LAN­ZA­MIEN­TO VW BEETLE

El Beetle se des­pi­de pa­ra siem­pre, ¿real­men­te es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra dar­le el úl­ti­mo adiós? ¿qué le­ga­do de­ja? Es­tas in­te­rro­gan­tes y mu­chos otros sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos pa­sa­ron por nues­tra ca­be­za al ma­ne­jar es­ta edi­ción fi­nal.

4 Ruedas - - Editorial -

e tra­ta de la úl­ti­ma par­te de la can­ción ‘A mi ma­ne­ra’ (My Way), melodía adap­ta­da al in­glés por Paul An­ka, en 1969, ba­sa­da en la can­ción fran­ce­sa «Com­me d’ha­bi­tu­de» y cu­ya pri­me­ra in­ter­pre­ta­ción fue rea­li­za­da por Frank Si­na­tra. La pri­me­ra ver­sión en es­pa­ñol fue gra­ba­da por Es­te­la Ra­val en 1970. La melodía se cen­tra en un hom­bre ma­yor, muy cer­cano a la muer­te, el cual ve en re­tros­pec­ti­va su vi­da lle­na de éxi­to y tam­bién fra­ca­sos. Su per­so­na­li­dad es fuer­te, de­ter­mi­na­da, es un ser hu­man­do que no de­pen­dió de otros pa­ra pro­gre­sar, que hi­zo lo que sin­tió y di­jo lo

Tal vez llo­ré, o tal vez reí, tal vez ga­né, o tal vez per­dí, aho­ra sé que fui fe­liz, que si llo­ré, tam­bién amé, pue­do vi­vir, has­ta el fi­nal, a mi ma­ne­ra.

El VW Beetle ‘Vo­cho’ na­ció en 1938, jus­to en el mo­men­to en que el can­ci­ller de Ale­ma­nia, Adol­fo Hitler, le so­li­ci­tó a Fer­di­nand Pors­che desa­rro­llar un co­che pa­ra que la gen­te en Ale­ma­nia se pu­die­ra mo­ver en las ca­rre­te­ras que se cons­truían en aquel mo­men­to. que pen­sa­ba...al­go así co­mo el Beetle.

Su evo­lu­ción, el New Beetle (co­mo se le co­no­ció en sus ini­cios), fue un com­ple­to irre­ve­ren­te des­de que la mar­ca de­ci­dió traer­lo al mun­do a fi­na­les de los años no­ven­ta. Si bien la com­pa­ñía pre­ten­dió en­tre­la­zar­lo con el des­apa­re­ci­do VW Se­dán ‘Vo­cho’, la reali­dad es que el nue­vo Beetle for­jó su pro­pio ca­mino y, co­mo es­ta­ble­ce la mí­ti­ca can­ción, lo hi­zo: “A mi ma­ne­ra”.

NUN­CA FUE UN VO­CHO...NI PRE­TEN­DIÓ SER­LO

Eso es lo más res­ca­ta­ble del Beetle con­tem­po­rá­neo que aho­ra lle­ga a su fin; a pe­sar de las crí­ti­cas de quie­nes for­zo­sa­men­te desea­ban com­pa­rar­lo con el ‘au­to del pue­blo’, el Beetle pa­só la prue­ba de fue­go de cre­di­bi­li­dad y eso no es cues­tión me­nor.

Cla­ro, tu­vo fa­llas co­mo con­ser­var un mo­tor/ cha­sis tan ve­te­rano o un di­se­ño que po­co cam­bió con el pa­so de los años, pe­ro lo que no po­de­mos ne­gar es que lo que sur­gió co­mo una idea in­no­va­do­ra se for­ta­le­ció en un au­to de cul­to, prin­ci­pal­men­te en­tre el pú­bli­co fe­me­nino.

Ade­más de sus com­pac­tas di­men­sio­nes y el he­cho de que to­dos los ‘New Beetle’ fue­ran pro­du­ci­dos en la plan­ta de Pue­bla, las de­ce

nas de edi­cio­nes es­pe­cia­les que de él ema­na­ron lo con­vir­tie­ron en un mo­de­lo su­ma­men­te ver­sá­til en el por­ta­fo­lio de VW.

