EN CLA­SE PRE­MIER

VIAJAMOS A ALE­MA­NIA PA­RA CO­NO­CER EL NUE­VO AU­DI A8, UN AU­TO­MÓ­VIL QUE BIEN PO­DRÍA SER TU LU­GAR PRE­FE­RI­DO DEL MUN­DO POR EL LU­JO Y CO­MO­DI­DAD QUE OFRE­CE.

4 Ruedas - - Prueba A Fondo -

Dis­ney­land es la tie­rra de las fan­ta­sías y don­de los sue­ños se ha­cen reali­dad, y en el cual uno se pue­de per­der por ho­ras. Muy si­mi­lar fue nues­tra ex­pe­rien­cia al cas­ti­llo de Neusch­wans­tein a los man­dos del nue­vo Au­di A8, no se tra­ta úni­ca­men­te del bu­que in­sig­nia de la mar­ca de los cua­tro aros, sino de una obra de ar­te, crea­da pa­ra re­yes.

Tal vez el cas­ti­llo de Neusch­wans­tein no les sue­ne de­ma­sia­do, pe­ro es en el que se ba­só Dis­ney pa­ra crear su enig­má­ti­ca cons­truc­ción que ador­na ca­da uno de sus par­ques y que ve­mos en la in­tro­duc­ción de ca­da una de sus pe­lí­cu­las.

UN GOL­PE DE SUER­TE

Cuan­do via­jé a Ale­ma­nia pa­ra pro­bar la nue­va Q3, mis­ma que fue por­ta­da de 4Rue­das en la edi­ción de oc­tu­bre, Au­di nos fa­ci­li­tó a mí y a otro reportero lle­gar un día an­tes pa­ra pro­bar A8. Sin em­bar­go, por una con­fu­sión no pu­di­mos ha­cer­lo en el día pro­gra­ma­do y, en cam­bio, nos pres­ta­ron un A6 (que les trae­re­mos en el pró­xi­mo nú­me­ro) y uti­li­za­mos un po­co del tiem­po so­bran­te pa­ra vi­si­tar el Ok­to­ber­fest.

La suer­te pa­re­cía no es­tar a nues­tro fa­vor ya que el via­je úni­ca­men­te era de tres días, dos de ellos pa­ra Q3 y uno adi­cio­nal don­de vi­si­ta­ría­mos el cas­ti­llo man­da­do a cons­truir por Luis II de Ba­vie­ra.

Pe­ro na­da en la vi­da es­tá es­cri­to con un pun­to fi­nal, y de for­ma afor­tu­na­da tu­vi­mos la op­ción de po­ner­le las ma­nos al más fuer­te de la fa­mi­lia en la úl­ti­ma jor­na­da de nues­tra es­tan­cia en Mu­nich. La des­ven­ta­ja es que no po­dría­mos per­der­nos por­que, de ha­cer­lo, ve­ría­mos co­mo nues­tro avión a Mé­xi­co des­pe­ga­ba sin no­so­tros.

PER­FIL Au­dia8 Nom­bre] [ 2018 mo­de­lo] [Año 7 Bmw­se­rie cia] Com­pe­ten S. [ s-benz­cla­se Mer­ce­de y

Cuan­do el Au­di A8 lle­gó a la bahía don­de lo es­pe­rá­ba­mos me enamo­ró. Lo pri­me­ro que me cau­ti­vó fue el fron­tal con el nue­vo di­se­ño de la fa­mi­lia Sin­gle­fra­me, aho­ra en una po­si­ción más ba­ja y an­cha que, en com­bi­na­ción con el es­ti­lo de los fa­ros, con tec­no­lo­gía HD Ma­trix LED, da un as­pec­to de­por­ti­vo y po­de­ro­so.

La par­te tra­se­ra tam­bién cau­ti­va por el con­jun­to de tec­no­lo­gías en la ilu­mi­na­ción, pe­ro tam­bién por la sin­cro­ni­za­ción con que ac­túan. Au­di no so­lo co­lo­có lu­ces por­que sí, sino que creó lo que ellos de­fi­nen co­mo una “dan­za co­reo­grá­fi­ca” con el sis­te­ma OLED.

