LAN­ZA­MIEN­TO PORS­CHE MA­CAN....

Re­cor­dar sen­sa­cio­nes que prác­ti­ca­men­te ha­bían que­da­do en el “baúl de los re­cuer­dos” de nues­tra men­te es lo que con­si­gue el nue­vo Ma­can S 2019. Que el ma­ne­jar sea un ac­to no so­lo di­ver­ti­do sino di­fí­cil de ol­vi­dar.

4 Ruedas - - Indice - TEX­TO Y FO­TOS:OS: JO­SUÉ GUE­RRE­RO

Una par­va­da de pá­ja­ros se ven a unos 500 me­tros de no­so­tros, vue­lan en zig-zag y ha­cen que una par­te del cie­lo que­de de tono gris. Si fué­ra­mos en otro au­to pro­ba­ble­men­te no al­can­za­ría­mos a ver­los de cer­ca, sin em­bar­go, es­ta­mos al man­do del nue­vo Ma­can S 2019 y con so­lo pi­sar un po­co el ace­le­ra­dor, en unos cuan­tos se­gun­do las aves ya es­tán arri­ba de no­so­tros. Los co­rro­bo­ra­mos de nue­vo, la in­ge­nie­ría de Pors­che es tan per­fec­ta que te ha­ce vi­brar cuan­do el mo­tor de sus vehícu­los desem­bo­ca la fu­ria.

DA­ME EL PO­DER

La fir­ma ale­ma­na pre­sen­tó el nue­vo Ma­can S 2019, un SUV que le ha da­do gran­des re­tri­bu­cio­nes des­de que apa­re­ció en el mer­ca­do en 2014, in­clu­so es uno de sus pro­duc­tos más ven­di­dos a ni­vel glo­bal, se­gún lo han da­do a co­no­cer los re­pre­sen­tan­tes de Pors­che en Mé­xi­co. Des­de su lan­za­mien­to se han co­mer­cia­li­za­do 400 mil uni­da­des, y en nues­tro país 1,600.

Aun­que no es un cam­bio de ge­ne­ra­ción, el Ma­can 2019 pre­sen­ta me­jo­ras im­por­tan­tes, no só­lo es­té­ti­cas sino en la par­te me­cá­ni­ca. Pa­ra es­ta edi­ción, el en­car­ga­do de mo­ver to­da su ma­sa es un mo­tor V6 de 3.6 li­tros tur­bo que ge­ne­ra 354 ca­ba­llos de po­ten­cia, 14 más res­pec­to al mo­de­lo an­te­rior, el cual se aco­pla a una ca­ja au­to­má­ti­ca de sie­te ve­lo­ci­da­des. Con el pa­que­te op­cio­nal Sport Ch­rono, ace­le­ra de 0 a 100 km/h en só­lo 5,1 se­gun­dos, es de­cir, 0,1 se­gun­dos más rá­pi­do que su an­te­ce­sor. La agu­ja del velocímetro lle­ga­rá a su má­xi­ma ex­pre­sión cuan­do al­can­ce los 254 km/h.

AN­TE TO­DO, EL POR­TE

Es ob­vio que Pors­che no ne­ce­si­ta rea­li­zar gran­des cam­bios en su di­se­ño pa­ra atraer mi­ra­das, la mar­ca tie­ne un ADN de­ter­mi­nan­te pa­ra so­bre sa­lir an­te cual­quier otra. Si te pa­ras de fren­te a Ma­can, ve­rás el len­gua­je de la fir­ma de Stut­gartt; en lo pri­me­ro que se te van a ir los ojos es en su co­fre pro­lon­ga­do que se une a los gran­des gru­pos óp­ti­cos y en una pa­rri­lla an­cha pa­ra do­tar­lo de una ima­gen im­po­nen­te.

De per­fil los tra­zos que to­man ma­yor fuer­za es­tán a los cos­ta­dos, fi­nos y rec­tos pa­ra des­ta­car la par­te ba­ja y dar­le es­pa­cio a esas enor­mes llan­tas que real­zan su fi­gu­ra. Por atrás, los fa­ros en una so­la pie­za le dan una fi­gu­ra úni­ca; más aba­jo, los cua­tros es­ca­pes, dos a ca­da la­do, en­fa­ti­zan el te­ma de­por­ti­vo. Si eres un tan­to quis­qui­llo­so te pre­gun­ta­rás si es­tás an­te un 911 ele­va­do o an­te un Ca­yen­ne pe­que­ño. Co­mo sea que lo interpretes, Ma­can tie­ne el po­der de se­du­cir­te.

EL HA­BI­TÁCU­LO PER­FEC­TO

La ca­bi­na tie­ne el lu­jo su­fi­cien­te pa­ra des­qui­tar ca­da pe­so des­em­bol­sa­do por es­te vehícu­lo, in­clu­so pue­des per­so­na­li­zar los de­ta­lles con tres di­fe­ren­tes ma­te­ria­les: fi­bra de car­bón, ti­po piano o en alu­mi­nio. No en­tra­re­mos mu­cho en de­ta­lle en es­te apar­ta­do por­que… es un Pors­che, ¿qué le pue­des pe­dir? Na­da, lo tie­ne to­do. Ma­te­ria­les de al­ta ca­li­dad, una pan­ta­lla tác­til de 10,9 pul­ga­das pa­ra ma­ni­pu­lar di­fe­ren­tes sis­te­mas y en la con­so­la cen­tral un sin­fín de bo­to­nes (que a mu­chos les pa­re­cen ob­so­le­tos) pa­ra ac­cio­nar el ai­re acon­di­cio­na­do, los di­fe­ren­tes ti­pos de ma­ne­jo co­mo el Sport o el Sport Plus o la con­fi­gu­ra­ción de la sus­pen­sión, pa­ra lle­var­la de mo­do Con­fort o una más de­por­ti­va.

