DUL­CE PLA­CER

Una con­fu­sión nos per­mi­tió te­ner en nues­tras ma­nos el nue­vo Au­di A6 que lle­ga­rá en pró­xi­mas se­ma­nas a Mé­xi­co, un se­dán que, a pe­sar de sus di­men­sio­nes, nos mues­tra que el ta­ma­ño no im­por­ta pa­ra la di­ver­sión.

4 Ruedas - - Indice -

Es­te vehícu­lo no so­lo te brin­da lu­jo y se­gu­ri­dad, sino tam­bién un ma­ne­jo de­por­ti­vo.

Las me­jo­res co­sas de la vi­da lle­gan por sor­pre­sa, eso me lo han en­se­ña­do los años. Cuan­do via­jé a pro­bar el nue­vo Au­di Q3 a Ita­lia en el úl­ti­mo tri­mes­tre de 2018 sa­lí con días de an­te­la­ción pa­ra es­tar un día ex­tra en Ale­ma­nia, es­pe­cí­fi­ca­men­te en Mu­nich, y te­ner la for­tu­na de pro­bar el nue­vo A8.

Los pla­nes no fue­ron lo es­pe­ra­do y, al mo­men­to de lle­gar a la se­de de Au­di en el ae­ro­puer­to de Mu­nich me en­con­tré con la sor­pre­sa de que por un pa­pe­leo erró­neo la uni­dad que me pres­ta­rían no es­ta­ba dis­po­ni­ble. Sin em­bar­go, el per­so­nal de la mar­ca de los cua­tro aros bus­ca­ría una so­lu­ción al pro­ble­ma.

Me in­for­ma­ron que, con tris­te­za, no te­nían un A8 dis­po­ni­ble, pe­ro en cam­bio, y so­lo si lo desea­ba, po­dían pres­tar­me un nue­vo Au­di A6 pa­ra dis­fru­tar el día. Sin du­dar­lo lo to­mé, con la úni­ca du­da de a dón­de ir con él.

No pa­sa­ron mu­chos mi­nu­tos cuan­do mi men­te re­cor­dó que Aus­tria, y en es­pe­cial Salz­bur­go, no es­ta­ban muy le­jos de Mu­nich. He te­ni­do la for­tu­na de es­tar dos oca­sio­nes en esa her­mo­sa ciu­dad, don­de el cho­co­la­te y los pai­sa­jes en­dul­zan la vi­da de has­ta la per­so­na más amar­ga. Con la idea de

te­ner la di­cha de es­tar ahí por ter­ce­ra vez em­pren­dí el ca­mino.

Lle­gar ahí no es di­fí­cil, uno pue­de se­guir los le­tre­ros que in­di­can Salz­bur­go, pe­ro en Ale­ma­nia, y en es­pe­cial con Au­di, es me­jor uti­li­zar su sis­te­ma de na­ve­ga­ción in­clui­do, ya que ofre­ce una ac­tua­li­za­ción de obras en el ca­mino, in­di­ca­do­res de lí­mi­te de ve­lo­ci­dad, en­tre otra in­for­ma­ción que lle­van a to­mar el me­jor ca­mino. Ben­di­to pri­mer mun­do.

Ope­rar el sis­te­ma de in­foen­tre­te­ni­mien­to re­sul­ta un pla­cer en el nue­vo Au­di A6. La mar­ca co­lo­có su re­co­no­ci­do sis­te­ma MMI Na­ve­ga­ción plus, que cons­ta de dos pan­ta­llas- una en la par­te su­pe­rior de 10.1 pul­ga­das y otra en la zo­na in­fe­rior de 8.6 pul­ga­das, des­de don­de se con­tro­la el en­tre­te­ni­mien­to, así co­mo la cli­ma­ti­za­ción o in­clu­so el sis­te­ma de ma­sa­je en los asien­tos de­lan­te­ros, en­tre otras fun­cio­nes.

Pa­ra quie­nes no es­tán fa­mi­lia­ri­za­dos con es­ta cla­se de sis­te­ma re­sul­ta­rá sen­ci­llo; es co­mo uti­li­zar una ta­ble­ta, con una al­ta ca­pa­ci­dad de per­so­na­li­za­ción.

