EL SO­FIS­TI­CA­DO GUS­TO DE MER­CURY POR LOS AU­TOS

El lí­der de Queen te­nía una fas­ci­na­ción ex­qui­si­ta por mo­de­los lu­jo­sos y clá­si­cos los cua­les eran par­te de su ex­clu­si­va co­lec­ción...aun­que nun­ca los ma­ne­jó.

4 Ruedas - - Detrás De Cámaras -

“To­do lo que oi­go es tu mo­tor cuan­do so­bre­pa­so el lí­mi­te de ve­lo­ci­dad”, se es­cu­cha en una de las par­tes de I'm in lo­ve of a car, fa­bu­lo­sa me­lo­día que es par­te del la­bo B del ál­bum Bohe­mian Rhap­sody.

A di­fe­ren­cia de otros in­tér­pre­tes que go­zan de un gus­to in­he­ren­te y de éx­ta­sis por sus jo­yas so­bre rue­das, Fred­die Mer­cury reunía su amor por los au­tos des­de la par­te des­crip­ti­va, de tes­ti­go pre­sen­cial sin to­mar el vo­lan­te y em­pren­der un via­je sin ma­ña­na.

El can­tan­te de We are the Cham­pions te­nía una fas­ci­na­ción por los mo­de­los clá­si­cos que ad­qui­rió pa­ra sa­tis­fa­cer sus ele­gan­tes ca­pri­chos. Sin em­bar­go no pu­do ma­ne­jar­los, es­pe­ren ¿có­mo el lí­der de la ban­da más fa­mo­sa del mun­do no po­día con­du­cir sus mi­llo­nes de dó­la­res so­bre rue­das? Fá­cil, Fred­die no te­nía li­cen­cia pa­ra ha­cer­lo.

Eso no lo des­ani­mó en ab­so­lu­to, se ser­vía de tres chó­fe­res que fun­gie­ron co­mo sus ojos do­mi­nan­tes en sus tras­la­dos; se­gu­ra­men­te mien­tras ellos dis­fru­ta­ban de una flo­ta de lu­jo que po­cos po­seían, él es­cri­bía gran­des crea­cio­nes mu­si­ca­les en el asien­to tra­se­ro.

La ima­gen que ves en el ar­tícu­lo, co­rres­pon­de a Mer­cury so­bre el fren­te de un Stu­de­ba­ker de los años cin­cuen­ta. Una com­bi­na­ción por de­más ex­plo­si­va, un roc­ke­ro de éli­te con una de las mar­cas con ma­yor es­tir­pe del si­glo pa­sa­do (aun­que más pa­re­ci­da a un ar­got pu­bli­ci­ta­rio que a un gus­to es­pon­tá­neo del can­tan­te). 4R

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.