LAN­ZA­MIEN­TO SU­ZU­KI ER­TI­GA

Su­zu­ki Er­ti­ga ace­cha­ba, Ca­la­ve­ran­dia era su mo­ra­da, don­de que­ría ser pre­sen­ta­da, fren­te a gen­te an­he­la­da. Su apa­ri­ción fue una sorpresa, pues pa­ra sie­te pa­sa­je­ros era su proeza, y con la bo­ca abier­ta a to­dos de­jó, con su lin­de­za.

4 Ruedas - - Índice -

El nue­vo in­te­gran­te de la fa­mi­lia ja­po­ne­sa fue pre­sen­ta­do la no­che del Día de Muer­tos (por eso la ca­la­ve­ra del in­tro de es­te tex­to), con un slo­gan que lo di­ce ca­si to­do: “Tu vi­da cre­ce, Su­zu­ki tam­bién”, y pa­ra mues­tra bas­ta el nue­vo Er­ti­ga, ¡sí!, sé que sue­na un po­co ex­tra­ño el nom­bre con el que ha si­do de­ve­la­do, pe­ro con él pla­nea mo­ver a sie­te per­so­nas por un mó­di­co pre­cio; se tra­ta de un vehícu­lo mul­ti­pro­pó­si­to que pro­me­te re­vo­lu­cio­nar el seg­men­to por su ca­pa­ci­dad de car­ga y fun­cio­na­li­dad.

Mé­xi­co es ca­ta­lo­ga­do co­mo el nú­me­ro uno de los mer­ca­dos emer­gen­tes es­te 2018, por lo que la lle­ga­da de vehícu­los a buen pre­cio y fun­cio­na­les se ha vuel­to un ‘hit’, y la apa­ri­ción de la se­gun­da ge­ne­ra­ción de Er­ti­ga ha cau­sa­do rui­do gra­cias a su pro­pues­ta fa­mi­liar, sus bue­nos aca­ba­dos, es­pa­cio y ver­sa­ti­li­dad, pe­ro so­bre to­do, por su pre­cio, que ape­nas re­ba­sa los tres­cien­tos mil pe­sos en la ver­sión to­pe.

El vehícu­lo Mi­ni MPV (mul­tri­pro­pó­si­to) es desa­rro­lla­do y fa­bri­ca­do en In­do­ne­sia, es cons­trui­do so­bre la pla­ta­for­ma del ale­gó­ri­co Swift ja­po­nés lla­ma­da Hear­tect, y pre­su­me de una li­ge­ra cons­truc­ción con un pe­so de ape­nas 1,135 ki­lo­gra­mos que le ayu­dan a fre­nar en una me­nor dis­tan­cia.

La pre­gun­ta del mi­llón: ¿qué tal se ma­ne­ja? Cla­ro que su li­ge­re­za y sus 4.39 me­tros de lar­go se ven re­fle­ja­dos a la ho­ra de to­mar el vo­lan­te y ace­le­rar, y sí, efec­ti­va­men­te la sen­sa­ción de ma­ne­jo es di­fe­ren­te.

MANEJAMOS EN JA­LIS­CO Más allá de sus lí­neas de fuer­za en el co­fre y en los la­te­ra­les y los aca­ba­dos de bue­na ca­li­dad pa­ra su in­te­rior con los lla­ma­ti­vos asien­tos en co­lor bei­ge, su for­ma de ma­ne­jo es pe­cu­liar. En lo par­ti­cu­lar, ten­go un pun­to de re­fe­ren­cia im­por­tan­te y es su com­pe­ten­cia di­rec­ta de otro ja­po­nés, un vehícu­lo que he ma­ne­ja­do por lar­go tiem­po en ca­sa. Aho­ra que he po­di­do con­du­cir Er­ti­ga, pue­do de­cir­les que sí exis­te di­fe­ren­cia en­tre uno y otro no so­la­men­te en ca­rro­ce­ría, aca­ba­dos y equi­pa­mien­to, sino en sus­pen­sión y por lo tan­to en for­ma de ma­ne­jo.

Er­ti­ga no dis­cu­te mu­cho con su ri­val a la ho­ra de ace­le­rar, real­men­te el mo­tor es­tá lo su­fi­cien­te­men­te dis­pues­to pa­ra re­co­rrer ciu­da­des y tra­yec­tos cor­tos con bue­na ve­lo­ci­dad sin exi­gir más, qui­zás ten­drás que pre-

sio­nar un po­co más el ace­le­ra­dor en subidas y en al­gu­nas oca­sio­nes uti­li­zar la pri­me­ra o se­gun­da ve­lo­ci­dad pa­ra una res­pues­ta un po­co más in­me­dia­ta, pe­ro no hay ma­yor di­fi­cul­tad.

