Adiós san­cio­nes HO­LA eco­nó­mi­cas, FO­TO­CÍ­VI­CAS

En no­viem­bre pa­sa­do, Clau­dia Shein­baum Je­fa de Go­bierno de la Ciu­dad de Mé­xi­co, co­mu­ni­có que el sis­te­ma de fo­to­mul­tas vía san­cio­nes eco­nó­mi­cas des­apa­re­ce y en su lu­gar, se apli­ca­rá un mecanismo lla­ma­do ‘Fo­to­cí­vi­cas’.

4 Ruedas - - Especial -

En un prin­ci­pio el sis­te­ma te otor­ga­rá 10 pun­tos (co­mo si fue­se de un vi­deo­jue­go), y se irán per­dien­do en ca­da in­cum­pli­mien­to vial o in­frac­ción que reali­ce el con­duc­tor, mien­tras que los au­to­mo­vi­lis­tas más apli­ca­dos en edu­ca­ción vial re­ci­bi­rán un re­co­no­ci­mien­to.

Así, en lu­gar de pa­gar las san­cio­nes con di­ne­ro, se bus­ca­rá ¿Có­mo fun­cio­na el nue­vo sis­te­ma? Con la pér­di­da de los dos pri­me­ros pun­tos el con­duc­tor re­ci­bi­rá una no­ti­fi­ca­ción, al so­bre­pa­sar es­te ran­go co­men­za­rán las san­cio­nes.

Si el con­duc­tor co­me­te tres in­frac­cio­nes (pier­de tres pun­tos), de­be to­mar un cur­so bá­si­co de ma­ne­jo en lí­nea.

En ca­so de que al­can­ce cua­tro in­frac­cio­nes de­be­rá to­mar un cur­so avan­za­do y al lle­gar a cin­co de­be­rá de to­mar un cur­so pre­sen­cial de sen­si­bi­li­za­ción me­jo­rar tus con­duc­tas con cur­sos de edu­ca­ción vial y tra­ba­jos co­mu­ni­ta­rios, se­gún un vi­deo pu­bli­ca­do por el go­bierno de CDMX.

Con la apli­ca­ción del nue­vo sis­te­ma, el cual se im­ple­men­ta a par­tir de es­te 1 de enero, se bus­ca erra­di­car la co­rrup­ción del vi­si­ble ne­go­cio de las fo­to­mul­tas, con el ob­je­ti­vo de dis­mi­nuir los ac­ci­den­tes au­to­mo­vi­lís­ti­cos, se­ña­ló Shein­baum. so­bre ac­ci­den­tes au­to­mo­vi­lís­ti­cos.

A par­tir de las seis in­frac­cio­nes, el con­duc­tor afec­ta­do es­ta­rá obli­ga­do a cum­plir dos ho­ras de ser­vi­cio co­mu­ni­ta­rio co­la­bo­ran­do a pin­tar es­cue­las, par­ques, se­ña­les via­les, etc. Las san­cio­nes po­drán lle­gar has­ta las 10 ho­ras de ser­vi­cio co­mu­ni­ta­rio en ca­so de re­in­ci­dir.

Si no cum­ples con las san­cio­nes, no po­drás ve­ri­fi­car tu co­che y no po­drás cir­cu­lar en la CDMX. 4R

Bien di­cen que ja­más de­be­mos ol­vi­dar a los hé­roes, aque­llos que for­ja­ron nues­tra his­to­ria y los cua­les ci­men­ta­ron las ba­ses de lo que hoy so­mos. Pa­ra As­ton Mar­tin, el icó­ni­co DBR1 es­tá en los anales de sus más im­por­tan­tes re­la­tos.

El DBR1 se con­sa­gró ga­na­dor de la épi­ca fi­nal de las 24 ho­ras de Le Mans de 1959. Es por es­ta ra­zón, que la di­vi­són Q de As­ton Mar­tin, de­ci­dió ho­me­na­jear­lo con una edi­ción es­pe­cial li­mi­ta­da a 24 uni­da­des, la cual evo­ca ca­da ho­ra de sa­cri­fi­cio en la le­gen­da­ria ca­rre­ra de re­sis­ten­cia.

REENCARNACIÓN

Cons­trui­do a par­tir del DBS Su­per­leg­ge­ra, el lla­ma­do “DBS 59”, tie­ne ca­rac­te­ris­ti­cas tan par­ti­cu­la­res co­mo fas­ci­nan­tes. La im­ple­men­ta- ción de ma­te­ria­les in­te­rio­res, (bas­tan­te ele­gan­tes por cier­to) y he­chos a mano, re­mi­ten in­va­riabl­men­te al le­gen­da­rio DBR1 y nos ha­cen re­cor­dar su épi­ca vic­to­ria.

El co­lor de la ca­rro­ce­ría es nos­tal­gia pu­ra. El ‘Ra­cing Green’ del DBR1 es to­tal­men­te iden­ti­fi­ca­ble y nos trans­por­ta al año 1959 cuan­do to­có el cie­lo con las ma­nos. A la par, el DBS 59 pre­sen­ta unas ba­rras su­pe­rio­res en fi­bra de car­bón con aca­ba­do bri­llan­te.

CLÁ­SI­CO

Al in­te­rior, la piel es una in­vi­ta­ción al pa­sa­do. El te­ji­do ins­pi­ra­do en el ma­te­rial del asien­to del DBR1 ori­gi­nal, se uti­li­za pa­ra re­for­zar los res­pal­dos de los asien­tos y las in­ser­cio­nes en las puer­tas.

No po­dían fal­tar, los acen­tos ver­des de com­pe­ti­ción que inun­dan el in­te­rior, así co­mo los res­pal­dos bor­da­dos con el lo­go­ti­po “DBS 59”.

Los de­ta­lles en bron­ce se des­plie­gan es­tra­té­gi­ca­men­te tan­to den­tro co­mo fue­ra del vehícu­lo, es­pe­cí­fi­ca­men­te en la pa­rri­lla fron­tal, así co­mo en el ale­rón y los ri­nes, sin de­jar pa­sar un equi­po de fre­nos de al­to ren­di­mien­to con ca­li­bra­do­res en el mis­mo tono. Me­cá­ni­ca­men­te se man­tie­ne in­tac­to res­pec­to al DBS Su­per­leg­ge­ra de se­rie, es de­cir mon­ta un pro­pul­sor V12 so­brea-

SABÍAS QUE... El mí­ti­co DBR1 lle­gó a lo más al­to du­ran­te las 24 ho­ras de Le Mans en el le­jano año de 1959. Re­cor­dar es vi­vir. El tono ‘Ra­cing Green’ de es­ta edi­ción es­pe­cial rin­de ho­me­na­je al DBR1 de an­ta­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.