LAN­ZA IN­TER­NA­CIO­NAL

4 Ruedas - - Mis Primeras -

Tal vez el nom­bre de es­ta ban­da les sea ex­tra­ño, pe­ro los in­te­gran­tes tie­nen un lar­go ca­mino re­co­rri­do en la mú­si­ca. Los her­ma­nos Fran­cis­co y Mau­ri­cio Durán fue­ron la men­te maestra de Los Bun­kers, y Ri­car­do Ná­je­ra fue el ba­te­ris­ta del Ins­ti­tu­to Me­xi­cano del So­ni­do.

Su an­dar en los es­ce­na­rios es vas­to, tan­tos ki­ló­me­tros re­co­rri­dos en gi­ras y fes­ti­va­les les ha de­ja­do ex­pe­rien­cias en lo mu­si­cal, pe­ro tam­bién mu­chas anéc­do­tas cuan­do se tras­la­dan de una ciu­dad a otra, co­mo el su­pues­to avis­ta­mien­to de un ov­ni, o el es­tar a pun­to de en­fren­tar­se an­te la muer­te por su­frir un accidente.

Ri­car­do tie­ne un gran afec­to por los au­tos, su re­la­ción con ellos co­men­zó cuan­do te­nía

apro­xi­ma­da­men­te 14 años, “em­pe­cé a ma­ne­jar muy chico por­que a mi ma­má le da­ba flo­je­ra le­van­tar­se tem­prano pa­ra lle­var­me a la es­cue­la, por eso me dio un au­to­mó­vil pa­ra mo­ver­me, pe­ro era muy ra­ro, por­que co­mo siem­pre fui muy ‘te­to’ no desea­ba ma­ne­jar, lo sen­tía co­mo una es­pe­cie de cas­ti­go en lu­gar de pre­mio, sin em­bar­go, sa­qué mi per­mi­so y me pu­se tras el vo­lan­te de un To­paz, era có­mo­do, rá­pi­do y ade­más pro­vo­có que las ni­ñas se fi­ja­ran en mí, no era co­mún que un cha­vo de se­cun­da­ria tra­je­ra co­che”.

Ade­más de dar­le su pri­mer au­to, la ma­má de Ná­je­ra le dio un con­se­jo que él mis­mo afir­ma no es­tu­vo bien ha­cer­lo.

“Sa­lía con va­rias ami­gas y un día mi ma­dre me dio la idea de lle­var una hie­le­ra con una bo­te­lla de cham­pag­ne y dos co­pas pa­ra que al de­jar­las en ca­sa les ofre­cie­ra al­go de be­ber; es­ta­ba mal, lo sé, pe­ro en ese tiem­po Mé­xi­co era muy do­ble mo­ral, así que se vol­vió una tra­di­ción de ca­da vier­nes y fue un éxi­to con las mujeres”.

Pa­ra los her­ma­nos Durán ha si­do di­fe­ren­te su con­tac­to con los co­ches; Mau­ri­cio apren­dió en un Daihat­su de su ma­dre, pe­ro a pe­sar de que su pa­dre le dio sus pri­me­ras cla­ses, pre­fi­rió ir a una es­cue­la pa­ra con­du­cir; co­men­ta que en su natal Chi­le son va­rias las prue­bas que de­bes ha­cer pa­ra te­ner li­cen­cia.

Fran­cis­co por su par­te, ja­más apren­dió a ma­ne­jar en su país de ori­gen por­que siem­pre ha­bía mu­cho trá­fi­co, pe­ro cuan­do lle­gó a Mé­xi­co se dio cuen­ta que ese pro­ble­ma se mul­ti­pli­ca­ba al 100, por tal ra­zón to­mó el au­to de su no­via y con dos lec­cio­nes co­men­zó a con­du­cir.

Ape­sar de las di­fe­ren­tes ex­pe­rien­cias a bor­do de un vehícu­lo por par­te de los tres, en al­go con­cuer­dan, “los co­ches se vuel­ven tu se­gun­da ca­sa es­tan­do de gi­ra, la­men­ta­ble­men­te cuan­do vas de una ciu­dad a otra ocu­rren per­can­ces, mu­chas ve­ces los cho­fe­res ma­ne­jan co­mo al­ma que lle­va el dia­blo y en oca­sio­nes te das cuen­ta que es­tu­vis­te cer­ca de mo­rir”.

De pron­to, los her­ma­nos Durán se vol­tean a ver y al uní­sono di­cen, “tam­bién te su­ce­den co­sas ex­tra­ñas”, Fran­cis­co to­ma la pa­la­bra y co­men­ta, “una vez vi­mos un ov­ni, ibá­mos en la ca­rre­te­ra con nues­tra an­te­rior ban­da, (Los Bun­kers), ha­bía de­ma­sia­da ne­bli­na y era de no­che, ca­si no se per­ci­bía na­da, so­lo una luz azul enor­me y bri­llan­te en for­ma de triángulo, es­tá­ba­mos muy ner­vio­sos, con­for­me avan­zá­ba­mos nos acer­cá­ba­mos y de­cía­mos, es­to no nos pue­de es­tar pa­san­do, sin em­bar­go, al sa­lir de una cur­va la ima­gen se vol­vió más ní­ti­da y nues­tra de­cep­ción fue más gran­de que el sus­to por­que era el anun­cio de una ga­so­li­ne­ra de una mar­ca que nun­ca ha­bía­mos vis­to”; se mi­ran de nue­vo y suel­tan la car­ca­ja­da pa­ra ce­rrar la char­la. 4R

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.