RA­CE OF CHAM­PIONS

El ‘Jue­go de es­tre­llas’ del au­to­mo­vi­lis­mo mun­dial lle­gó por pri­me­ra vez a nues­tro país con el fir­me ob­je­ti­vo de ex­ta­siar a los afi­cio­na­dos me­xi­ca­nos a la ve­lo­ci­dad. ¿Lo con­si­guió?

4 Ruedas - - Indice -

La adre­na­li­na in­cre­men­ta la fre­cuen­cia car­día­ca y con­trae los va­sos san­guí­neos. Eso fue lo más cer­cano que ex­pe­ri­men­ta­ron los pi­lo­tos y afi­cio­na­dos que fue­ron par­te de Ra­ce of Cham­pions Mé­xi­co, ce­le­bra­da en el Fo­ro Sol.

Si bien las tri­bu­nas no se aba­rro­ta­ron co­mo la pro­pia or­ga­ni­za­ción es­pe­ra­ba, (qui­zás el po­co tiem­po de pro­mo­ción des­de que se anun­ció el even­to, o los pre­cios de los bo­le­tos no ayu­da­ron mu­cho), el acon­te­ci­mien­to bri­lló por sí so­lo.

La pre­sen­cia en la com­pe­ten­cia del cua­tro ve­ces cam­peón de la Fór­mu­la 1, Se­bas­tian Vet­tel, ge­ne­ró gran ex­pec­ta­ti­va no só­lo pa­ra los afi­cio­na­dos, sino pa­ra los pro­pios pi­lo­tos, quie­nes de­ja­ban en­tre­ver una vo­raz mo­ti­va­ción por en­fren­tar­lo des­de las prác­ti­cas del vier­nes.

“El Fo­ro Sol es im­pre­sio­nan­te, la ma­jes­tuo­si­dad y el ta­ma­ño de to­do el Au­tó­dro­mo Her­ma­nos Rodríguez es es­pec­ta­cu­lar”, re­fi­rió He­lio Cas­tro­ne­ves, mul­ti­cam­peón de las 500 Mi­llas de In­dia­ná­po­lis.

NO VI­NIE­RON SÓ­LO A DI­VER­TIR­SE

¿Cuál se­ría la cla­ve pa­ra triun­far so­bre sus ri­va­les? Adap­tar­se lo más rá­pi­do po­si­ble al apar­ta­do téc­ni­co de ca­da vehícu­lo.

“Es di­fí­cil ade­cuar­se a ca­da co­che, to­man­do en cuen­ta que to­dos ma­ne­ja­mos en di­fe­ren­tes ca­te­go­rías, al­gu­nos tie­nen ca­ja se­cuen­cial, en otros hay que uti­li­zar el em­bra­gue, en fin, te­ne­mos el re­to de adap­tar­nos lo más rá­pi­do po­si­ble”, se­ña­ló el me­xi­cano Gui­ller­mo Ro­jas. No obs­tan­te, hay quien veía es­ta di­fi­cul­tad co­mo un as­pec­to po­si­ti­vo en pro del es­pec­tácu­lo.

“Nos dan muy po­co tiem­po pa­ra co­no­cer el au­to an­tes

de com­pe­tir, eso lo con­vier­te en al­go muy emo­cio­nan­te, ya que es­ta­mos en las mis­mas cir­cuns­tan­cias”, re­fe­ría un emo­cio­na­do Da­niel Suá­rez, quien no pu­do es­con­der su fe­li­ci­dad por co­rrer nue­va­men­te en Mé­xi­co.

CO­PA DE NA­CIO­NES

El sá­ba­do se res­pi­ra­ba un am­bien­te de su­ma cor­dia­li­dad en las tri­bu­nas; aba­jo, en la pis­ta las caras ale­gres y los sa­lu­dos se ha­cían pre­sen­tes en­tre pi­lo­tos, pe­ro tam­bién exis­tía un de­jo de com­pe­ti­ti­vi­dad... ¡es­ta jor­na­da no se­ría só­lo di­ver­sión, to­dos ve­nían a ga­nar!

El sol arre­cia­ba a la una de la tar­de, jus­to el mo­men­to en que las hos­ti­li­da­des por la Co­pa de Na­cio­nes em­pe­za­ron. El equi­po ale­mán con­for­ma­do por Vet­tel y Mick Schu­ma­cher, se­rían el ri­val a ven­cer, aun­que al fi­nal se irían con las ma­nos va­cías.

La es­cua­dra Nór­di­ca in­te­gra­da por ‘Mr. Le Mans’, el da­nés Tom Kris­ten­sen, y el ac­tual cam­peón de Rally­cross, el sue­co Johan Kris­tof­fers­son, ven­cie­ron en la fi­nal al equi­po teu­tón, aun­que el proceso no fue na­da sen­ci­llo pa­ra lle­gar a ello. En fa­se de gru­po, tu­vie­ron que en­fren­tar­se a las se­lec­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos y Gran Bre­ta­ña, pe­ro tan­to Kris­ten­sen co­mo Kris­tof­fers­son de­mos­tra­ron cua­li­da­des pa­ra adap­tar­se a los vehícu­los y man­te­ner in­tac­tas sus po­si­bi­li­da­des de lle­gar a la si­guien­te ron­da.

Mi­les de afi­cio­na­dos fue­ron tes­ti­gos de la se­mi­fi­nal en­tre el con­jun­to nór­di­co y el me­xi­cano (con­for­ma­do por Es­te­ban Gu­tié­rrez y Pa­tri­cio O´ward), el cual vio co­mo ga­na­dor al pri­me­ro an­te la desa­zón de la fa­na­ti­ca­da.

En la otra se­mi­fi­nal, Ale­ma­nia ven­ció al equi­po de Bra­sil, el cual era re­pre­sen­ta­do por Lu­cas Di Gras­si y He­lio Cas­tro­ne­ves. En la gran fi­nal, Tom Kris­ten­sen, se le­van­tó tras per­der el pri­mer pun­to con Se­bas­tian Vet­tel, pa­ra ven­cer­lo en los si­guien­tes dos y dar­le el triun­fo par­cial al con­jun­to nór­di­co.

Pos­te­rior­men­te, el hi­jo de la le­yen­da, Mick Schu­ma­cher de­rro­tó a Kris­to­fers­son pa­ra de­jar to­do en un due­lo fi­nal con Kris­ten­sen. El nór­di­co pa­só so­bre Schu­ma­cher pa­ra dar­le el triun­fo a su es­cua­dra an­te el re­co­no­ci­mien­to de to­do el es­ta­dio, en lo que es la se­gun­da oca­sión que la zona Nór­di­ca se ad­ju­di­ca el tro­feo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.