RE­VI­VIEN­DO SEN­SA­CIO­NES

Ha pa­sa­do más de un año de que nos de­lei­ta­mos con el 911 Targa 4 GTS, una de­li­cia pa­ra sa­bo­rear si­gi­lo­sa­men­te. En nues­tra men­te es­ta­ban es­con­di­dos aque­llos re­cuer­dos de có­mo es po­ner­se an­te el man­do de un vehícu­lo crea­do por la fir­ma ale­ma­na, por eso al sa­ber que ma­ne­ja­ría­mos Ma­can nues­tro pul­so se ace­le­ra.

Con la lla­ve en mi po­der, me de­jo caer en el asien­to del con­duc­tor pa­ra des­per­tar el pe­que­ño SUV, con su nue­vo blo­que y con el tur­bo co­lo­ca­do al cen­tro del mo­tor, se ha re­du­ci­do

In­de­pen­dien­te, con re­sor­tes he­li­coi­da­les y ba­rra es­ta­bi­li­za­do­ra. MA­CAN El nom­bre de es­te pe­que­ño SUV, sig­ni­fi­ca ti­gre en in­do­ne­sio. VER­SIO­NES Por el mo­men­to so­lo lle­ga a Mé­xi­co la edi­ción S, pe­ro pro­ba­ble­men­te en un tiem­po arri­ba­rá a sue­lo az­te­ca la ver­sión tur­bo.

el lag que te­nía la edi­ción an­te­rior, desea­mos co­rro­bo­rar­lo y pa­ra ello an­he­la­mos sa­lir a ca­rre­te­ra y ol­vi­dar­nos del trá­fi­co de la Ciu­dad de Mé­xi­co.

Con los bo­to­nes a un cos­ta­do del asien­to con­fi­gu­ra­mos nues­tra po­si­ción al man­do. Es al­ta y con la vi­sión per­fec­ta pa­ra mi­rar en cual­quier án­gu­lo. In­tro­duz­co la lla­ve de la­do iz­quier­do y gi­ro pa­ra des­per­tar­lo… ¡wow!, es una ex­qui­si­tez es­cu­char de nue­va cuen­ta un blo­que fa­bri­ca­do por Pors­che, no tie­ne la mis­ma fuer­za del mo­de­lo que pro­ba­mos me­ses atrás, pe­ro se per­ci­be un vo­raz gru­ñi­do el cual eri­za la piel.

MÁS Y MÁS

He­mos de­vo­ra­do los pri­me­ros ki­ló­me­tros de una au­to­pis­ta un tan­to con­ges­tio­na­da y ya nos co­rroen las ga­nas por sa­car­le jue­go a es­ta ma­ra­vi­lla. Nues­tro tra­yec­to si­gue en lí­nea rec­ta, pe­ro po­co a po­co van des­apa­re­cien­do al­gu­nos au­tos, no to­dos, sin em­bar­go, ese tam­bién es nues­tro co­me­ti­do, co­lar­nos con pre­cau­ción pa­ra ex­pri­mir ca­da sis­te­ma me­cá­ni­co de es­te pe­que­ño SUV.

Pi­sa­mos el ace­le­ra­dor y en unos ins­tan­tes ya es­ta­mos a 180 km/h y ni una sen­sa­ción ex­tra­ña, es más, ni se no­ta que va­mos a esa ve­lo­ci­dad. Muy pron­to al­can­za­mos a los co­ches de ade­lan­te, por tal mo­ti­vo rea­li­za­mos re­ba­ses pues no se mue­ven o qui­tan del ca­rril; pri­me­ro en mo­do con­fort y lo ha­ce sin pro­ble­ma, des­pués pa­sa­mos a los mo­dos más de­por­ti­vos y co­mo era de es­pe­rar­se, nues­tra es­pal­da se pe­ga co­mo cal­co­ma­nía al asien­to; en­tra­mos por pe­que­ños es­pa­cios don­de no ima­gi­ná­ba­mos ac­ce­der; ¡va­ya di­rec­ción!, ¡va­ya es­ta­bi­li­dad! Ma­can ja­más ti­tu­beó.

La zona de cur­vas es mí­ni­ma pe­ro de­be­mos apro­ve­char­las, por lo tan­to to­ma­mos ca­da vér­ti­ce a una bue­na ve­lo­ci­dad pa­ra desafiar a la fí­si­ca y co­no­cer sus pri­vi­le­gios. La reac­ción de Ma­can nos sor­pren­de al prin­ci­pio pues se plan­ta al as­fal­to con em­pe­ño, pe­ro des­pués re­cor­da­mos que va­mos a bor­do de un Pors­che y del asom­bro pa­sa­mos a una li­ge­ra son­ri­sa pa­ra de­cir en nues­tra men­te, sí, es­ta­mos an­te una de las me­jo­res fir­mas au­to­mo­tri­ces del mun­do y to­do lo que ha­gan se­rá ca­si una má­qui­na per­fec­ta. Des­pués de tres ho­ras de ma­ne­jo lle­ga­mos a nues­tro des­tino muy sa­tis­fe­chos, San Mi­guel de Allen­de.

PER­FIL [Nom­bre] Pors­che Ma­can [Año mo­de­lo] 2019 [Ver­sión] S [Com­pe­ten­cia] Au­di Q5 y BMW X3

EL IN­TE­RIOR es lu­jo­so por don­de lo ad­mi­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.