Yves Klein y su mun­do a co­lor

El sen­ti­do y la tras­cen­den­cia de la obra del pio­ne­ro del arte ac­ción y las prác­ti­cas in­ma­te­ria­les del arte con­tem­po­rá­neo, se­gún la mi­ra­da del cu­ra­dor Da­niel Mo­quay.

AD (México) - - Contents - POR NOR­MA RO­DRÍ­GUEZ FO­TO­GRA­FÍA JO­SÉ MARGALEF

La vi­da del ar­tis­ta fran­cés Yves Klein, na­ci­do en 1928, fue cor­ta pe­ro muy in­ten­sa. En sus 34 años de exis­ten­cia y un pe­rio­do crea­ti­vo de ape­nas ocho años, ge­ne­ró más de mil 200 obras de arte, más de mil pá­gi­nas es­cri­tas y fue re­co­no­ci­do co­mo el ge­nio que cam­bió el rum­bo del arte oc­ci­den­tal y el pro­di­gio que ele­vó los co­lo­res a to­nos des­co­no­ci­dos. Su obra, ba­sa­da en la es­pi­ri­tua­li­dad y la tras­cen­den­cia, for­ma par­te de co­lec­cio­nes pri­va­das de gran pres­ti­gio, pues a pe­sar de su ju­ven­tud, lo es­pec­ta­cu­lar de su arte lla­mó la aten­ción de to­do ti­po de aman­tes de la pin­tu­ra, la es­cul­tu­ra y la plás­ti­ca, e in­clu­so de ar­tis­tas co­mo Andy War­hol, quien con­ta­ba con tres Mo­no­cro­mos de Klein en su acer­vo par­ti­cu­lar.

Ac­tual­men­te se pre­sen­ta una mues­tra re­tros­pec­ti­va de Yves Klein en el Mu­seo Uni­ver­si­ta­rio de Arte Con­tem­po­rá­neo (MUAC) de la UNAM, don­de pla­ti­ca­mos con Da­niel Mo­quay, di­se­ña­dor, fo­tó­gra­fo y re­co­no­ci­do cu­ra­dor de arte quien, con el aus­pi­cio de Fun­da­ción Proa de Bue­nos Ai­res, con­cen­tró una se­lec­ción de

más de 75 obras y do­cu­men­tos que in­clu­yen car­tas, di­bu­jos, fo­to­gra­fías y pe­lí­cu­las del ar­tis­ta. Pa­ra Mo­quay, Yves Klein era un ma­go, una es­pe­cie de cha­mán que siem­pre te­nía al­go nue­vo que ofre­cer y, aun­que no tu­vo la opor­tu­ni­dad de co­no­cer­lo en per­so­na, su in­te­rés por la obra del ar­tis­ta lo lle­vó a pro­fun­di­zar en su vi­da y le­ga­do has­ta con­ver­tir­se en su ma­yor pro­mo­tor: “Yo lo co­no­cí a tra­vés de los tex­tos que es­cri­bió en los que re­la­ta­ba ex­pe­rien­cias fue­ra de se­rie y una per­cep­ción de la vi­da ra­di­cal y con un fuer­te con­te­ni­do es­pi­ri­tual. Klein vi­vió 15 años en Ja­pón es­tu­dian­do ju­do y apren­dió mu­cho de su cul­tu­ra y es­pi­ri­tua­li­dad, de ahí que su obra es­té lle­na de mis­ti­cis­mo y sen­ti­mien­to que los asiá­ti­cos pue­den con­tem­plar por ho­ras. Ellos en­tien­den a

la per­fec­ción lo que ven y se iden­ti­fi­can con ca­da pie­za. Al­go muy dis­tin­to a lo que vi­vi­mos los oc­ci­den­ta­les, pues pa­ra no­so­tros es ca­si im­pen­sa­ble en­ten­der lo in­ma­te­rial”, ex­pli­có el cu­ra­dor.

