Lau­ra G

Un fuer­te ac­ci­den­te le en­se­ñó a la con­duc­to­ra y re­por­te­ra re­gio­mon­ta­na que el vo­lan­te y el can­san­cio son una muy mal ma­la com­bi­na­ción.

4 Ruedas - - Detrás De Cámaras -

Mis pa­dres vi­vie­ron mo­men­tos muy an­gus­tian­tes pues­to que ellos vi­ven en Mon­te­rrey, no sa­bían si es­ta­ba bien o me ha­bía pa­sa­do al­go gra­ve. Lo bueno es que pu­die­ron via­jar de in­me­dia­to pa­ra es­tar con­mi­go”.

ALau­ra G se le trans­for­ma el ros­tro al re­cor­dar aquel mo­men­to trá­gi­co cuan­do su­frió un ac­ci­den­te en la Ciu­dad de Mé­xi­co. Sus fac­cio­nes to­man for­ma de an­gus­tia y mie­do; re­me­mo­ra aque­lla no­che co­mo si hu­bie­ra si­do ayer, y es que ese cho­que ha si­do una de las ex­pe­rien­cias más fuer­tes que ha vi­vi­do. Cuan­do sa­len las primeras pa­la­bras so­bre su re­la­to, en­co­ge los hom­bros, aga­si cha el cuer­po y des­vía la mi­ra­da, co­mo por su ca­be­za des­fi­la­ran esas imá­ge­nes en for­ma de trai­ler ci­ne­ma­to­grá­fi­co. “Ve­nía ma­ne­jan­do un Nis­san Al­ti­ma, era de ma­dru­ga­da, en ese tiem­po tra­ba­ja­ba co­mo re­por­te­ra y en mu­chas oca­sio­nes me to­ca­ba ha­cer guar­dia, re­cuer­do que es­ta­ba muy can­sa­da y mis sen­ti­dos no es­ta­ban al 100%, de pron­to vi el un re­fle­jo de una luz y mi ins­tin­to fue dar vo­lan­ta­zo, el cual me lle­vó a es­tre­llar­me en un ár­bol. Se me re­ven­tó la na­riz, los pa­ra­mé­di­cos lle­ga­ron y me lle­va­ron al hos­pi­tal; to­do por no te­ner la con­cien­cia de de­cir: NO me sien­to bien”. La re­la­ción de Lau­ra con la “in­dus­tria a au­to­mo­triz”, co­mo ella lo des­cri­be, fue tem­pra­na edad, ya que sus pa­dres tie­nen

em­pre­sas de au­to­par­tes, así que ver sus­pen­sio­nes y de­más re­fac­cio­nes era pan de ca­da día, pe­ro cuan­do real­men­te se pu­so tras el vo­lan­te de un vehícu­lo fue a la edad de 15 años, to­mó un cur­so de ma­ne­jo a bor­do de un Volks­wa­gen Se­dán: “Co­mo bue­na me­xi­ca­na apren­dí en un Vo­cho, re­cuer­do que era muy du­ro de ma­ne­jar, pe­ro creo fue el au­to idó­neo, ya quee des­pué­des­puéss de con­con­du­cir­lon­du­cir­lo te que­da bue­na ex­pe­rien­cia”. La con­duc­to­ra afir­ma que gran par­te de su ex­pe­rien­cia con los vehícu­los han si­do con ca­mio­ne­tas. Pri­me­ro con­du­jo una Che­ro­kee que su pa­pá le re­ga­ló, pe­ro des­pués se com­pró una Nis­san X-trail pri­me­ra ge­ne­ra­ción: “La es­tu­ve pa­gan­do en men­sua­li­da­des has­ta que la ter­mi­né, me sen­tí muy or­gu­llo­sa, es un gran lo­gro com­prar­te un vehícu­lo con tu pro­pio di­ne­ro”. ¿Re­cuer­das qué le pa­só a

esa X-trail? “Sí, es­tá en ca­sa de mi ma­má, ya le di­je que le van a dar dos pe­sos por ella, pe­ro la con­ser­va por un va­lor sen­ti­men­tal”. El sig­ni­fi­ca­do de un vehícu­lo pa­ra Lau­ra es sim­ple, un me­dio de trans­por­te: “A di­fe­ren­cia de otras per­so­nas que les gus­ta mos­trar un lu­jo o es­ti­lo de vi­da, pa­ra mí con que me lle­ve es­toy sa­tis­fe­cha. Una vez tra­je un Audi sú­per da­ña­do y me de­cían ya cám­bia­lo, pe­ro a mí me ser­vía, me lle­va­ba del tra­ba­jo a ca­sa sin pro­ble­mas”. Des­pués del ac­ci­den­te a la con­duc­to­ra le cos­tó tra­ba­jo re­to­mar el ma­ne­jo: “Hay per­so­nas que que­da­mos mar­ca­das des­pués de al­go tan gra­ve, mi pa­pá di­ce, si apren­des a ma­ne­jar en la Ciu­dad de Mé­xi­co pue­des con­du­cir en cual­quier par­te del mun­do y tie­ne ra­zón. Ca­si ya no to­mo el vo­lan­te de un co­che pa­ra trans­por­tar­me, el tra­ba­jo me que­da a cin­co mi­nu­tos de mi ca­sa y eso es muy prác­ti­co.

¿Qué vehícu­lo tie­nes en es­tos mo­men­tos?

él Mi es­po­so me re­ga­ló una ca­mio­ne­ta, sa­be mu­cho de au­tos y pro­me­tió com­prar­me más ade­lan­te una ma­ma­mó­vil. Ten­go que acep­tar las eta­pas de la vi­da, aho­ra ya soy ma­má. 4R

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.