CHE­VRO­LET CHE­YEN­NE NE

La nue­va en­tre­ga del to­do­te­rreno más ra­di­cal de la mar­ca del cor­ba­tín ba­ra­ja ara­ja una his­to­ria de po­de­río in­na­to, to­do odo un ge­nio y fi­gu­ra que al igual que cual­quier ier fo­ra­ji­do fan­fa­rrón, ase­gu­ra ser el pis­to­le­ro o más sal­va­je del oes­te.

4 Ruedas - - Portada -

El ‘Lo­co’ Clay Alli­son es con­si­de­ra­do el pis­to­le­ro más sel­vá­ti­co de to­dos los tiem­pos. Oriun­do de Te­xas, es­te cua­tre­ro de ga­ti­llo fá­cil se ‘des­pa­chó’ a más de 50 per­so­nas y su vio­len­ta per­so­na­li­dad era con­si­de­ra­da, por sus pro­pios ami­gos, co­mo un de­rro­che de com­ple­ta de­men­cia.

Con su in­se­pa­ra­ble Colt del 38 y una bo­te­lla de whisky añe­ja, el ‘Lo­co Clay’ im­po­nía a quien se cru­za­ra en su ca­mino. Po­der, por­te y pre- ci­sión, tres ca­rac­te­rís­ti­cas rac­te­rís­ti­cas fi­de­dig­nas que en­glo­ban lo que, ue, en pri­me­ra ins­tan­cia, me re­mi­tió ver r por pri­me­ra vez a la nue­va ge­ne­ra­ción ne­ra­ción de Che­yen­ne.

Si aquel pis­to­le­ro se hu­bie­ra bie­ra pa­ra­do en­fren­te de mí, , ha­bría ex­pe­ri­men­ta­do el mis­mo smo re­ce­lo que sen­tí al ver a Che­yen­ne en el ga­ra­ge de 4Rue­das. Rue­das. Afor­tu­na­da­men­te y a di­fe­ren­cia del ‘Lo­co Clay’, la pick ck up (en­sam­bla­da en Es­ta­dos Uni­dos pa­ra ra la va­rian­te High Country, y en Si­lao, Gua­na­jua­to, anajua­to, pa­ra el res­to de

Los Che­yen­nes son una na­ción de na­ti­vos ori­gi­na­rios de las lla­nu­ras de Es­ta­dos Uni­dos.

ver­sio­nes), no ne­ce­si­ta ani­qui­lar a nin­gún hu­mano, su es­pec­ta­cu­lar fren­te con una pa­rri­lla ele­va­da y las lu­ces de­lan­te­ras di­vi­di­das en dos sec­cio­nes horizontales fun­gen co­mo el ar­ma per­fec­ta de de­mo­li­ción.

ES­TAM­PA QUE IM­PO­NE

La nue­va en­tre­ga de Che­yen­ne en su ver­sión to­pe High Country no se­du­ce, ate­rro­ri­za has­ta el más va­lien­te con un di­se­ño por de­más por­ten­to­so. Po­drás in­ti­mi­dar a quien ilu­sa­men­te se te pon­ga a la­do, ins­pi­ra­rás res­pe­to y ade­más, te se­rá de mu­cha uti­li­dad pa­ra efec­tuar cual­quier ac­ti­vi­dad de tra­ba­jo por más com­pli­ca­da que és­ta sea.

De he­cho, el vo­lu­men de la ca­ja as­cien­de has­ta 1,781 li­tros y su ac­cio­na­mien­to pue­de ser au­to­má­ti­co con tan só­lo pre­sio­nar un bo­tón. Aquí de­seo de­te­ner­me en un pun­to que po­dría pa­re­cer me­nor pe­ro en reali­dad no lo es. Cuen­ta con es­ca­lo­nes au­xi­lia­res ubi­ca­dos en ca­da es­qui­na de la fas­cia tra­se­ra pa­ra fa­ci­li­tar el ac­ce­so a la ca­ja de car­ga, qui­zás se­ría un as­pec­to que po­dría pa­sar por al­to, pe­ro cuan­do no­tas que en reali­dad es muy prác­ti­co y te au­xi­lia pa­ra ac­ce­der al área de car­ga, lo va­lo­ras en de­ma­sía.

