Uto­pía en cons­truc­ción.

Ex­plo­ra­mos la geo­me­tría im­po­lu­ta, el ino uso del co­lor y la sen­sua­li­dad de los ma­te­ria­les que com­po­nen la obra se­re­na y só­li­da del ar­tis­ta ta­pa­tío Ri­car­do Pin­to.

AD (México) - - Summario - POR SAN­TIA­GO TO­CA URIAR­TE FO­TO­GRA­FÍA RI­CAR­DO PIN­TO

Cuan­do co­no­cí a Ri­car­do Pin­to en Gua­da­la­ja­ra, es­ta­ba mu­dán­do­se a Oa­xa­ca pa­ra mon­tar su pri­me­ra ex­po­si­ción fue­ra de la ca­pi­tal ta­pa­tía. Me lla­mó la aten­ción la ri­que­za ma­té­ri­ca de sus pin­tu­ras. La sen­sual com­bi­na­ción de ma­te­ria­les: óleos, acrí­li­cos, ho­ja de oro y res­tos de es­gra­fia­dos, plan­ti­llas y di­bu­jos al car­bón. Una vez en Oa­xa­ca, Ri­car­do for­jó una ca­rre­ra só­li­da co­mo ar­tis­ta vi­sual con una na­rra­ti­va pro­pia, dis­tin­ta de lo que en­ton­ces im­pe­ra­ba en la ciu­dad. La mar­ca de Pin­to, su es­té­ti­ca, siem­pre es­tu­vo más re­fe­ren­cia­da en el ar­te abs­trac­to con­tem­po­rá­neo in­ter­na­cio­nal, que en las es­té­ti­cas re­gio­na­les.

Ca­si dos dé­ca­das des­pués de ese pri­mer ejer­ci­cio, la vo­ca­ción de Ri­car­do Pin­to co­mo ar­tis­ta sin fron­te­ras se ha con­fir­ma­do. Su obra se ha ex­hi­bi­do en mu­seos de to­do Mé­xi­co, así co­mo en fe­rias de ar­te y ga­le­rías in­ter­na­cio­na­les. Tam­bién ha si­do re­co­no­ci­do ba­jo el sis­te­ma de be­cas y men­cio­nes tan­to a ni­vel re­gio­nal co­mo na­cio­nal. Le­jos han que­da­do las pri­me­ras ex­pe­ri­men­ta­cio­nes de Pin­to co­mo un pin­tor me­ra­men­te ma­té­ri­co. Hoy sus su­per­fi­cies son pla­nas. Ca­pas y ca­pas de di­bu­jo y pin­tu­ra asis­ti­dos con téc­ni­cas de la grá­fi­ca y el gra­ba­do se su­per­po­nen de ma­ne­ra par­ti­cu­lar que el ar­tis­ta ha con­ver­ti­do en un len­gua­je pro­pio. El sis­te­ma de no­ta­ción y re­pre­sen­ta­ción de la ar­qui­tec­tu­ra es par­te cen­tral de su len­gua­je, así co­mo un em­pleo muy fino del co­lor.

Si bien su obra ha te­ni­do co­mo re­fe­ren­te al ar­te abs­trac­to in­ter­na­cio­nal, du­ran­te su tra­yec­to­ria ha sur­gi­do un se­gun­do re­to: la mo­da y pre­va­len­cia en los úl­ti­mos años de un ar­te con­cep­tual frío y ca­ren­te de ofi­cio. La es­tra­te­gia de Pin­to nue­va­men­te ha si­do acer­ta­da: apos­tar por el pro­pio tra­ba­jo y tener co­mo re­fe­ren­te a ar­tis­tas y mo­vi­mien­tos que ha­yan ma­du­ra­do con el pa­so del tiem­po. Ba­jo es­ta óp­ti­ca, no pue­de de­cir­se que es­te ta­pa­tío ha­ya es­ta­do nun­ca de mo­da, sino que se ha mo­vi­do en una es­té­ti­ca aje­na a ella. Se an­to­ja pen­sar que con el tiem­po la obra de Ri­car­do Pin­to se ve­rá co­mo se ve hoy. Se­re­na y só­li­da, im­bui­da en una es­té­ti­ca atem­po­ral. •

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.