Lo in­tere­san­te es­tá en el ti­po de sus­pen­sión, mien­tras una por­ta ba­rra es­ta­bi­li­za­do­ra y le pro­por­cio­na una ri­gi­dez es­truc­tu­ral a la ca­rro­ce­ría, la nue­va Er­ti­ga ofre­ce re­sor­tes he­li­coi­da­les que fun­cio­nan de acuer­do a las in­cle­men­cias del ca­mino, y si a es­to le su­mas ma­yor al­tu­ra y un au­men­to en dis­tan­cia en­tre ejes, su ma­ne­jo se vuel­ve un po­co más vo­lu­ble.

No mal en­tien­dan, no es al­go ne­ga­ti­vo, so­lo un di­fe­ren­cia­dor con­tra sus ri­va­les. MA­YOR CO­MO­DI­DAD Co­mo ya lo di­ji­mos an­tes, su dis­tan­cia en­tre ejes le per­mi­te ma­yor es­pa­cio in­te­rior, así que sus sie­te pa­sa­je­ros irán más có­mo­dos y la en­tra­da a la ter­ce­ra fi­la es mu­cho más ami­ga­ble ya que la puer­ta es más an­cha y el asien­to de la se­gun­da fi­la se des­li­za va­rios cen­tí­me­tros pá­ra fa­ci­li­tar el ac­ce­so.

To­dos los asien­tos son re­cli­na­bles, aba­ti­bles y es­tán mon­ta­dos so­bre un pi­so plano, lo que per­mi­te lo­grar di­fe­ren­tes con­fi­gua­ra­cio­nes pa­ra car­ga, in­clu­yen­do el es­pa­cio del do­ble fon­do con­si­guien­do una ca­pa­ci­dad de car­ga de 199 li­tros con to­das las ban­cas en su lu­gar, has­ta po­co más de 800 li­tros con las dos fi­las de asien­tos ple­ga­dos.

Es un mo­de­lo que por su ver­sa­ti­li­dad pue­de en­ca­jar tan­to pa­ra las ne­ce­si­da­des ac­tua­les de las fa­mi­lias me­xi­ca­nas, co­mo vehícu­lo uti­li­ta­rio pa­ra ne­go­cios, sien­do sus prin­ci­pa­les mer­ca­dos ob­je­ti­vos: fa­mi­lias gran­des, así co­mo mu­je­res em­pren­de­do­ras y mul­ti­fa­cé­ti­cas que bus­can apro­ve­char to­dos los es­pa­cios que es­te vehícu­lo pro­por­cio­na.

MÁS ATRI­BU­TOS El mo­de­lo ja­po­nés por­ta un con­jun­to de lu­ces de ha­ló­geno, acom­pa­ña­do de fa­ros de nie­bla y lu­ces tra­se­ras Full Led, tan­to en la luz de stop co­mo en los cuar­tos. In­cor­po­ra atri­bu­tos de lu­jo en­tre los que des­ta­can:

2,740 mm

in­ser­tos ti­po ma­de­ra en el ta­ble­ro y las puer­tas, un sis­te­ma de in­fo-en­tre­te­ni­mien­to de sie­te pul­ga­das con co­nec­ti­vi­dad Car­play y An­droid Au­to, y vo­lan­te con ajus­te de al­tu­ra fo­rra­do en piel.

Co­mo par­te del equi­pa­mien­to, Er­ti­ga cuen­ta con sis­te­ma Key­less Push Start, es­pe­jos aba­ti­bles eléc­tri­ca­men­te, ven­ti­las pa­ra be­bi­das en la pri­me­ra fi­la y sa­li­das de ai­re acon­di­cio­na­do pa­ra la se­gun­da y ter­ce­ra fi­la, así co­mo un to­ma­co­rrien­te de 12 volts en la se­gun­da fi­la. Otro pun­to des­ta­ca­ble es la efi­cien­cia de su mo­tor de 1.5 li­tros que per­mi­te un ren­di­mien­to de com­bus­ti­ble de 17.4 km/l. Su po­ten­cia es de 103 bhp y se aco­pla a una ca­ja au­to­má­ti­ca de cua­tro ve­loi­da­des o una ma­nual de cin­co.

Er­ti­ga lle­gó a la red de dis­tri­bui­do­res Su­zu­ki en Mé­xi­co el 10 de no­viem­bre y se ven­de en tres ver­sio­nes: GLX AT $309,990, GLS AT $289,990 y GLS MT $269,990.

185/65 R15

DOS AIRBAGS pa­ra sus tres ver­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.