci­dad de 10 ki­ló­me­tros; no es­ta­mos a dis­gus­to pues la co­mo­di­dad im­pe­ra en es­ta SUV, pe­ro desea­ría­mos ele­var­la a ve­lo­ci­da­des luz.

IN­FI­NI­DAD DE DE­TA­LLES

El gé­li­do am­bien­te se ma­ni­fies­ta en nues­tra be­bi­da, pe­ro no hay pro­ble­ma: co­lo­ca­mos el en­va­se en el por­ta­va­sos, el cual tie­ne un bo­tón que ac­ti­va la fun­ción de man­te­ner las be­bi­das ca­lien­tes o frías. En es­te mo­men­to en par­ti­cu­lar, de­seo mi ca­fé ca­si hir­vien­do.

Es­te SUV tie­ne la fa­ci­li­dad de se­du­cir­te con ca­da de­ta­lle de su in­te­rior y con ca­da tra­zo de su diseño, co­mo si fue­ra ca­paz de vi­sua­li­zar el pre­sen­te y el fu­tu­ro pa­ra sa­tis­fa­cer tus ne­ce­si­da­des. Ya lo di­jo el no­ble No­rrin Radd, “lo que siem­pre so­ñé: una vi­da de aven­tu­ra in­fi­ni­ta fren­te a mí”. Y así te sien­tes al mo­men­to de po­ner tus manos en el vo­lan­te y en­cen­der la X5 M Sport. Sin lí­mi­tes.

IN­TE­LI­GEN­CIA SU­PRE­MA

El áni­mo cre­ce, es­ta­mos por sa­lir a una au­to­pis­ta, el trá­fi­co se di­suel­ve y con­for­me avan­za­mos nues­tro pie se hun­de po­co a po­co en el ace­le­ra­dor. Es­ta­mos en un bre­ve pe­rio­do de adap­ta­ción pa­ra cuan­do en­tre­mos a la ca­rre­te­ra po­da­mos tra­zar cur­vas y sa­lir dis­pa­ra­dos en las rec­tas. De pron­to, nues­tras ilu­sio­nes y de­seos se vie­nen aba­jo, pues una den­sa ne­bli­na es­pa­cial dis­mi­nu­ye la vi­si­bi­li­dad y no dis­tin­gui­mos la ru­ta, ac­to si­guien­te, ac­ciono el Dri­ving As­sis­tant Pro­fes­sio­nal, un sis­te­ma que ayu­da en la di­rec­ción y en la tra­yec­to­ria; tal vez nues­tra vis­ta mor­tal no ubi­que las lí­neas del ca­rril, pe­ro es­ta fun­ción sí, y en las cur­vas, el vo­lan­te co­rri­ge y ajus­ta la di­rec­ción, in­clu­so cuan­do hay un vehícu­lo de­lan­te de no­so­tros des­ace­le­ra. Nun­ca pen­sé ocu­par es­ta asis­ten­cia en una prue­ba a fon­do, ya que di­ri­gir un au­to a vo­lun­tad es un pla­cer, pe­ro las in­cle­men­cias del tiem­po nos lo exi­gie­ron y vi­vi­mos los tiem­pos de la con­duc­ción se­mi­au­tó­no­ma.

VE­LO­CI­DAD LUZ

Con­for­me pa­san los mi­nu­tos avan­za­mos en la au­to­pis­ta y el mal tiem­po en oca­sio­nes des­apa­re­ce; hay tra­mos don­de la llu­via ce­de y las co­rrien­tes de ai­re des­pe­jan la ne­bli­na. Es en esos mo­men­to cuan­do la adre­na­li­na re­co­rre nues­tro cuer­po y nos in­di­ca que de­be­mos su­je­tar fuer­te el vo­lan­te, ace­le­rar y ha­cer los cam­bios con las pa­le­tas. La lle­va­mos en quin­ta y es­ta­mos en los 120 km/h, ba­ja­mos a cuar­ta, se re­vo­lu­cio­na y la agu­ja mar­ca las 6,000 rpm. Ba­ja­mos el vo­lu­men del es­té­reo y el ha­bi­tácu­lo se inun­da de una sin­fo­nía cós­mi­ca pro­por­cio­na­da por su mo­tor V8 twin-tur­bo que en­tre­ga 456 ca­ba­llos de po­ten­cia.

