RE­NAULT KWID

Co­mo en el pó­ker, la mar­ca del rom­bo lan­zó al mer­ca­do me­xi­cano to­das sus ha­bi­li­da­des pa­ra com­ba­tir al res­to de los ju­ga­do­res en un so­lo pro­duc­to.

4 Ruedas - - Editorial - POR BÉL­GI­CA GAR­CÍA / FO­TOS JORGE NE­RI

La apues­ta más re­cien­te de la fir­ma fran­ce­sa lle­ga a Mé­xi­co dis­pues­ta a enamo­rar.

sin im­por­tar si eres nue­vo en el pó­ker o si so­lo ne­ce­si­tas re­fres­car la me­mo­ria, la ju­ga­da ‘All in’ sig­ni­fi­ca ti­rar ab­so­lu­ta­men­te to­do lo que ten­gas con tal de sa­car ven­ta­ja, es aven­tar­se -con to­do- con­tra una lí­nea, en es­te ca­so, un seg­men­to con gran com­pe­ten­cia, pe­ro tam­bién con cier­to de­cli­ve úl­ti­ma­men­te. En es­te ca­so me re­fie­ro a la re­la­ción va­lor-pre­cio de los hatch­backs ur­ba­nos que se ca­rac­te­ri­zan por te­ner un cos­to ac­ce­si­ble y ofre­cer gran­des pres­ta­cio­nes. De­bo de­cir que

el Re­nault Kwid -a sim­ple vis­ta- es un mi­ni Dus­ter, su dis­fraz de SUV le ase­gu­ra su­bir un es­ca­lón en­tre los de su cla­se y con­se­guir­se un lu­gar, pe­ro su pre­cio, co­nec­ti­vi­dad y se­gu­ri­dad se­gu­ra­men­te le co­lo­ca­rá la co­ro­na.

Tu­vi­mos al pe­que­ño de 4Ruedas en nues­tro ga­ra­ge y lo uti­li­za­mos pa­ra trans­por­tar­nos en su há­bi­tat na­tu­ral, la ciu­dad. Su de­sen­vol­vi­mien­to nos di­ce que llegó des­de Bra­sil pa­ra que­dar­se y lle­nar ese hue­co en el mer­ca­do de au­tos por me­nos de dos­cien­tos mil pe­sos que sean se­gu­ros, fun­cio­na­les y de uso dia­rio. Apa­re­ce di

cien­do: ¡com­per, ya lle­gué! y con­mi­go te lle­vas lo que pa­gas.

LO JUS­TO ES JUS­TO

Re­nault Kwid ya te­nía al­gún tiem­po en otros mer­ca­dos, por lo que era jus­ta su pre­sen­cia en Mé­xi­co, pues su es­tra­te­gia de di­se­ño -que lu­ce co­mo to­do un aven­tu­re­ro- en­ca­ja per­fec­ta­men­te con los ca­mi­nos de Amé­ri­ca La­ti­na. Fí­si­ca­men­te es ro­bus­to, di­ná­mi­co y de buen en­sam­ble, por lo que pro­por­cio­na so­li­dez a la ho­ra de pa­sar im­per­fec­cio­nes en el pa­vi­men­to.

Lo con­du­je por gran par­te de la Ciu­dad de Mé­xi­co, ma­nio­brar con él en­tre el trá­fi­co y en es­pa­cios pe­que­ños fue de lo más có­mo­do y se­gu­ro, y di­go esto úl­ti­mo por­que su cor­pu­len­to fren­te con ac­ti­tud de ca­mio­ne­ta (ca­mio­ne­ti­ta), se ga­na­ba cier­to res­pe­to en la jun­gla. La al­tu­ra nos da ma­yor vi­si­bi­li­dad, una pos­tu­ra al­ta al vo­lan­te y lo me­jor, es lo su­fi­cien­te­men­te al­to pa­ra brin­car char­cos, agu­je­ros y esas inun­da­cio­nes que de re­pen­te nos sor­pren­den en la ciu­dad, in­clu­so de­bo con­fe­sar que me vo­lé un to­pe, de esos que no es­tán pin­ta­dos y no se ven al fi­nal de la ca­lle, la sus­pen­sión y amor­ti­gua­do­res de Kwid fue­ron de lo más sua­ve, no pa­só de un pe­que­ño brin­co y a se­guir an­dan­do. Las llan­tas no son las más an­chas, son de ba­ta­lla y cla­ra­men­te aguan­ta­rán cual­quier de­fi­cien­cia del ca­mino.

TO­DO UN GUE­RRE­RO

Es un vehícu­lo ideal pa­ra mo­ver­se en el trá­fi­co ur­bano y has­ta al­gún via­je cor­to en ca­rre­te­ra gra­cias a su for­ma de ma­ne­jo y am­plia ma­nio­bra­bi­li­dad. A pe­sar de po­seer una trans­mi­sión ma­nual de cin­co ve­lo­ci­da­des pa­ra to­das sus ver­sio­nes, es sen­ci­lla y muy fá­cil de ma­ni­pu­lar, el em­bra­gue es cor­to al igual que ca­da ve­lo­ci­dad, re­du­cien­do los tiem­pos y la ope­ra­ción en­tre ca­da cam­bio.