A LA TIE­RRA DE LA FAN­TA­SÍA

El via­je de ida de ca­si 120 ki­ló­me­tros me to­có ha­cer­lo de pa­sa­je­ro. Al abrir la puer­ta era co­mo en­trar a la ha­bi­ta­ción de un rey; am­plio es­pa­cio en asien­tos fa­bri­ca­dos en piel, ta­ble­ro con ter­mi­na­cio­nes en ma­de­ra y piel, so­ni­do Bang & Oluf­sen de 17 al­ta­vo­ces y car­ga­dor inalám­bri­co pa­ra el smartp­ho­ne.

La fi­la tra­se­ra de asien­tos es tan es­pa­cio­sa que los ocu­pan­tes via­ja­rán co­mo prín­ci­pes, in­clu­so con el con­duc­tor y el co­pi­lo­to con el má­xi­mo des­plie­gue de pier­nas.

Ad­mi­to que en mi turno co­mo acom­pa­ñan­te dis­fru­té las di­ver­sas op­cio­nes de ma­sa­je con las que cuen­ta el vehícu­lo. La re­la­ja­ción lle­gó a tal ni­vel que por unos ins­tan­tes me dor­mí.

Des­pués de ca­si ho­ra y me­dia de ca­mino el cas­ti­llo de Neusch­wans­tein se abría pa­so en­tre las nu­bes. En ese bre­ve ins­tan­te pen­sé que Au­di A8 es­tá pensando pa­ra dis­fru­tar­lo co­mo via­je­ro más que co­mo con­duc­tor.

CA­RRUA­JE REAL

Des­pués de re­co­rrer la in­con­clu­sa cons­truc­ción del Rey Lo­co, fue mi turno de to­mar los con­tro­les del A8. En mi con­tra te­nía que de­bía lle­gar al ae­ro­puer­to de Mu­nich en dos ho­ras exac­tas, pe­ro jus­to al tiem­po en que la ho­ra pi­co se pre­sen­ta­ba.

Al to­mar el vo­lan­te la ca­bi­na me cau­ti­vó por la in­va­sión to­tal de lo di­gi­tal con tres pan­ta­llas, dos pa­ra el sis­te­ma de in­foen­tre­te­ni­mien­to.

Al fren­te te­ne­mos el Au­di vir­tual cock­pit con una pan­ta­lla con re­so­lu­ción full HD que se agra­de­ce al mo­men­to de ver re­fle­ja­do el ma­pa del GPS.

Con el tiem­po en con­tra em­pe­cé el re­co­rri­do. Apro­ve­chan­do que los pri­me­ros ki­ló­me­tros eran tran­qui­los ac­ti­ve de nue­va cuen­ta el ma­sa­je pa­ra el con­duc­tor, lo cual re­du­jo mi es­trés de la pri­me­ra ho­ra cuan­do una gran can­ti­dad de vehícu­los nos re­tra­sa­ron.

Al lle­gar a la au­to­bahn (au­to­pis­ta en Ale­ma­nia) era el mo­men­to de re­cu­pe­rar tiem­po. Apre­té a fon­do el ace­le­ra­dor y sa­qué lo me­jor del mo­tor tur­bo­car­ga­do V6 3.0L de 340 ca­ba­llos de fuer­za. En po­co tiem­po ya es­ta­ba

SABÍAS QUE... El nue­vo A8 cuen­ta con un to­tal de 24 sen­so­res que sir­ve pa­ra ayu­dar al con­tro­la­dor cen­tral de asis­ten­cia a la con­duc­ción pa­ra to­mar las me­di­das ne­ce­sa­rias pa­ra el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to de los nue­vos sis­te­mas, lo que lle­va a un ma­ne­jo más se­gu­ro.

por en­ci­ma de los 180 km/h, pe­ro lo me­jor era la sen­sa­ción de­por­ti­va que ofre­cía. Por fue­ra el A8 se ve co­mo un mons­tro, pe­ro tie­ne la agi­li­dad de un ca­ba­llo pu­ra san­gre.