No me de­ten­dré en ha­blar de la re­no­va­ción de la ca­bi­na por­que es sim­ple: lu­jo y ele­gan­cia en to­dos los sen­ti­dos. Uso de ma­te­ria­les pre­mium que se­du­cen al tac­to, in­ser­cio­nes de ma­de­ra, un nue­vo di­se­ño de asien­tos que te apa­pa­chan mien­tras con­du­ces, y un aco­mo­do que te ha­ce sen­tir en una ha­bi­ta­ción de un ho­tel cin­co es­tre­llas, re­su­men la gran ex­pe­rien­cia que es es­tar a bor­do de es­te vehícu­lo, don­de el des­ha­go de pier­nas re­sul­ta in­creí­ble.

A LA TIE­RRA DE RED BULL

Po­cos lo sa­ben, pe­ro Salz­bur­go es don­de na­ció el im­pe­rio de Red Bull. El des­tino es­ta­ba a dos ho­ras ca­mino, así que no ha­bía tiem­po que per­der. Al en­cen­der el se­dán no­te que no pro­du­cía un gran so­ni­do en el arran­que, es­to a pe­sar de con­tar con un mo­tor tur­bo­car­ga­do V6 3.0L de 340 ca­ba­llos de fuer­za. Uno po­dría de­silu­sio­nar­se, pe­ro hay una ra­zón de tras­fon­do, la elec­tri­fi­ca­ción de es­te co­ra­zón.

AU­DI A6 es to­do un vehícu­lo in­te­li­gen­te y tie­ne ca­pa­ci­dad de me­mo­ria has­ta pa­ra sie­te con­duc­to­res, se­gún las pre­fe­ren­cias de ca­da usua­rio.

Au­di ha in­ver­ti­do mu­cho en in­ves­ti­ga­ción, no so­lo pa­ra crear vehícu­los eléc­tri­cos co­mo el e-tron, sino pa­ra que es­ta tec­no­lo­gía ayu­de a los mo­to­res com­bus­tión in­ter­na; así sur­gió la tec­no­lo­gía mild-hy­brid (MHEV), que per­mi­te que un mo­tor eléc­tri­co ac­cio­na­do por co­rrea, y que re­cu­pe- ra la ener­gía del fre­na­do pa­ra al­ma­ce­nar­la en una ba­te­ría de io­nes-li­tio, to­mé la fun­ción del al­ter­na­dor. Es­te sis­te­ma asis­te en mo­men­tos co­mo el arran­que o cuan­do el vehícu­lo se en­cuen­tre por iner­cia en una ve­lo­ci­dad en­tre 55 y 160 km/h re­du­cien­do el con­su­mo de com­bus­ti­ble en

ca­si un li­tro por ca­da 100 ki­ló­me­tros, se­gún da­tos de la mar­ca.

Ya en mar­cha, de in­me­dia­to nos en­con­tra­mos con una au­to­pis­ta. Una de las gran­des ven­ta­jas de Ale­ma­nia es que las au­to­banhs tie­nen zo­nas sin lí­mi­te de ve­lo­ci­dad, por lo que uno pue­de ir tan rá­pi­do co­mo se sien­ta se­gu­ro. A bor­do de es­te mo­de­lo de la mar­ca de los cua­tro aros me sen­tía co­mo si tu­vie­ra una ar­ma­du­ra que, ni el más fe­roz dra­gón po­dría de­rre­tir. Hun­dí el pie en el ace­le­ra­dor y apro­ve­chan­do las pa­le­tas de cam­bio al vo­lan­te, que ope­ran la trans­mi­sión S tro­nic de sie­te mar­chas, al­can­cé los 190 km/h.

Pe­ro ¿qué sir­ve la ve­lo­ci­dad sin una co­rrec­ta eje­cu­ción? Pa­ra quie­nes pien­sen que A6 pue­de no ser ágil por sus 4.9 me­tros de lar­go y 1.8 me­tros de an­cho, se lle­va­rá una sor­pre­sa. La for­ma ex­te­rior, don­de des­ta­can las lí­neas ele­gan­tes de­por­ti­vas, la pa­rri­lla clá­si­ca de la fir­ma con gran­des di­men­sio­nes y una po­si­ción ba­ja, así co­mo ai­res pro­mi­nen­tes, son ape­nas la aper­tu­ra.