Tra­za­mos va­rias cur­vas y la di­rec­ción es pre­ci­sa, sin ne­ce­si­dad de rea­li­zar es­fuer­zos en el vo­lan­te. Ca­da que la ca­mio­ne­ta en­tra a un vér­ti­ce, lo ha­ce sin com­pli­ca­cio­nes, de he­cho, el án­gu­lo de gi­ro es po­co per­cep­ti­ble. Cuan­do pa­sa­mos la zo­na de ma­yor di­na­mis­mo y nos en­fren­ta­mos a una rec­ta lar­ga, pa­sa­mos al mo­do au­to­má­ti­co y la ca­ja de ocho re­la­cio­nes ha­ce su tra­ba­jo, cam­bia lo an­tes po­si­ble a una mar­cha su­pe­rior y nues­tra es­pal­da lo sa­be, por­que se ad­hie­re al res­pal­do de for­ma sú­bi­ta. Es co­mo sur­car las Plé­ya­des en un par­pa­deo.

Nos da­mos cuen­ta que es el au­to más ve­loz del ca­mino por­que de­vo­ra con fa­ci­li­dad a los vehícu­los a su la­do. De­ja atrás a co­rea­nos, sue­cos, y a otros ale­ma­nes. Por el re­tro­vi­sor so­lo ve­mos una es­te­la de agua que cu­bre la si­lue­ta de los au­tos.

MA­TE­RIA HECHA DE ES­TRE­LLAS

Es­ta cuar­ta ge­ne­ra­ción tie­ne cam­bios im­por­tan­tes con res­pec­to a su an­te­ce­so­ra; en cuan­to a me­di­das cre­ció a lo lar­go, an­cho y al­to pa­ra al­can­zar 4,920 m de lon­gi­tud, 2,000 m de an­chu­ra y 1,762 m de al­tu­ra. Su dis­tan­cia en­tre ejes tam­bién es 4 cm más lar­ga, por lo que ofre­ce más es­pa­cio pa­ra los pa­sa­je­ros —so­bre to­do en las pla­zas tra­se­ras— y de la ca­jue­la. Por den­tro to­do es lu­jo, al­go es­pe­ra­do al tra­tar­se de un BMW, una de las me­jo­res mar­cas a ni­vel glo­bal. Uno de los de­ta­lles don­de se dis­tin­gue el ni­vel pre­mium, por ejem­plo, es la pa­lan­ca de cam­bios, la cual es­tá di­se­ña­da con cris­ta­les de Swa­rovs­ki; en el fon­do de ella se ve una X, que emu­la el bri­llo y po­de­río de las Ge­mas In­fi­ni­tas. Con­for­me tus ojos re­co­rren el in­te­rior, te en­cuen­tras con una pan­ta­lla tác­til de 12.3 pul­ga­das, el ca­rac­te­rís­ti­co man­do idri­ve si­tua­do a po­cos cen­tí­me­tros de la pa­lan­ca de cam­bios. Pa­ra el cua­dro de man­dos, BMW eli­gió la nue­va ins­tru­men­ta­ción di­gi­tal per­so­na­li­za­ble BMW Li­ve Cock­pit Pro­fes­sio­nal, la cual ma­ni­pu­las en sus di­fe­ren­tes me­nús con so­lo apre­tar un bo­tón. Al fon­do del vo­lan­te se re­fle­ja una

pan­ta­lla con di­fe­ren­tes co­man­dos, es­tá el ma­pa de na­ve­ga­ción, in­for­ma­ción del au­to y has­ta del con­te­ni­do mul­ti­me­dia. Otra de las no­ve­da­des pa­ra es­te mo­de­lo, es el Head Up Dis­play, el cual pro­yec­ta grá­fi­cos en 3D de ma­ne­ra ní­ti­da sin en­tor­pe­cer la vi­si­bi­li­dad.