La ex­po­si­ción del MUAC mues­tra de for­ma cro­no­ló­gi­ca tres mo­men­tos cum­bre en la tra­yec­to­ria del ar­tis­ta: la mo­no­cro­mía, la ma­te­ria­li­dad de la car­ne y el arte co­mo cam­po in­ma­te­rial. La sa­la se cu­bre del IBK (In­ter­na­tio­nal Blue Klein), el tono que pa­ten­tó co­mo pro­pio y que se ob­ser­va en lien­zos abs­trac­tos y fi­gu­ra­ti­vos, for­ma­tos bi­di­men­sio­na­les y ob­je­tos que se tor­nan es­cul­tu­ras pig­men­ta­das de azul. Se ob­ser­van du­ran­te el re­co­rri­do pie­zas icó­ni­cas co­mo Sal­to al va­cío, un jar­dín zen a co­lor, cua­dros rea­li­za­dos con fue­go y ai­re, al­gu­nas An­tro­po­me­trías, es­cri­tos y ma­ni­fies­tos. “Se eli­gie­ron pie­zas que mos­tra­ran su ge­nia­li­dad y que con­ta­ran his­to­rias, por ejem­plo, hay di­ver­sos Mo­no­cro­mos que per­te­ne­cen a ar­tis­tas ami­gos de Yves; es­tán las es­pon­jas con las que de­co­ró al­gu­nos mu­ros de la Ópe­ra de Gel­sen­kir­chen, en Ale­ma­nia, des­pués de la gue­rra —y que hoy se sa­be fue­ron una de las cau­sas prin­ci­pa­les de su muer­te pre­ma­tu­ra, pues in­ha­lar los ma­te­ria­les tó­xi­cos del plás­ti­co con el que se cu­brían afec­tó se­ve­ra­men­te sus pul- mo­nes, así co­mo tex­tos que han si­do tra­du­ci­dos a cin­co idio­mas”, co­men­tó Mo­quay.

Por su­pues­to, no po­dían que­dar exen­tos los In­ma­te­ria­les, cu­ya transac­ción era un ri­tual mís­ti­co y eso­té­ri­co: “Era una com­pra-ven­ta de una obra no ma­te­ria­li­za­da que se pa­ga­ba con lá­mi­nas de oro y se lle­va­ba a ca­bo en un bosque, el mar o un río. Ahí el clien­te ob­te­nía a cam­bio del oro un re­ci­bo fir­ma­do por Klein que de­bía ser que­ma­do y de­vuel­to a la na­tu­ra­le­za jun­to con la mi­tad del me­tal”. De ellos ven­dió cua­tro o cin­co y, co­mo anéc­do­ta, la historia de un co­lec­cio­nis­ta de arte y guio­nis­ta de Holly­wood que com­pró una y la con­si­de­ra­ba en­tre las tres más im­por­tan­tes de su co­lec­ción, pues era al­go má­gi­co que lle­va­ría con­si­go eter­na­men­te.

El azul Klein, pa­ten­ta­do por el ar­tis­ta, es hoy un co­lor uti­li­za­do co­mo anéc­do­ta, y es­tá pró­xi­ma a sa­lir una co­lec­ción de la mar­ca Cé­li­ne ins­pi­ra­da en él. Da­niel Mo­quay es uno de los pro­mo­to­res más im­por­tan­tes de Klein y otros ar­tis­tas con una fuer­te car­ga es­pi­ri­tual co­mo la ex­pre­sa­da en es­te Pig­men­to, ins­ta­la­ción crea­da en 1957 y re­cons­trui­da en 2017. El Re­lie­ve pla­ne­ta­rio azul, el biom­bo de cin­co pa­ne­les y las es­cul­tu­ras de es­pon­jas que es­tán pre­sen­tes en el MUAC.

La re­tros­pec­ti­va se pre­sen­ta en el MUAC has­ta el 14 de enero de 2018 con una se­rie de Mo­no­cro­mos, An­tro­po­me­trías y el icó­ni­co Re­lief Por­trait of Ar­man, en­tre otras obras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.