COR­TE Y QUE­DA

¿Por qué se va el VW Beetle? Es bien sa­bi­do que du­ran­te los úl­ti­mos años fue per­dien­do po­pu­la­ri­dad en be­ne­fi­cio de otros mo­de­los de di­men­sio­nes dis­tin­tas, pe­ro pre­cep­tos si­mi­la­res (sa­lu­dos Fiat 500). Si a eso le su­ma­mos que el fu­tu­ro de Volks­wa­gen se­rá elec­tri­fi­ca­do, el mo­de­lo ya no re­pre­sen­ta­ba gran­des ré­di­tos pa­ra la mar­ca.

Pe­ro no po­día ir­se así co­mo así, es por ello que VW lan­zó una edi­ción es­pe­cial que po­ne el pun­to fi­nal al Beetle en vi­da. Se tra­ta de só­lo 565 ejem­pla­res ‘Fi­nal Edi­tion’ pa­ra Mé­xi­co que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, tam­bién ce­le­bran los 65 años de la lle­ga­da de la mar­ca a nues­tro país.

Bá­si­ca­men­te es un Wolfs­burg Edi­tion, (lo cual de­cep­cio­na un po­co ya que se me­re­cía una edi­ción só­lo pa­ra él, aun­que pa­ra Es­ta­dos Uni­dos si ha­brá una ‘Last Edi­tión’ con mo­tor Tur­bo).

En­tre los cam­bios ex­te­rio­res des­ta­can el te­cho co­rre­di­zo pa­no­rá­mi­co con ajus­te de al­tu­ra, es­pe­jos la­te­ra­les con luz di­rec­cio­nal in­te­gra­da, fa­ros Bi Xe­nón con luz de día LED, rines de alu­mi­nio de 18” y el ale­rón tra­se­ro (par­te su­pe­rior en Piano Black).

Las lu­ces tra­se­ras LED, cá­ma­ra de vi­sión tra­se­ra, así co­mo em­ble­mas la­te­ra­les Wolfs­burg y em­ble­ma ca­rac­te­rís­ti­co “Beetle” en ta­pa tra­se­ra, com­ple­men­tan la ofer­ta por fue­ra.

POR DEN­TRO

En cabina, los cam­bios res­pec­to al Beetle que co­no­ce­mos son me­no­res, pre­su­me la pla­ca ‘Beetle’ en vo­lan­te, pe­da­les en alu­mi­nio

Sa­bías que... des­de su lle­ga­da en 1998, se co­mer­cia­li­za­ron más de 66 mil Beetle en el mer­ca­do na­cio­nal.

ce­pi­lla­do y asien­tos de­lan­te­ros de­por­ti­vos fo­rra­dos en te­la Bi-tono con ca­le­fac­ción.

Qui­zás lo más des­ta­ca­ble sea el sis­te­ma de sonido Fen­der con la ca­li­dad au­di­ti­va que co­no­ce­mos, ade­más de la cá­ma­ra de vi­sión tra­se­ra. Ojo, se ofre­ce­rá en cua­tro to­nos de ca­rro­ce­ría, sien­do el Reed­bei­ge (un co­lor en cre­ma muy em­ble­má­ti­co de los VW Se­dán de an­ta­ño), el más con­ve­nien­te co­mo un au­to de co­lec­ción pa­ra pre­su­mir­se en unos años.

SIN CAM­BIOS

Co­mo te de­cía lí­neas atrás, el mo­tor tur­bo no es­ta­rá dis­po­ni­ble (sniff, sniff), per­man­ce el cin­co cilindros en lí­nea con 2.5 li­tros de des­pla­za­mien­to que ya co­no­ce­mos, el cual desa­rro­lla 170 bhp aso­cia­do a una trans­mi­sión au­to­má­ti­ca Tip­tro­nic de seis ve­lo­ci­da­des. El em­pu­je del mo­tor no es tan lla­ma­ti­va, es más bien pau­la­ti­na y/o pro­gre­si­va.

La sus­pen­sión de­lan­te­ra es ti­po Mcpher­son, mien­tras que el eje tra­se­ro tie­ne un es­que­ma de bra­zos múl­ti­ples Four­link, la cual es­tá mu­cho más en­fo­ca­da al con­fort a pe­sar de que los rines de 18 pul­ga­das pue­den con­tra­po­ner un po­co el pa­so por ba­ches. La di­rec­ción es bas­tan­te di­rec­ta y ge­ne­ra con­fian­za. Va­ya no de­ja de ser un Beetle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.