ARRA­SA

Pa­ra que te des un ‘que­món', la nue­va Che­yen­ne cre­ce más de 148 kg pa­ra ofre­cer has­ta 934 kg de ca­pa­ci­dad de car­ga (li­ge­ra­men­te ma­yor que la ofre­ci­da en la Ford Lo­bo).

No obs­tan­te, la pro­ta­go­nis­ta del co­mer­cial: “Y la Che­yen­ne apá”, tie­ne en su ca­pa­ci­dad de arras­tre uno de sus prin­ci­pa­les es­la­bo­nes. No le im­por­tó las fies­tas de fin de año y se me­tió al gym pa­ra in­cre­men­tar en más de 219 kg su ofer­ta de arras­tre y pre­su­mir has­ta 4,355 kg ¡Qué ma­mey!

Si bien la ca­pa­ci­dad de arras­tre de­pen­de de mu­chos fac­to­res co­mo la can­ti­dad de pe­so que se le car­ga al en­gan­che pa­ra man­te­ner­lo equi­li­bra­do, el pe­so del re­mol­que car­ga­do o

la re­la­ción en­tre las rpm del eje pro­pul­sor y las rpm del eje tra­se­ro, la Che­yen­ne pue­de arras­trar a otro vehícu­lo, in­clu­so a una ca­mio­ne­ta, o un ar­te­fac­to de ma­yo­res di­men­sio­nes. Des­de la ver­sión ba­se, Che­yen­ne ame­den­tra, pa­re­ce de­cir­te: “¿Bus­ca­bas al­go?”, y cuan­do ape­nas ter­mi­nas de tar­ta­mu­dear pa­ra res­pon­der­le, te das cuen­ta que es­ta va­rian­te to­pe High Country es aún más so­lem­ne con unos es­pec­ta­cu­la­res ri­nes de alu­mi­nio de 20 pul­ga­das y unos es­tri­bos re­trác­ti­les con de­ta­lles en cro­mo que le dan ese to­que de lu­jo que el seg­men­to ca­da vez más re­cla­ma.

¡AU­XI­LIO CHE­YEN­NE!

Te se­ré sin­ce­ro, la nue­va en­tre­ga de Che­yen­ne no pa­re­ce del to­do un vehícu­lo de tra­ba­jo, tie­ne un di­se­ño tan im­po­nen­te co­mo atrac­ti­vo y eso se ex­tien­de a la ca­bi­na, don­de po­co a po­co se la ha ido aña­dien­do de­ta­lles en lu­jo y tec­no­lo­gía que ya po­seen sus ri­va­les.

No pre­su­me la so­fis­ti­ca­ción de sus con­tra­par­tes, pe­ro no ca­re­ce de co­nec­ti­vi­dad, es­pa­cio ni en­tre­te­ni­mien­to. La evi­den­te co­mo­di­dad y su­je­ción de los asien­tos la com­pro­ba­mos du­ran­te nues­tro tra­yec­to en ca­rre­te­ra pa­ra lle­gar al lu­gar don­de se ori­gi­na­ron las fo­tos en es­te ar­tícu­lo.

La ca­li­dad de en­sam­ble y aca­ba­dos que­da de ma­ni­fies­to en el ta­ble­ro de ins­tru­men­tos y, prin­ci­pal­men­te, en el área de ma­ni­jas y puer­tas. Aun­que eso sí, los ma­te­ria­les no son tan pre­mium co­mo sus ri­va­les di­rec­tos, a pe­sar de que el do­ble tono y los ter­mi­na­dos de imi­ta­ción ma­de­ra ali­vian un po­co es­te de­ta­lle.

