IN­FRA­ES­TRUC­TU­RA Y DI­SE­ÑO IN­SU­FI­CIEN­TE

Los ac­ci­den­tes via­les en Mé­xi­co de­ja­ron pér­di­das por

4 Ruedas - - Reportaje -

Acor­de con especialistas, el di­se­ño de las ma­yo­ría de las ur­bes en el país si­gue sien­do dé­bil e in­su­fi­cien­te pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de las per­so­nas (ci­clis­tas y pea­to­nes) en sus tras­la­dos co­ti­dia­nos. “Pe­ro no só­lo las ca­lles de­ben cam­biar: es in­dis­pen­sa­ble aten­der de ma­ne­ra in­te­gral los pi­la­res del De­ce­nio de Ac­ción pa­ra la Se­gu­ri­dad Vial de las Na­cio­nes Uni­das (sus­cri­tos por el go­bierno me­xi­cano) con es­pe­cial én­fa­sis en el primer y ter­cer pi­lar: ges­tión de la se­gu­ri­dad vial y vehícu­los más se­gu­ros, res­pec­ti­va­men­te”, ad­vier­ten.

Ac­ti­vis­tas es­pe­cia­li­za­dos en mo­vi­li­dad afir­man que a pe­sar de que la Ciu­dad de Mé­xi­co cuen­ta con un Pro­gra­ma In­te­gral de Se­gu­ri­dad Vial, que abar­ca ade­cua­da­men­te es­tos pi­la­res, la sa­lien­te ad­mi­nis­tra­ción no fue ca­paz de im­ple­men­tar efi­caz­men­te to­das las ac­cio­nes que lo in­te­gran, lo cual se ve re­fle­ja­do en las le­sio­nes gra­ves y muer­tes que ocu­rren a dia­rio en las ca­lles.

en las llan­tas no ap­tas pa­ra los dé­bi­les de co­ra­zón. Es in­dis­pen­sa­ble no re­tra­sar­se, pues la úni­ca for­ma de se­guir la ru­ta sin ex­tra­viar­se es no per­der de vis­ta al que va de­lan­te de no­so­tros.

En la si­guien­te jor­na­da sa­li­mos a otra ca­de­na mon­ta­ño­sa que pre­sen­ta­ba las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas de te­rreno que la pri­me­ra; tre­pa­das de ro­ca, pe­ro en al­gu­nas par­tes de po­ca ad­he­ren­cia don­de los Jeep que­da­ban ba­lan­ceán­do­se con el rui­do de los neu­má­ti­cos pa­ti­nan­do, es­pe­ran­do el mo­men­to pa­ra lo­grar lle­gar a la ci­ma.

La prue­ba mas com­pli­ca­da es­ta­ba por co­men­zar. Uno a uno avan­za­ban por un as­cen­so cur­va­do de gran lon­gi­tud, los cua­les de­bían co­lo­car las llan­tas del la­do de­re­cho so­bre la aris­ta y apo­yan­do las iz­quier­das con­tra la pa­red, una ma­la apli­ca­ción de la téc­ni­ca de con­duc­ción oca­sio­na­ba da­ños en los cos­ta­dos e in­clu­si­ve vol­car, en es­tos mo­men­tos es cuan­do la vi­da de­pen­de de los neu­má­ti­cos, BFGOO­drich hi­zo po­si­ble es­te sue­ño gra­cias a su ad­he- ren­cia y trac­ción ex­cep­cio­nal. La gran ex­pe­rien­cia de los equi­pos me­xi­ca­nos, hi­zo sen­tir aquel fer­vor del “si se pue­de” cul­mi­nan­do la ha­za­ña con la vic­to­ria.

RE­TO ARCH DELICATE

El re­to cul­mi­nó con una prue­ba que con­sis­tió en lle­gar, a tra­vés de un sen­de­ro, a un des­ni­vel en as­cen­so de más de cua­tro kms a una de las ru­tas más her­mo­sas del mun­do: el Ar­co De­li­ca­do, el cual es de pie­dra are­nis­ca y por des­gra­cia es­tá en un pro­ce­so de ero­sión. Tie­ne 20 me­tros de al­to y en el pun­to más es­tre­cho po­see un es­pe­sor de 2 me­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.