¡Fe­liz cum­plea­ños!

¡Sí! ya pa­sa­ron diez años de que el Volks­wa­gen Gol lle­gó a nues­tro país por pri­me­ra vez pa­ra con­quis­tar co­ra­zo­nes por su sen­ci­llez y gran ca­ris­ma.

4 Ruedas - - Auto Colección -

El fes­te­jo pa­ra es­te com­pac­to ape­nas co­mien­za, ya ha re­co­rri­do un lar­go ca­mino y se ha po­si­cio­na­do tras una dé­ca­da co­mo el vehícu­lo más ac­ce­si­ble den­tro del por­ta­fo­lio de la mar­ca, que por cier­to, es la fir­ma con­sen­ti­da de mu­chos, el ra­ting nos lo di­ce gra­cias al fa­mo­so vo­chi­to y el gran VW Jet­ta. Pe­ro el cum­plea­ñe­ro es el Gol, su me­su­ra­da per­so­na­li­dad y arre­ba­ta­da fun­cio­na­li­dad lo han man­te­ni­do co­mo uno de los au­tos de vo­lu­men más pe­di­dos en­tre la po­bla­ción. Volks­wa­gen sí que ha sa­bi­do po­ner al día a es­te pe­que­ño pe­ro muy há­bil ci­ta­dino, pa­ra que si­ga com­par­tien­do ca­mi­nos con las fa­mi­lias me­xi­ca­nas. Du­ran­te su am­plia tra­yec­to­ria lo he­mos vis­to ac­tua­li­zar­se, cam­biar de co­lor, ro­dar por las ca­lles, me­jo­rar por den­tro, por fue­ra, y acre­cen­tar sus atri­bu­tos en cues­tión de me­cá­ni­ca

y se­gu­ri­dad. Pa­ra ce­le­brar, la fir­ma ale­ma­na lan­zó una ver­sión es­pe­cial del Gol de­no­mi­na­da “Edi­ción Aniver­sa­rio”, y así no pa­sar des­aper­ci­bi­do en su cum­plea­ños nú­me­ro diez.

¿QUÉ TIE­NE DE DI­FE­REN­TE?

El Volks­wa­gen Gol 10 Años -a gran­des ras­gos­pre­su­me de un di­se­ño me­jo­ra­do, más tec­no­lo­gía y de­ta­lles pa­ra con­me­mo­rar su tra­yec­to­ria. Si bien los cam­bios no son exor­bi­tan­tes, si mar­can una pe­que­ña di­fe­ren­cia en­tre el res­to. A pri­me­ra vis­ta, la edi­ción aniver­sa­rio cuen­ta con ele­men­tos úni­cos co­mo: un sim­ple ‘stic­ker’ con­me­mo­ra­ti­vo es­tam­pa­do so­bre el pos­te “C” in­di­can­do sus diez años de vi­da, un nue­vo di­se­ño en ri­nes de 15 pul­ga­das de alu­mi­nio, sen­so­res tra­se­ros de es­ta­cio­na­mien­to, una pan­ta­lla tác­til de 6.5 pul­ga­das, un di­se­ño más juvenil que des­ta­ca los fa­ros bi­fo­ca­les de ha­ló­geno y los fa­ros an­ti­nie­bla, ma­ni­jas y es­pe­jos la­te­ra­les del co­lor de la ca­rro­ce­ría con luz di­rec­cio­nal in­te­gra­da. Con to­dos es­tos de­ta­lles -que se agra­de­cen-, el

fes­te­jo de Gol re­sul­tó con on­da.

SA­BÍAS QUE... La edi­ción Gol 10° aniver­sa­rio es­tá li­mi­ta­da a 565 uni­da­des que se ven­den en las dis­tri­bui­do­ras que tie­ne la mar­ca en to­do el país.

¿CÓ­MO SE MA­NE­JA?

