SIN RA­QUE­TA DE POR ME­DIO

Ra­fael Na­dal, uno de los me­jo­res te­nis­tas de la his­to­ria, con­ver­só con 4Rue­das so­bre su vi­da den­tro y fue­ra del te­nis, mos­tran­do fa­ce­tas po­co co­no­ci­das.

4 Ruedas - - Guanajuato -

Qui­zá me hu­bie­ra gus­ta­do en­fren­tar a Björn Borg, en es­pe­cial por to­das las com­pa­ra­cio­nes que se han he­cho con­mi­go. Un par­ti­do en tie­rra ba­ti­da hu­bie­ra si­do es­pe­cial”

Al te­nis­ta es­pa­ñol Ra­fael Na­dal le gus­ta Mé­xi­co, pe­ro en es­pe­cial sus pla­yas, por ello no es sor­pre­sa que el Abier­to de Aca­pul­co sea uno de sus even­tos fa­vo­ri­tos, o que su pri­me­ra aca­de­mia fue­ra de su país, el Ra­fa Na­dal Ten­nis Cen­tre, es­té en

clavado en el es­ta­do de Quin­ta­na Roo. La vi­da de uno de los con­si­de­ra­dos me­jo­res te­nis­tas de la his­to­ria tie­ne po­cos des­can­sos. Ape­nas ate­rri­zó en Can­cún se tras­la­dó al ho­tel don­de es­tá su nue­vo pro­duc­to, en­tró a su ha­bi­ta­ción pa­ra re­fres­car­se, des­pués po­só fren­te a un KIA Stin­ger pa­ra las pri­me­ras fo­tos an­tes de aten­der­nos en una mesa re­don­da de cua­tro me­dios in­vi­ta­dos por KIA pa­ra la oca­sión. Mien­tras al­gu­nas es­tre­llas de­por­ti­vas se sien­ten can­sa­dos o ago­bia­dos por es­ta cla­se de ru­ti­na, el hom­bre que ha es­ta­do más de 195 se­ma­nas co­mo nú­me­ro uno del rán­king de la ATP (Aso­cia­ción de Te­nis­tas Pro­fe­sio­na­les) agra­de­ce por te­ner es­ta opor­tu­ni­dad. “No pue­do ne­gar en que so­mos unos sú­per afor­tu­na­dos de la vi­da. La pri­me­ra co­sa que te­ne­mos es la opor­tu­ni­dad de ha­cer de nues­tro hob­bie nues­tro tra­ba­jo. Si de­ci­mos que so­mos in­fe­li­ces por lo que es­ta­mos ha­cien­do, en­ton­ces di­ría que es­ta­mos sien­do unos des­gra­gra­de­ci­dos de la vi­da”. “Soy cons­cien­te de que lo que he con­se­gui­do al día de hoy es más de lo que hu­bie­ra so­ña­do”.

LA CLA­VE DEL ÉXI­TO

Con­tra­rio a la ima­gen que pue­de trans­mi­tir en te­le­vi­sión, Na­dal no es un ti­po du­ro; su tra­to es ama­ble y sus res­pues­tas van más allá de lo guio­nes es­cri­tos por los je­fes de pren­sa. Mien­tras un te­nis­ta que da sus pri­me­ros pa­sos di­ría que la pre­pa­ra­ción fí­si­ca, la es­tra­te­gia y la am­bi­ción son vi­ta­les pa­ra el éxi­to; él to­ma un pun­to que va más allá.

“En mi men­te es­ta ser fe­liz, esa es la ver­dad. A par­tir de eso, si con­si­go ge­ne­rar opor­tu­ni­da­des pa­ra se­guir su­man­do co­sas im­por­tan­tes a mi ca­rre­ra, es­tá bien”, apun­ta el es­pa­ñol de 32 años quien se en­cuen­tra a tres Grand Slams de igua­lar la mar­ca del sui­zo Ro­ger Fe­de­rer, 20 to­ta­les, pe­ro eso no es su ob­se­sión.

“Uno no pue­de pen­sar so­lo en Grand Slams, son so­lo cua­tro tor­neos al año. Hay más tor­neos que tam­bién me ha­cen ilu­sión” Esas pa­la­bras po­drían so­nar co­mo un pla­ce­bo, pe­ro pa­ra él, un hom­bre que a su­fri­do de di­ver­sas le­sio­nes en su tra­yec­to­ria de­por­ti­va y que le han obli­ga­do a per­der­se nue­ve de los tor­neos gran­des en su ca­rre­ra tie­nen un va­lor es­pe­cial.

“La úni­ca ma­ne­ra de po­der se­guir ade­lan­te y le­van­tar­se des­pués de va­rios con­tra­tiem­pos, que en mi ca­so son más de los que me hu­bie­ra gus­ta­do en mi ca­rre­ra a ni­vel de le­sio­nes, es la ilu­sión y la de­ter­mi­na­ción a que­rer vol­ver, a se­guir com­pi­tien­do, a se­guir te­nien­do es­ta for­ma de vi­da”. “Uno de los gran­des éxi­tos de mi ca­rre­ra es que he ju­ga­do te­nis, pe­ro no he per­di­do mi in­fan­cia, ni mi vi­da”, apun­tó.

AGRA­DE­CI­DO

La tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal de Ra­fael Na­dal en el te­nis ini­ció des­de el 2001; tan pron­to lle­gó al cir­cui­to pro­fe­sio­nal que­dó de­mos­tra­do su ta­len­to. Aun­que tar­dó ca­si cua­tro años en me­ter­se a los 10 pri­me­ros del rán­king de la ATP, la mar­ca au­to­mo­triz KIA apos­tó por

La evo­lu­ción de KIA es in­creí­ble, la he vi­vi­do des­de el co­mien­zo. La ex­pan­sión ex­pans ha­cia Es­pa­ña y el res­to del mun­mun­do la he­mos vi­vi­do jun­tos. Son co­ches­co muy bo­ni­tos al día de hoy, ho agra­da­bles de con­du­cir”

él an­tes de que ga­na­ra uno de los tor­neos gran­des. Hoy, esa re­la­ción se man­tie­ne y los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos por la com­pa­ñía co­rea­na los equi­pa­ra con su pro­pio ca­mino.

“Ca­si no me acuer­do cuan­do em­pe­za­mos, es uno de mis pa­tro­ci­na­do­res más lon­ge­vos y muy cer­ca­nos. Em­pe­za­mos creo que en 2004, me acom­pa­ñan du­ran­te ca­si to­da mi ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. Es una de esas re­la­cio­nes en las que es­toy muy sa­tis­fe­cho”.

“La evo­lu­ción de KIA es in­creí­ble, la he vi­vi­do des­de el co­mien­zo. La ex­pan­sión ha­cia Es­pa­ña y el res­to del mun­do la he­mos vi­vi­do jun­tos. Son co­ches muy bo­ni­tos al día de hoy, agra­da­bles de con­du­cir”, con­clu­yó el hom­bre que tie­ne cla­ro la ima­gen que desea trans­mi­tir a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes: “que soy una per­so­na nor­mal y co­rrien­te, co­mo cual­quier otra”.

Yo era muy tí­mi­do de jo­ven, aho­ra un po­co me­nos. Des­pués de to­do lo que me ha to­ca­do vi­vir es­tos años man­ten­go ese pun­to de ti­mi­dez, pe­ro en un gra­do me­nor que cuan­do te­nía 18 años”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.