IN­TE­GRA­CIÓN OR­GÁ­NI­CA

La ar­qui­tec­ta Roberta Ro­jas y la in­terio­ris­ta Pao­la Aboum­rad di­se­ña­ron una ca­sa en ar­mo­nía con el en­torno.

AD (México) - - Summario - AR­QUI­TEC­TU­RA ROBERTA RO­JAS IN­TERIO­RIS­MO PAO­LA ABOUM­RAD POR KA­TIA ALBERTOS FO­TO­GRA­FÍA ALFONSO DE BÉJAR

Roberta Ro­jas y Pao­la Aboum­rad di­se­ña­ron una ca­sa en ar­mo­nía con el en­torno.

r ro­dea­da por un bos­que de gran be­lle­za na­tu­ral, la lo­ca­li­dad de Va­lle de Bravo, en el Es­ta­do de Mé­xi­co, se ha man­te­ni­do du­ran­te dé­ca­das co­mo uno de los si­tios fa­vo­ri­tos pa­ra ser vi­si­ta­do por los ha­bi­tan­tes de la Ciu­dad de Mé­xi­co y sus al­re­de­do­res.

In­clu­so, es ca­da vez más co­mún en­con­trar­se con quie­nes se han ale­ja­do de la gran ur­be pa­ra bus­car un re­man­so de paz y tran­qui­li­dad per­ma­nen­te en es­te pue­blo má­gi­co.

Sin du­da, una de las cua­li­da­des que más se apre­cian en es­te con­tex­to es ha­bi­tar un es­pa­cio re­si­den­cial con to­da co­mo­di­dad sin sa­cri­fi­car ese an­he­la­do con­tac­to con la na­tu­ra­le­za que el bos­que y el la­go de Va­lle de Bravo ofre­cen.

Pa­ra la ar­qui­tec­ta Roberta Ro­jas y la in­terio­ris­ta Pao­la Aboum­rad, és­ta fue una prio­ri­dad al mo­men­to de desa­rro­llar la pro­pues­ta de una re­si­den­cia con­for­ma­da por cua­tro ca­ba­ñas to­tal­men­te equi­pa­das con un pro­gra­ma com­ple­to, en don­de ca­da rin­cón se man­tu­vie­ra en completa ar­mo­nía con el en­torno.

“La es­tra­te­gia al­re­de­dor de la in­te­gra­ción del eco­sis­te­ma se hi­zo me­dian­te tres ejes de ac­ción. Pri­me­ro, el eje de com-

po­si­ción le da mo­vi­mien­to a las ca­ba­ñas y ge­ne­ra un cam­bio aparente de vis­ta pa­ra ca­da es­pa­cio del com­ple­jo. Se­gun­do, los ma­te­ria­les fue­ron ri­gu­ro­sa­men­te se­lec­cio­na­dos pa­ra que se in­te­gren y has­ta se pier­dan en la na­tu­ra­le­za en al­gu­nos mo­men­tos. Y, por úl­ti­mo, los can­ce­les de to­da la ca­ba­ña se abren co­mo si és­ta fue­ra una gran te­rra­za, de­jan­do gran­des te­chos vo­la­dos. Es jus­to de es­ta ma­ne­ra co­mo la ar­qui­tec­tu­ra se vuel­ve com­pa­ti­ble con el am­bien­te, ge­ne­ran­do una sen­sa­ción re­con­for­tan­te de ar­mo­nía”, ase­gu­ró Roberta Ro­jas.

En es­te sen­ti­do, la elec­ción de ma­te­ria­les fue cla­ve pa­ra lo­grar el ba­lan­ce en­tre ex­te­rior e interior, por lo que la ma­yo­ría de és­tos pro­vie­ne de la re­gión. De for­ma se­cun­da­ria, se uti­li­za­ron al­gu­nos de otras par­tes del país, siem­pre ve­lan­do por rea­li­zar una ar­qui­tec­tu­ra con la me­nor hue­lla de car­bono po­si­ble.

“Los co­lo­res ex­te­rio­res fue­ron ele­gi­dos por su ele­men­to y por la for­ma en que con­ver­san con el me­dio am­bien­te, ya que se tra­ta de ma­de­ra y pie­dra, al igual que su al­re­de­dor. En el interior, Pao­la Aboum­rad reali­zó un gran tra­ba­jo al ele­gir los co­lo­res de los mu­ros, los mue­bles y la de­co­ra­ción, con el fin de que ca­da es­pa­cio interior "tu­vie­se su pro­pio

look and feel", com­par­tió Roberta. Así, na­tu­ra­le­za, pro­pues­ta es­té­ti­ca y fun­cio­na­li­dad fue­ron esen­cia­les pa­ra desa­rro­llar la per­so­na­li­dad interior de es­ta vi­vien­da.

“La idea fue lo­grar un con­cep­to me­xi­cano con­tem­po­rá­neo de montaña con ma­te­ria­les lo­ca­les co­mo pie­dra y ma­de­ra, tex­ti­les de Chia­pas, así co­mo mue­bles he­chos a la me­di­da en Mé­xi­co, pe­ro dán­do­le un to­que ecléc­ti­co al com­bi­nar­los con mue­bles de otros lu­ga­res pa­ra dar una sen­sa­ción muy par­ti­cu­lar de montaña con­tem­po­rá­nea. El re­to más gran­de fue lo­grar es­pa­cios prác­ti­cos, pe­ro a la vez aco­ge­do­res, que in­vi­ten a es­tar ahí du­ran­te horas y que pue­das des­co­nec­tar­te de la vi­da ci­ta­di­na”, fi­na­li­zó la in­terio­ris­ta Pao­la Aboum­rad. •

Hay plu­ra­li­dad pe­ro siem­pre se guar­da un ele­men­to de con­sis­ten­cia en el con­cep­to”, ROBERTA RO­JAS.

Uno de los re­tos más im­por­tan­tes del pro­yec­to ra­di­có en lo­grar que todos los es­pa­cios es­tu­vie­ran dis­pues­tos co­mo si se tra­ta­ra de gran­des te­rra­zas, por lo que fue in­dis­pen­sa­ble man­te­ner las es­qui­nas li­bres de es­truc­tu­ras.

Ca­da ca­ba­ña cuen­ta con pe­cu­lia­ri­da­des ar­qui­tec­tó­ni­cas con el pro­pó­si­to de apro­ve­char vis­tas es­pe­cia­les, co­mo es­te ár­bol que fue de­li­be­ra­da­men­te en­mar­ca­do por una ven­ta­na. Los ma­te­ria­les na­tu­ra­les en com­bi­na­ción con los gran­des ven­ta­na­les per­mi­ten...

De arri­ba a aba­jo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.