De­fi­ni­ti­va­men­te la ciu­dad es su há­bi­tat na­tu­ral, y no di­go que no ten­ga la ca­pa­ci­dad de sa­lir a ca­rre­te­ra y pa­sar por te­rre­nos di­fí­ci­les, por­que sí lo pue­de ha­cer, so­lo que es­te vehícu­lo es tan ren­di­dor y có­mo­do de ma­ne­jar que mo­ver­se en­tre el trá­fi­co es su es­pe­cia­li­dad. Com­pac­to, ma­nual y dó­cil pa­ra gi­rar, con­si­gue en­trar en cual­quier hue­co de la in­men­sa jun­gla, si lo for­zas un po­co pue­de al­can­zar ve­lo­ci­da­des bue­nas pa­ra re­ba­ses sin que la agu­ja de las re­vo­lu­cio­nes se vuel­va lo­ca.

Por­ta el mis­mo mo­tor que los de su ca­te­go­ría, un 1.6 li­tros que ge­ne­ra 101 ca­ba­llos de po­ten­cia y 105 li­bras pie de tor­que. Es­tá aco­pla­do a una trans­mi­sión ma­nual de cin­co ve­lo­ci­da­des, lo ne­ce­sa­rio pa­ra tras­la­dar­te fe­liz­men­te.

Su con­su­mo de com­bus­ti­ble es ideal pa­ra un jo­ven que dis­fru­ta de su pri­mer au­to, por­que no ten­drá un efec­to con­si­de­ra­ble so­bre tu car­te­ra, así que ten­drás bi­lle­tes de so­bra pa­ra sa­lir con tus ami­gos o pa­re­ja.

¿Y POR DEN­TRO?

El ha­bi­tácu­lo no es­tá di­se­ña­do al úl­ti­mo gri­to de la mo­da, sin em­bar­go, en cuan­to a tec­no­lo­gía y ame­ni­da­des te ofre­ce, tie­ne lo jus­to. Cuen­ta con de­ta­lles en cro­mo, cris­ta­les eléc­tri­cos de­lan­te­ros, con­tro­les de man­do al vo­lan­te, ra­dio con ip­ho­ne Con­tro­ller y Blue­tooth, au­xi­liar, lec­tor de MP3 y SD, co­nec­ti­vi­dad con Ap­ple Ca­rp­lay y An­droid Au­to, una ba­se uni­ver­sal pa­ra te­lé­fono con puer­to de car­ga USB y un cua­dro de ins­tru­men­tos con dos me­di­do­res de­trás del vo­lan­te que te da la in­for­ma­ción del vehícu­lo y compu­tado­ra de via­je.

La úl­ti­ma pre­gun­ta que le rea­li­za­mos al due­to Camila du­ran­te nues­tra en­tre­vis­ta es: ¿cuál se­ría su au­to de en­sue­ño? Ma­rio Domm es el pri­me­ro en con­tes­tar, pe­ro an­tes de que las pa­la­bras sal­gan de su bo­ca, ca­vi­la por va­rios se­gun­dos, ac­to des­pués, se lle­va la mano al men­tón y di­ce, un Mer­ce­des-benz Alas de Ga­vio­ta; to­dos los que es­ta­mos en el cuar­to asen­ta­mos con la ca­be­za en se­ñal de bue­na elec­ción, y cuan­do Pa­blo es­tá a pun­to de dar su res­pues­ta, Domm lo in­te­rrum­pe y di­ce: “¡No!, que ton­to, me gus­ta­ría un Lamborghini, so­lo pa­ra pa­sar por la ca­sa de una “ami­ga” y pre­su­mír­se­lo

y de­cir­le, mi­ra de lo que te per­dis­te”, las carcajadas sue­nan al uní­sono y una voz de­trás de no­so­tros se li­mi­ta a de­cir, “de­di­ca­do pa­ra al­gu­na de esas mu­je­res que no creía en ti ¿ver­dad?”, y una son­ri­sa, con cier­to sar­cas­mo, se le di­bu­ja en to­do el ros­tro al com­po­si­tor.

