Mo­re­lia

Re­co­rrer tie­rra pu­ré­pe­cha es aden­trar­se en un mun­do de tra­di­ción y cul­tu­ra con un gui­ño a un pa­sa­do pleno de glo­ria y es­plen­dor.

AD (México) - - Contents - POR NOR­MA RO­DRÍ­GUEZ FO­TO­GRA­FÍA ©CPTM / RI­CAR­DO ESPINOSA-REO

Des­cu­brir la ca­pi­tal del es­ta­do de Mi­choa­cán es en­con­trar el pa­raí­so, pues a ca­da pa­so que das te cau­ti­va con su ar­qui­tec­tu­ra ad­mi­ra­ble, con la ma­gia de su gen­te, así co­mo con sus sa­bo­res ex­qui­si­tos. La an­ti­gua Va­lla­do­lid ofre­ce una so­ber­bia ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial con edi­fi­cios cen­te­na­rios de can­te­ra ro­sa y un es­ti­lo afran­ce­sa­do que exu­da so­fis­ti­ca­ción en su má­xi­ma ex­pre­sión. Sus ca­lles y ca­lle­jo­nes fue­ron he­chos pa­ra per-

Iz­quier­da La historia de Mo­re­lia que­dó plas­ma­da en re­cin­tos de gran im­por­tan­cia co­mo el pa­tio del Mu­seo Re­gio­nal Mi­choa­cano, uno de los más an­ti­guos de Mé­xi­co. De­re­cha La gas­tro­no­mía del es­ta­do se ofre­ce en res­tau­ran­tes col­ma­dos de ar­qui­tec­tu­ra y di­se­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.