La trac­ción quat­tro jun­to con los nue­vos ejes y la sus­pen­sión neu­má­ti­ca adap­ta­ti­va (op­cio­nal) con­vier­ten en es­te vehícu­lo de lu­jo en un ga­ta­ti­to es­cu­rri­di­zo. Sus di­men­sio­nes en­ga­ñan, pe­ro al mo­men­to de ma­ne­jo Au­di hi­zo to­do lo po­si­ble pa­ra que, quien es­té al vo­lan­te, sien­ta que trae un A3. Lo con­si­guie­ron con cre­ces.

El ma­ne­jo de­por­ti­vo ad­quie­re un nue­vo sig­ni­fi­ca­do con la sus­pen­sión neu­má­ti­ca adap­ta­ti­va. Al ini­cio el vehícu­lo se en­cuen­tra a 20mm más cer­ca del sue­lo que con la sus­pen­sión de se­rie, mien­tras que cuan­do cru­za los 120 km/h re­du­ce es­to 10 mm más, me­jo­ran­do el cen­tro de gra­ve­dad, la ae­ro­di­ná­mi­ca y la es­ta­bi­li­dad. El re­sul­ta­do es con­fian­za ab­so­lu­ta en ca­da ma­nio­bra.

Con es­tas cua­li­da­des al­can­za­mos la fron­te­ra con Aus­tria en me­nos del tiem­po es­ta­ble­ci­do. Las mon­ta­ñas co­men­za­ban a mos­trar un po­co de nie­ve en la ci­ma, pe­ro el cli­ma era per­fec­to pa­ra des­pla­zar el te­cho pa­no­rá­mi­co.

CON­FIAN­ZA PLE­NA

Au­di do­tó a su nue­vo A6 de di­ver­sos asis­ten­tes a la con­duc­ción, em­pe­zan­do por el de con­duc­ción adap­ta­ti­vo, que cons­ta del con­trol de cru­ce­ro adap­ta­ti­vo y el sis­te­ma de man­te­ni­mien­to de ca­rril (a cual­quier ve­lo­ci­dad), pa­ra se­guir de for­ma ca­si au­to­má­ti­ca a otro vehícu­lo, man­te­nien­do una dis­tan­cia es­ta­ble­ci­da por no­so­tros.

Por mo­men­tos de­ja­mos que el vehícu­lo hi­cie­ra uso de es­tos sis­te­mas. Des­ta­ca la se­gu­ri­dad con la que si­gues las lí­neas, e in­clu­so pue­de rea­li­zar el cur­veo del au­tó­mo­vil. Ca­be des­ta­car que aún no se tra­ta de un ma­ne­jo au­tó­no­mo, pe­ro es un buen pa­so pa­ra ofre­cer co­mo­di­dad.

Al lle­gar a la fron­te­ra aus­tria­ca de­ci­dí no con­ti­nuar. El pai­sa­je con in­creí­bles mon­ta­ñas y la­gos es­ta­ba pre­sen­te des­de los pri­me­ros ki­ló­me­tros. No ha­bía ne­ce­si­dad de ir más allá y pre­fe­rí ex­plo­rar los po­bla­dos cer­ca­nos, don­de de nue­vo que­dé enamo­ra­do de Aus­tria.

Con un cho­co­la­te pa­ra el ca­mino em­pren­dí el re­gre­so a Mu­nich. Ya con la con­fian­za del vehícu­lo ace­le­ré has­ta al­can­zar los 200 km/h. La sen­sa­ción de ve­lo­ci­dad so­lo la te­nía por­que el ve­lo­cí­me­tro así lo re­ve­la­ba, pe­ro en el ma­ne­jo me sen­tía se­gu­ro.

Al re­gre­sar­lo a Au­di agra­de­cí el ges­to de es­te prés­ta­mo de úl­ti­mo mi­nu­to. Re­sul­tó una gran ex­pe­rien­cia.

Se­gún sus alle­ga­dos, el au­to fa­vo­ri­to de Mer­cury era es­te 420 SEL, el cual se ca­rac­te­ri­za­ba por su im­po­nen­te ca­rro­ce­ría y un es­pa­cio in­te­rior que en­can­ta­ba al can­tan­te. Pre­su­mía un mo­tor de cua­tro ci­lin­dros y 204 bhp, el cual iba aco­pla­do a un cam­bio au­to­má­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.