CON­CLU­SIÓN

4 Ruedas - - Versiones -

Bien por los cam­bios de la fir­ma co­rea­na a su se­dán me­diano; ima­gen más juvenil, desem­pe­ño gra­ti­fi­can­te y, so­bre to­do, ca­li­dad y buen equi­pa­mien­to. Tie­ne ri­va­les fuer­tes, lo sa­be­mos, pe­ro Elan­tra con­jun­ta lo ne­ce­sa­rio pa­ra ser uno de los con­sen­ti­dos de Hyun­dai y tam­bién de mu­chos me­xi­ca­nos. 4R

ha­cer.

In­ten­tar si quie­ra men­cio­nar que es “dios del pe­ri­plo”, o so­la­men­te un Pors­che 911 con un te­cho sua­ve, es qui­tar­le mu­cho me­ri­to a un ex­qui­si­to au­to que tie­ne un ex­te­rior com­ple­ta­men­te nue­vo y con dos me­di­das de neu­má­ti­cos di­fe­ren­tes (20 y 21 pul­ga­das res­pec­ti­va­men­te), ¿na­da mal no?...

ATRAC­TI­VO

El 911 Cabriolet tie­ne una fi­gu­ra más lar­ga, an­cha y con to­ques más agre­si­vos tan­to en la par­te de­lan­te­ra co­mo en la tra­se­ra, en la cual se es­con­de el te­cho y se abre una puer­ta que se ve es­pec­ta­cu­lar al ser des­ple­ga­da, así co­mo la lí­nea de LED que pa­sa por to­da la par­te tra­se­ra, la cual se en­ga­la­na con el ale­rón que se ac­ti­va pa­ra an­dar a ve­lo­ci­da­des des­co­mu­na­les.

En el co­ra­zón de es­te dios la­te un mo­tor bó­xer de 3.0 li­tros tur­bo­car­ga­do el cual ge­ne­ra 450 ca­ba­llos de fuer­za con 406 li­bras pie de tor­que, mis­mo po­der que el 911 GTS pue­de al­can­zar, es­te la­ti­do fue el que nos lle­vó por va­rias au­to­pis­tas y ca­rre­te­ras sin nin­gún pro­ble­ma, in­clu­so en te­rreno mon­ta­ño­so y de po­ca gra­va. A es­to hay que aña­dir­le que es­ta be­lle­za lo­gra un 0 a 100 en 3.6 se­gun­do­tes.

Y pre­gun­ta­rán ¿qué pa­sa con el so­ni­do del mo­tor? pues mis que­ri­dos lec­to­res, el ru­gi­do de es­te dios pa­gano fue si­mi­lar al del kra­ken de Po­sei­dón.

So­la­men­te ace­le­rar un po­co nos de­jó es­cu­char ese be­llo es­truen­do que ca­rac­te­ri­za a la mar­ca ale­ma­na, sin in­te­rrum­pir la mú­si­ca, pe­ro con el su­fi­cien­te po­der pa­ra que­rer ace­le­rar más y más a me­di­da que el pie de­re­cho se po­nía más con­ten­to.

La ver­sión des­ca­po­ta­ble del 911 tie­ne la ha­bi­li­dad de po­der ple­gar y po­ner su te­cho en so­la­men­te 12 se­gun­dos, una ma­ra­vi­lla.

Nues­tro via­je co­men­zó con una ru­ta de cur­vas ce­rra­das y a un cos­ta­do del mar, la ca­sa del dios Po­sei­dón, quien per­mi­tió al 911 Cabriolet to­mar sus ca­mi­nos pres­ta­dos dan­do pa­so pa­ra lle­gar has­ta el tem­plo don­de en la Gre­cia An­ti­gua lo ve­ne­ra­ban, una de esas ma­ra­vi­llas ar­qui­tec­tó­ni­cas con más de 2,500 años de exis­ten­cia, don­de cla­ro, nues­tro “dios de los pe­ri­plos y di­ver­sión” se veía magno, es­plen­do­ro­so y ja­la­ba las mi­ra­das has­ta de los más ateos que en­con­tra­ra a su pa­so.

TO­DO UN DIOS

Tras ve­ne­rar un po­co la cul­tu­ra y la his­to­ria del ami­go Po­sei­dón, nos di­mos tiem­po pa­ra un pe­que­ño re­fri­ge­rio y de­jar que el sol de la cos­ta grie­ga se re­fle­ja­ra en nues­tro au­to, del cual fui­mos tes­ti­gos de có­mo to­dos los tu­ris­tas que lle­ga­ban al tem­plo del se­ñor de los ma­res, se to­ma­ban la tí­pi­ca fo­to, no con el tem­plo, sino con un Pors­che 911 Cabriolet.

El look and feel del in­te­rior es digno de cual­quier ar­te­sano grie­go, cla­ro, aun­que con el to­que de mo­der­ni­dad di­gi­tal, tan­to en la con­so­la mul­ti­me­dia co­mo en los ins­tru­men­tos prin­ci­pa­les, to­dos con ese de­ta­lle de ele­gan­cia de­por­ti­va que co­mo ve­rán en las fo­tos no de­ja du­da a la ca­li­dad.

Por cier­to (se me ol­vi­da­ba) ese vo­lan­te nue­vo po­si­cio­na­do al fren­te y de­ba­jo de uno de los to­ques clá­si­cos del vehícu­lo co­mo lo es el me­di­dor análo­go de re­vo­lu­cio­nes, es un de­ta­lle de lo­cu­ra pa­ra to­dos los en­tu­sias­tas de Pors­che.

