MAYUSCULA DI­VI­SIÓN

4 Ruedas - - Atención -

¡Qué di­fí­cil es des­mar­car­se de tu pa­sa­do! No for­zo­sa­men­te los años que te pre­ce­den son de­fi­cien­tes, al con­tra­rio, te dan ex­pe­rien­cia pa­ra lo que vie­ne. En el ca­so de Peu­geot Rif­ter, no se pue­den ne­gar sus no­ta­bles coin­ci­den­cias en di­se­ño con la Part­ner Te­pee, la ves por fue­ra y crees es lo mis­mo.

Aquí es don­de apli­ca la fra­se: “No pue­des juz­gar un li­bro só­lo por su por­ta­da”, la reali­dad es que el nue­vo vehícu­lo es un mo­de­lo (ca­si) in­de­pen­dien­te de la Part­ner de pa­sa­je­ros y ofre­ce, aho­ra sí,

un con­fort de mar­cha por en­ci­ma de lo es­pe­ra­do, aun­que en otros as­pec­tos que que­dan a de­ber.

A di­fe­ren­cia de la Te­pee que se adap­ta­ba a una pla­ta­for­ma de car­ga, la Rif­ter na­ce a par­tir de la ba­se que da vi­da a la Peu­geot 3008.

“Es­te es un nue­vo mo­de­lo que na­da tie­ne que ver con la an­te­rior Part­ner Te­pee”, de­cla­ró ta­jan­te Igor Du­mas, di­rec­tor de Peu­geot Mé­xi­co du­ran­te la ce­na de pre­sen­ta­ción. A tí­tu­lo per­so­nal, el nue­vo nom­bre me pa­re­ce un enor­me

acier­to, des­pués de to­do Part­ner a se­cas es­tá en­fo­ca­da al ru­bro de car­ga (con bas­tan­te éxi­to por cier­to), pe­ro la de pa­sa­je­ros se me­re­ce un nom­bre pro­pio.

¿QUÉ ES PEU­GEOT RIF­TER?

Cuan­do vi que Peu­geot Eu­ro­pa ca­ta­lo­ga­ba a es­te mo­de­lo co­mo un mo­no­vo­lu­men di el gri­to en el cie­lo. La reali­dad es que Rif­ter es una fur­go­ne­ta de cin­co o sie­te pa­sa­je­ros, cu­ya am­bi­ción es dar un nue­vo sen­ti­do a la pa­la­bra “po­li­va­len­cia”. Es y se­gui­rá sien­do un vehícu­lo co­mer­cial, aun­que pa­ra­dó­ji­ca­men­te tie­ne un di­se­ño atrac­ti­vo en­fo­ca­do más a lo fa­mi­liar.

Su fren­te ro­bus­to mues­tra el León en el cen­tro de la pa­rri­lla, ca­rac­te­rís­ti­ca de los úl­ti­mos vehícu­los de la mar­ca. El co­fre es­tá en una po­si­ción su­ma­men­te ele­va­da, mien­tras que los fal­do­nes en ne­gro y su enor­me al­tu­ra de 1.88 me­tros le dan bas­tan­te per­so­na­li­dad.

>>>> LO BUENO

Sin du­da es el es­pa­cio in­te­rior. La vi­si­bi­li­dad en el pues­to de man­do es ex­tra­or­di­na­ria gra­cias al enor­me pa­ra­bri­sas y el co­fre ele­va­do que per­mi­te un gran cam­po vi­sual. A fal­ta de cá­ma­ra de re­ver­sa, los sen­so­res ayu­dan en las ma­nio­bras de es­ta­cio­na­mien­to, aun­que crée­me, tie­nes tan buen cam­po de vi­sión que en mu­chos ca­sos ni los ne­ce­si­tas (a pe­sar de los an­gos­tos es­pe­jos la­te­ra­les).

Gra­cias a la nue­va ge­ne­ra­ción del Peu­geot i-cock­pit, el pa­nel de ins­tru­men­tos ele­va­do y la pan­ta­lla tác­til de ocho pul­ga­das fun­gen co­mo los pro­ta­go­nis­tas de la pe­lí­cu­la.

El es­pa­cio en la se­gun­da hi­le­ra es bas­tan­te ge­ne­ro­so (no­so­tros pro­ba­mos la ver­sión de tres hi­le­ras o sie­te pa­sa­je­ros), yo mi­do 1.77 me­tros y tu­ve su­fi­cien­te ca­pa­ci­dad pa­ra pier­nas. Las bu­ta­cas son in­di­vi­dua­les con an­cla­jes Iso­flix, cu­yos res­pal­dos fue­ron ge­ne­ro­sos con nues­tra es­pal­da du­ran­te las ca­si dos ho­ras de tra­yec­to.