Es­ta sen­sa­ción de ma­ne­jo se lo­gra gra­cias a la di­rec­ción di­ná­mi­ca en las cua­tro rue­das y la sus­pen­sión ac­ti­va pre­dic­ti­va. Ade­más, la com­po­si­ción del cha­sis con alu­mi­nio, ace­ro, fi­bra de car­bón y mag­ne­sio li­viano, ayu­dan a la re­sis­ten­cia y a la ri­gi­dez

Fue en ese mo­men­to que pen­sé que era una ton­te­ría ir de pa­sa­je­ro, lo me­jor era es­tar en el asien­to del con­duc­tor.

La res­pues­ta en cur­vas era me­jor de lo es­pe­ra­do pa­ra un vehícu­lo de es­tas di­men­sio­nes.

En cuan­to a la se­gu­ri­dad no hay que te­mer ya que cuen­ta con apro­xi­ma­da­men­te 40 sis­te­mas pa­ra asis­tir al con­duc­tor y lle­var­lo a ca­sa sano y sal­vo.

Con la no­che ca­yen­do lle­ga­mos al ae­ro­puer­to de Mu­nich. Al ba­jar co­rrió una lá­gri­ma por mi ojo por­que ni si­quie­ra la pri­me­ra cla­se de la ae­ro­lí­nea por la que via­ja­ría­mos fue tan có­mo­da co­mo las cua­tro ho­ras que pa­sé con el Au­di A8.

SABÍAS QUE... Los ocu­pan­tes de la fi­la tra­se­ra de asien­tos cuen­tan con su pro­pio con­trol de­no­mi­na­do Rear Seat Re­mo­te, una pan­ta­lla tác­til que per­mi­te a los via­je­ros con­tro­lar fun­cio­nes co­mo cli­ma­ti­za­ción, la po­si­ción de los asien­tos, la ilu­mi­na­ción, el con­trol de la ra­dio, las lu­ces de lec­tu­ra Ma­trix LED, así co­mo las fun­cio­nes de ma­sa­je.

SO­NI­DO Cuen­ta con un to­tal de 23 al­ta­vo­ces de la mar­ca Bang & Oluf­sen que per­mi­ten una ex­pe­rien­cia tri­di­men­sio­nal. VO­LAN­TE Fo­rra­do en piel cuen­ta con di­ver­sos bo­to­nes pa­ra el con­trol no so­lo del sis­te­ma de in­foen­tre­te­ni­mien­to, sino tam­bién de al­gu­nos asis­ten­tes de ma­ne­jo y de se­gu­ri­dad. CLUS­TER DI­GI­TAL Gra­cias a una pan­ta­lla LCD de 12.3 pul­ga­das el sis­te­ma Au­di Vir­tual Cock­pit per­mi­te que el con­duc­tor ten­ga una va­rie­dad de in­for­ma­ción en el clus­ter, des­de la clá­si­ca vis­ta de la ve­lo­ci­dad y re­vo­lu­cio­nes por mi­nu­to, pa­san­do por el sis­te­ma de en­tre­te­ni­mien­to, e in­clu­so re­fle­jan­do el sis­te­ma de na­ve­ga­ción. SIS­TE­MA MMI La pan­ta­lla su­pe­rior es de 10.1 pul­ga­das y con una re­so­lu­ción de 1540x720 pi­xe­les. Me­dian­te ella se pue­de con­tro­lar to­do el sis­te­ma de in­foen­tre­te­ni­mien­to.

La pan­ta­lla in­fe­rior de 8.6 pul­ga­das tie­ne una re­so­lu­ción de 1280x660 pí­xe­les e in­te­gra otras fun­cio­nes co­mo el con­trol del sis­te­ma de ai­re acon­di­cio­na­do y de co­mo­di­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.