Ya con agua y des­can­so en­ci­ma, to­ma­mos el 911 Cabriolet y lo me­ti­mos a una ru­ta mon­ta­ño­sa, de bos­que y con gra­va, en la cual de­mos­tró que su gran ma­ne­jo a al­ta ve­lo­ci­dad en cur­vas y con ho­yos, no va­ria­ba tan­to de su con­duc­ción en su­per­fi­cies pla­nas.

Pa­ra don­de le in­di­ca­bas el au­to iba sin du­dar­lo, una ma­qui­na­ria ple­tó­ri­ca que no de­ja­ba du­da de su gran in­ge­nie­ría has­ta en las cur­vas más pe­li­gro­sas.

Los fre­nos tam­bién son una co­sa ex­tra­or­di­na­ria ya que la res­pues­ta era rá­pi­da, ágil y sin pro­ble­ma al­guno en to­das las prue­bas que fue so­me­ti­do, in­clu­so has­ta pa­ra per­mi­tir­le el pa­so a una tor­tu­ga de la montaña; sí co­mo lo le­ye­ron, es­te dios de la di­ver­sión tam­bién se dio tiem­po pa­ra cui­dar a las tor­tu­gas que pa­sa­ban

Se tie­ne la op­ción de equi­par­lo con el cha­sis de­por­ti­vo Pors­che Ac­ti­ve Sus­pen­sion Ma­na­ge­ment (PASM), el cual de­ja la ca­rro­ce­ría 10 mm más cer­ca del sue­lo.

Al­gu­nas pie­zas de la es­truc­tu­ra de la ca­po­ta son de mag­ne­sio, lo que fa­vo­re­ce su ac­cio­na­mien­to en re­la­ción al mo­de­lo an­te­rior.

por el ca­mino (te­ne­mos fo­tos co­mo prue­ba).

La trac­ción tra­se­ra nos ofre­ció una con­duc­ción sua­ve y con la sen­sa­ción de que el 911 Cabriolet no ten­dría pro­ble­mas de sub­vi­ra­je a me­nos que se lo per­mi­tie­ras al ir por los ca­mi­nos grie­gos, que créan­me fue­ron una ver­da­de­ra go­za­da has­ta pa­ra el más ve­te­rano de no­so­tros (y eso ya es de­ma­sia­do, ¿no creen?)

Una vez re­co­rri­da la montaña, lle­ga­mos a la ciu­dad, y es­te ma­jes­tuo­so de­por­ti­vo no de­jó de sor­pren­der a to­dos los que lo veían pa­sar.

¡Va­ya! in­clu­so fui­mos acla­ma­dos, aun­que creo que más bien fue­ron los gri­tos de sor­pre­sa por el 911 Cabriolet que por los que íba­mos en él, jus­to al pa­sar a la ho­ra de la sa­li­da de una es­cue­la pri­ma­ria, al­go que me hi­zo ele­var­me al olim­po efí­me­ra­men­te.

Per­dón por di­va­gar, vol­va­mos a nues­tra odi­sea, el ma­ne­jo en ciu­dad es có­mo­do y el 911 no ne­ce­si­ta ser re­vo­lu­cio­na­do de más pa­ra ir a un rit­mo mo­de­ra­do en zo­nas con ba­ja ve­lo­ci­dad, es más, se ma­ne­ja de lujo en cual­quier si­tua­ción de trá­fi­co a la cual se en­fren­ta.

El Pors­che 911 es una ma­ra­vi­lla de la mi­to­lo­gía mo­der­na, y más con el sis­te­ma mul­ti­me­dia que ofre­ce to­do a la mano y un so­ni­do en­vol­ven­te que ¡créan­me! no im­por­ta si vas con el tol­do abier­to o no, nun­ca de­ja­rás de es­cu­char has­ta la más tran­qui­la y len­ta de las me­lo­días.

La tar­de fue ca­yen­do, el sol se fue ocul­tan­do ba­jo el mar y no­so­tros se­gui­mos nues­tro ca­mino de re­gre­so al pun­to de en­cuen­tro, la ru­ta fue un po­co más len­ta, re­ba­ses por la iz­quier­da y va­rios se­má­fo­ros de fren­te, pe­ro la na­ve­ga­ción y el ron­ro­near de es­te gran de­por­ti­vo nos hi­zo re­cor­dar que la odi­sea va­lió la pe­na, sin im­por­tar que so­la­men­te fue­ra un via­je de va­rias ho­ras y que no fue­ra, las­ti­mo­sa­men­te, pa­ra siem­pre.

Lle­gó el mo­men­to que na­die de no­so­tros es­pe­ra­ba en lo ab­so­lu­to, pe­ro el cual sa­bía­mos lle­ga­ría tar­de o tem­prano, nues­tro pe­ri­plo ha­bía ter­mi­na­do, de­ja­mos en su tem­plo mo­derno a ese “dios de los pe­ri­plos y la di­ver­sión” en su ca­sa, ahí don­de so­la­men­te él, Zeus, Po­sei­dón, Ate­nea, Hér­cu­les y de­más cria­tu­ras mitológicas pue­den en­trar, ese lu­gar don­de los me­ros mor­ta­les co­mo yo se que­dan su­ma­men­te cor­tos.

Si bien la aven­tu­ra fue cor­ta, aho­ra en­tien­do por qué el 911 Cabriolet se ha con­ver­ti­do, con el pa­so de los años, en un mi­to de la his­to­ria mo­tor.

So­la­men­te me que­do con un: ¡Gra­cias, Pors­che 911!

Aña­de un de­flec­tor au­to­má­ti­co que se ubi­ca de­trás de los asien­tos tra­se­ros, los cua­les pro­te­gen a los ocu­pan­tes de al­gu­nas co­rrien­tes de ai­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.