Los tres asien­tos tra­se­ros in­di­vi­dua­les, ade­más de los dos de la hi­le­ra tra­se­ra, son ple­ga­bles y per­mi­ten un vo­lu­men de la ca­jue­la de has­ta 3,500 li­tros. Con los dos asien­tos tra­se­ros aba­ti­dos, lo­gra­mos co­lo­car tres ma­le­tas me­dia­nas y dos mo­chi­las gran­des sin pro­ble­ma.

El acier­to de Peu­geot es lo bien que ha apro­ve­cha­do el vo­lu­men en la su­per­fi­cie, con mu­chos com­par­ti­men­tos en ta­ble­ro, puer­tas y con­so­la pa­ra co­lo­car mo­ne­das o lla­ves, e in­cu­so el ce­lu­lar con car­ga inalám­bri­ca (a pe­sar de una guan­te­ra muy pe­que­ña). Si el tér­mino ‘es­pa­cio in­te­li­gen­te’ tu­vie­ra que ex­pli­car­se en un li­bro, Rif­ter apa­re­ce­ría en la por­ta­da.

>>>> LO MA­LO

Abrir y ce­rrar la puer­ta co­rre­di­za pa­ra in­gre­sar a la se­gun­da fi­la no es tan prác­ti­ca y de­bes em­plear ma­yor fuer­za de lo de­bi­do, so­bre to­do en pen­dien­tes. Los tres asien­tos tra­se­ros pue­den aba­tir­se, sin em­bar­go no son des­li­za­bles. En el ca­so de los de­lan­te­ros, exis­te muy po­co apo­yo la­te­ral.

Sus enor­mes di­men­sio­nes lo obli­gan a trans­fe­rir mu­cho ai­re por lo que no es tan ae­ro­di­ná­mi­co y sus con­su­mos pue­den ele­var­se.

SA­BÍAS QUE... Rif­ter uti­li­za la pla­ta­for­ma EMP-2 que tam­bién por­tan los Peu­geot 3008 y 308, así co­mo el Citroen C4 Spa­ce Tou­rer.

La aper­tu­ra del por­tón tra­se­ro es tan gran­de que só­lo po­drás abrir­lo por com­ple­to si no exis­te nin­gún vehícu­lo u obs­tácu­lo cer­cano, aun­que la aper­tu­ra só­lo de la lu­ne­ta nos po­dría ser­vir par­cial­men­te en esos ca­sos.

El es­pa­cio res­pec­to al te­cho es tan al­to que pa­re­ce que nun­ca ter­mi­na, a lo an­cho es el mis­mo ca­so, aun­que eso ha­ce que mu­chos ele­men­tos te que­den muy le­jos (co­mo la pa­lan­ca de ve­lo­ci­da­des que es­tá en una po­si­ción muy ele­va­da).

SUA­VE, SUA­VE, SUAVECITO

El mo­tor ele­gi­do es el 1.6 tur­bo­dié­sel con 90 bhp, aco­pla­do a una trans­mi­sión ma­nual de cin­co ve­lo­ci­da­des (me que­de con ga­nas de que Peu­geot tra­je­ra el mo­tor de 130 bhp con trans­mi­sión au­to­má­ti­ca que ofre­ce en Eu­ro­pa).

El di­mi­nu­to vo­lan­te te ha­ce sen­tir que vas en un 208 so­bre la ca­rro­ce­ría de un au­tén­ti­co ca­mión, el ra­dio de gi­ro es muy cor­to y la di­rec­ción es bas­tan­te di­rec­ta, con lo que te­ne­mos un vehícu­lo ágil pa­ra sus enor­mes di­men­sio­nes.

Si bien com­par­te pla­ta­for­ma con mu­chos de sus her­ma­nos, es­ta ba­se tie­ne la ver­sa­ti­li­dad de adap­tar­se a las ne­ce­si­da­des de ca­da mo­de­lo. En es­te ca­so, pon­de­ra un con­fort de ma­ne­jo ver­da­de­ra­men­te (y sub­ra­yo, ver­da­de­ra­men­te) dó­cil.

Las sus­pen­sio­nes son blan­das pa­ra ha­llar un ma­ne­jo mu­cho más sua­ve; lo me­jor es que si de­ci­des exi­gir­le más al mo­tor en con­di­cio­nes me­nos fa­vo­ra­bles, no se vuel­ve rui­do­so ni pre­sen­ta vi­bra­cio­nes en la ca­bi­na.

Aun­que ojo, evi­den­te­men­te no es un au­to pa­ra ir rá­pi­do, pe­ro cuan­do lo lle­vas por en­ci­ma de los 130 km/h (co­mo no­so­tros de­ci­di­mos ha­cer­lo en la au­to­pis­ta es­cé­ni­ca de Ti­jua­na a En­se­na­da), se per­ci­be le­ve­men­te el so­ni­do del vien­to cho­can­do con el fron­tal, de­ri­va­do de las cues­tio­nes de ae­ro­di­ná­mi­ca que te co­men­ta­ba lí­neas atras. Pe­ca­ta mi­nu­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.