He­mos pla­ti­ca­do por va­rios mi­nu­tos con el due­to so­bre su nue­vo dis­co y lo que han vi­vi­do mu­si­cal­men­te en más de una dé­ca­da de tra­yec­to­ria. Las ex­pe­rien­cias son vas­tas, pues an­tes de con­for­mar Camila pa­sa­ron mu­chos años pa­ra que a sus in­te­gran­tes les lle­ga­ra el re­co­no­ci­mien­to y el éxi­to.

Pa­blo Hur­ta­do, por ejem­plo, na­ció en San Luis Po­to­si, pe­ro se mu­dó a la Ciu­dad de Mé­xi­co pa­ra for­mar par­te de va­rias ban­das co­mo gui­ta­rris­ta. Du­ran­te seis años via­jó en me­tro y ca­mión. Nos cuen­ta que en su ciu­dad

na­tal se mo­vía en un Cen­tury co­lor vino, au­to don­de apren­dió a ma­ne­jar con ayu­da de su pa­pá, sin em­bar­go, aquel vehícu­lo con el que re­co­rrió va­rios ki­ló­me­tros no lo acom­pa­ñó en su aven­tu­ra y fue has­ta cuan­do sa­lió “To­do Cam­bió”, pri­mer dis­co de la agru­pa­ción, con el que co­men­zó a ga­nar di­ne­ro y pu­do com­prar­se un Hon­da CR-V.

Con Ma­rio fue dis­tin­to, uno de sus ami­gos le en­se­ñó a con­du­cir y lo hi­zo a es­con­di­das de su pa­pá. Re­me­mo­ra y con un ges­to de an­gus­tia di­ce: “Fue en un Vo­cho, pe­ro la ex­pe­rien­cia no fue gra­ta, ca­si cho­co ho­rri­ble­men­te”

Con sus pri­me­ras pro­duc­cio­nes Camila al­can­zó gran éxi­to y la fa­ma lle­gó, pe­ro tam­bién ex­ten­sas gi­ras don­de vi­vie­ron no so­lo bue­nas ex­pe­rien­cias sino tam­bién unas no tan gra­tas: “Una vez ve­nía­mos so­bre la ca­rre­te­ra de Que­ré­ta­ro, era muy tar­de y el cho­fer se es­ta­ba que­dan­do dor­mi­do, de pron­to dio un vo­lan­ta­zo, pen­sé que nos es­tre­lla­ría­mos y mo­ri­ría­mos”, co­men­tó Pa­blo. “En otra oca­sión”, di­ce Ma­rio: “Nos que­ma­ron un ca­mión con to­do el equi­po de ilu­mi­na­ción y au­dio; ha­bía per­so­nas blo­quean­do una ca­rre­te­ra, re­cuer­do que ba­ja­ron a to­do el per­so­nal y ac­to si­guien­te le pren­die­ron fue­go al au­to­bús”.

La char­la so­bre vehícu­los con­ti­núa y el in­tér­pre­te de “So­lo pa­ra ti” nos pla­ti­ca que el pri­mer au­to que se com­pró cuan­do co­men­zó a ga­nar di­ne­ro fue un “Chevy pues el Mon­za era muy ca­ro pa­ra mí” suel­ta la car­ca­ja­da y an­tes que ar­tí­cu­le otra pa­la­bra nos di­ce de for­ma sú­bi­ta y afa­ble: “Dis­cul­pa, se me aca­ba de ocu­rrir una can­ción” to­ma su ce­lu­lar y es­cri­be las lí­neas de lo que po­dría ser un nue­vo éxi­to. El si­len­cio que se for­mó en ese ins­tan­te se ter­mi­na cuan­do nos co­men­ta: “Tra­ba­jar me ha traí­do gran­des sa­tis­fac­cio­nes, aho­ra ten­go un Tes­la Mo­del X y un Mer­ce­des C550 Con­ver­ti­ble”. Pa­blo se li­mi­ta a de­cir, yo ten­go un Au­di SQ5 que jala im­pre­sio­nan­te, pe­ro mi au­to de en­sue­ño es un R8, al­gún día me da­ré ese gus­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.