Tam­bién, un buen ‘plus’ de te­ner una trans­mi­sión ma­nual es que pue­des ma­ni­pu­lar y for­zar un po­co -cuan­do sea ne­ce­sa­rioel mo­tor at­mos­fé­ri­co de tres cilindros y 1.0 li­tros (la úni­ca op­ción me­cá­ni­ca dis­po­ni­ble pa­ra Mé­xi­co), así desa­rro­lla­rás de una for­ma más li­neal los 66 ca­ba­llos de fuer­za con los 69 li­bras pie de tor­que, y aun­que las ace­le­ra­cio­nes son len­tas al prin­ci­pio, ya en­ca­rre­ra­do con­du­ci­rás un pe­que­ño gue­rre­ro lis­to pa­ra to­da oca­sión.

La gran pro­pues­ta de Re­nault ha en­tra­do vien­to en po­pa a nues­tro país, no so­lo por la fun­cio­na­li­dad que ofre­ce Kwid sino tam­bién por­que es -has­ta el mo­men­to- el úni­co de su seg­men­to (vehícu­los ur­ba­nos) que ofre­ce des­de su ver­sión de en­tra­da cua­tro bol­sas de ai­re y fre­nos ABS pa­ra to­das sus va­rian­tes. Ca­be des­ta­car que la ma­yo­ría de sus com­pe­ti­do­res ofre­cen so­lo dos bol­sas de ai­re.

MÁS VIR­TU­DES

El Kwid fue desa­rro­lla­do a par­tir de la pla­ta­for­ma CMF (Com­mon Mo­du­le Fa­mily), de la alian­za Re­nault-nis­san que, téc­ni­ca­men­te, es un sis­te­ma mo­du­lar de cin­co blo­ques in­ter­cam­bia­bles (com­par­ti­men­to del mo­tor, cabina de man­do, par­te in­fe­rior de­lan­te­ra, par­te in­fe­rior tra­se­ra y una red eléc­tri­ca y elec­tró­ni­ca co­mún). El pe­que­ño ci­ta­dino mi­de 3.68 me­tros, un ven­ta­jo­so ta­ma­ño pa­ra el trá­fi­co pe­sa­do y pa­ra la ho­ra de es­ta­cio­nar­se. ¿Qué más po­de­mos pe­dir por me­nos de 200 mil pe­sos?

Es­tá equipado con ai­re acon­di­cio­na­do, se­gu­ros eléc­tri­cos, compu­tado­ra de via­je, rines de alu­mi­nio de 14 pul­ga­das, vi­drios de­lan­te­ros eléc­tri­cos y atrás de for­ma ma­nual, asien­tos que mar­can la ver­sión Out­si­der (la que pro­ba­mos) con un pe­que­ño to­que ju­gue­tón de de­por­ti­vi­dad al mez­clar dos co­lo­res con cos­tu­ras en na­ran­ja y re­po­sa­ca­be­zas al­tos.

Por­ta una pequeña pe­ro fun­cio­nal pan­ta­lla sen­si­ble al tac­to co­lo­ca­da en la par­te ba­ja del cen­tro del ta­ble­ro, por lo que te ro­ba al­gu­nas mi­lé­si­mas de se­gun­do a la

ho­ra de vol­tear ya que tam­po­co tie­ne bo­to­nes de man­do al vo­lan­te, eso sí, es com­pa­ti­ble con An­droid Au­to y Ap­ple Ca­rp­lay.

Bien ha­cía fal­ta te­ner en el mer­ca­do op­cio­nes co­mo es­te pe­que­ño. Su ver­sión ini­cial cues­ta $164,900, pa­san­do por la va­rian­te Ico­nic en $179,900 y Out­si­der, el que aquí des­cri­bi­mos. La mar­ca fran­ce­sa vio po­ten­cial en el seg­men­to y se lan­zó pa­ra traer­nos a Mé­xi­co su sen­ci­llo mo­de­lo que re­sal­ta por sus me­jo­res ca­rac­te­rís­ti­cas, la de pro­te­ger el bol­si­llo en to­dos los as­pec­tos y la de dar se­gu­ri­dad a sus pa­sa­je­ros. ¡Bien ahí, Re­nault!. Una gran ju­ga­da.

ES EL mi­ni SUV de los com­pac­tos.

CABINA AMI­GA­BLE en la pri­me­ra fi­la.

ASIEN­TOS CON em­ble­ma de la ver­sión.

FUN­CIO­NAL.

ARRAN­CA EN $164,900.

RINES DE alu­mi­nio de 14 pul­ga­das.

LOS BO­TO­NES pa­ra su­bir los cris­ta­les de­lan­te­ros es­tán en el cen­tro del ta­ble­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.