HERALDO DE UNA NUE­VA ERA

La ca­bi­na es­tá lle­na de luz am­bien­te, el te­cho pa­no­rá­mi­co tie­ne lu­ces in­crus­ta­das en el vi­drio, los asien­tos cuen­tan con ca­le­fac­ción y, co­mo men­cio­na­mos, es­tán fo­rra­dos en piel en un tono que con­ju­ga a la per­fec­ción con los ma­te­ria­les de las puer­tas y las in­ser­cio­nes de ma­de­ra del ta­ble­ro. El sis­te­ma de au­dio es­tá a car­go de Har­man Kar­don con 16 al­ta­vo­ces y 464 watts de po­ten­cia; al dar­le play a una can­ción y su­bir el vo­lu­men, el so­ni­do en­vol­ve­rá de for­ma ce­les­tial y uni­for­me el ha­bi­tácu­lo.

En lo que res­pec­ta a la es­té­ti­ca ex­te­rior, los cam­bios son per­cep­ti­bles aun­que no del to­do ra­di­ca­les. Con es­te mo­de­lo, BMW nos ade­lan­ta un po­co el len­gua­je de lo que se­rá su pró­xi­mo bu­que in­sig­nia, el X7. Las lí­neas en es­te SUV son más agre­si­vas que las del mo­de­lo an­te­rior. Des­ta­ca en el vehícu­lo la enor­me pa­rri­lla de­lan­te­ra con los ca­rac­te­rís­ti­cos ri­ño­nes dua­les de la mar­ca, muy cer­ca de los fa­ros con tec­no­lo­gía LED, pe­ro tam­bién lla­man la aten­ción dos li­neas, la pri­me­ra de ellas ubi­ca­da a la mi­tad, la cual desem­bo­ca en los fa­ros tra­se­ros —tam­bién LED— y crea un lla­ma­ti­vo as­pec­to tri­di­men­sio­nal en el desem­bo­que. La se­gun­da lí­nea via­ja en la par­te ba­ja de la ca­rro­ce­ría y do­ta al vehícu­lo de una ima­gen más im­po­nen­te al ver­la de per­fil. Es­ta ver­sión —la M Sport— por­ta­rá de­ta­lles es­té­ti­cos es­pe­cí­fi­cos y con­ta­rá con ri­nes de 22 pul­ga­das.

VIA­JE MÁS ALLÁ DE LA GALAXIA

En el plano técnico, hay no­ve­da­des im­por­tan­tes, co­mo la sus­pen­sión neu­má­ti­ca de do­ble eje, la di­rec­ción ac­ti­va in­te­gral y el pa­que­te Off–road, la cual me­jo­ra las ca­pa­ci­da­des to­do­te­rreno del con­jun­to.

Pa­ra es­ta ver­sión, mon­ta una sus­pen­sión adap­ta­ti­va M, la cual ajus­ta de for­ma in­di­vi­dual el amor­ti­gua­dor a ca­da rue­da y a la ci­ta­da sus­pen­sión neu­má­ti­ca de do­ble eje, con la que la al­tu­ra de la ca­rro­ce­ría po­dría va­riar has­ta en 8 cm.

La tra­ve­sía al vo­lan­te es­tá des­ti­na­da pa­ra que ca­da via­je­ro la dis­fru­te de la me­jor ma­ne­ra po­si­ble; pa­ra ello el vehícu­lo te da cua­tro op­cio­nes, Sport, Com­fort, In­di­vi­dual y Eco. Ade­más, es po­si­ble con­fi­gu­rar y per­so­na­li­zar tu for­ma de ma­ne­jo pa­ra vi­vir una ex­pe­rien­cia ga­lác­ti­ca.

LA CO­MO­DI­DAD im­pe­ra en el ha­bi­tácu­lo. LOS FA­ROS son con ilu­mi­na­ción LED. LA PAN­TA­LLA te da una vi­síon de to­do el en­torno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.