La co­mo­di­dad ade­lan­te no es­tá en te­la de jui­cio, mu­cho me­nos atrás don­de ha ga­na­do al­gu­nos cuan­tos cen­tí­me­tros pa­ra que dos, bueno has­ta tres per­so­nas via­jen có­mo­da­men­te y con buen es­pa­cio pa­ra pier­nas.

La con­so­la no es tan gran­de co­mo la que ofre­ce RAM, más bien es so­bria pe­ro cum­ple con lo re­que­ri­do en tér­mi­nos de er­go­no­mía y co­nec­ti­vi­dad, aun­que so­bre­sa­le la pan­ta­lla tác­til a co­lor de 8”. El sis­te­ma Ons­tar 4GLTE con Wi-fi in­te­gra­do ade­más del sis­te­ma de diag­nós­ti­co de fre­nos vie­nen in­clui­dos.

Es tan ver­sá­til que ofre­ce co­ne­xión via puer­to USB, con cua­tro en­tra­das, Pa­ra aca­bar pron­to: ¡po­drías arre­glar­te ahí mis­mo si tu qui­sie­ras! En se­gu­ri­dad, po­dría aña­dir más me­ca­nis­mos que sus con­tra­par­tes pe­ro en ge­ne­ral cum­ple con lo es­ta­ble­ci­do en el seg­men­to.

DÓ­CIL SOR­PREN­DEN­TE­MEN­TE

La Che­yen­ne es po­si­ble­men­te el vehícu­lo (no ca­mión) con ma­yor lon­gi­tud en el mer­ca­do. Con se­me­jan­tes di­men­sio­nes, ¿qué mo­tor es el va­lien­te que se avien­ta a mo­ver tal vo­lu­men? Pa­ra es­ta va­rian­te to­pe se sir­ve del V8 de 6.2 li­tros con 420 ca­ba­llos de fuer­za; su tor­que de 460 lb-pie son su­fi­cien­tes pa­ra

Aña­de una to­ma de co­rrien­te en la ca­ja de car­ga de 120 volts.

mo­ver­lo con hol­gu­ra. Es­te pro­pul­sor pa­só por un pro­ce­so de re­in­ge­nie­ría im­por­tan­te, in­clu­ye un nue­vo sis­te­ma de ad­mi­nis­tra­ción di­ná­mi­ca de com­bus­ti­ble (Dy­na­mic Fuel Ma­na­ge­ment) que per­mi­te al mo­tor ope­rar en 17 pa­tro­nes dis­tin­tos al­ter­nan­do la ac­ti­va­ción en­tre 2 y 8 ci­lin­dros, de­pen­dien­do de las con­di­cio­nes del te­rreno.

A di­fe­ren­cia de otras pick ups de enor­mes di­men­sio­nes, la am­pli­tud de los es­pe­jos la­te­ra­les y la ele­va­da po­si­ción de man­do, per­mi­ten (muy a mi sor­pre­sa), un ma­ne­jo su­ma­men­te sen­ci­llo en ciu­dad a pe­sar de su ex­ten­sa área de car­ga.

La trans­mi­sión de 10 ve­lo­ci­da­des efec­túa las re­la­cio­nes de ma­ne­ra dó­cil, per­mi­te bue­nos es­ca­lo­na­mien­tos y se com­bi­na a la per­fec­ción con su me­jor ami­ga, la so­bre­mar­cha, la cual en­tre­ga ese plus que ne­ce­si­ta­mos de ma­ne­ra ins­tan­tá­nea. Es­ta ca­ja de 10 re­la­cio­nes se ro­ba el show co­mo tam­bién lo ha­ce en Ca­ma­ro o en GMC Yu­kon y la cual, hay que re­cor­dar, fue desa­rro­lla­da en con­jun­to con Ford. De he­cho, es­tá muy bien ca­li­bra­da y a di­fe­ren­cia de otras trans­mi­sio­nes de me­nor re­la­ción, no bus­ca in­dis­cri­mi­na­da­men­te las ve­lo­ci­da­des más al­tas. Por ob­vias ra­zo­nes, se de­ben an­ti­ci­par las fre­na­das pa­ra ma­yor se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.