AR­TE­SA­NAL Se pro­nun­cia eme-a.

Pie­zas con al­ma que gri­tan ta­len­to y tra­di­ción en ca­da hi­lo.

AD (México) - - Contents - POR GA­BRIE­LA ES­TRA­DA

Tras un año de re­co­rrer co­mu­ni­da­des y dia­lo­gar con sus ar­te­sa­nos, se fun­dó M.A. La fir­ma es un es­fuer­zo co­lec­ti­vo en­tre la ar­tis­ta mul­ti­dis­ci­pli­na­ria ti­jua­nen­se Me­lis­sa Ávi­la y di­fe­ren­tes gru­pos in­dí­ge­nas, prin­ci­pal­men­te de Oa­xa­ca: “M.A sur­ge co­mo un pro­yec­to per­so­nal en el que me in­tere­sa­ba com­bi­nar mi prác­ti­ca ar­tís­ti­ca con pro­ce­sos ar­te­sa­na­les, así que el nom­bre es un jue­go vi­sual en­tre mis ini­cia­les y las mon­ta­ñas, el sol y la tie­rra sa­bia que to­do lo ve; es de­cir, los ele­men­tos que nos per­mi­ten tra­ba­jar lo que ha­ce­mos. Si ven el lo­go, las mon­ta­ñas son las le­tras y lue­go es­tán el sol y el ojo aba­jo. Se pro­nun­cia eme-a y tam­bién jue­ga con la idea de ‘he­me aquí’”, afir­mó Me­lis­sa. El ca­mino fue lar­go des­de Ti­jua­na has­ta la sie­rra oa­xa­que­ña, en don­de la ar­tis­ta coin­ci­dió con su men­to­ra, do­ña Pau­li­na En­car­na­ción So­sa, una sa­bia cu­ran­de­ra ma­za­te­ca quien fue puen­te e ins­pi­ra­ción pa­ra lle­gar con los ar­te- sa­nos za­po­te­cas y co­men­zar el pro­ce­so de crea­ción de los ob­je­tos. Se tra­ta de pie­zas úni­cas, prin­ci­pal­men­te tex­ti­les y ce­rá­mi­ca, que cuen­tan his­to­rias pro­fun­das so­bre la otre­dad; son la su­ma y el cho­que de vi­das que cre­cie­ron al mis­mo tiem­po en di­fe­ren­tes con­tex­tos y fue­ron uni­das por amor al ar­te y a Mé­xi­co. Aun­que Me­lis­sa no es di­se­ña­do­ra de pro­fe­sión, su for­ma­ción ar­tís­ti­ca y su tra­yec­to­ria laboral en pro­yec­tos de in­clu­sión y edu­ca­ción for­jan la vi­sión del di­se­ño co­mo un to­do, un hi­lo con­duc­tor en­tre la es­té­ti­ca y la vi­da mis­ma: “Crea­ti­vi­dad, di­se­ño y la­do hu­mano tie­nen fron­te­ras del­ga­das en­tre sí. Sien­to que van de la mano, se for­ta­le­cen y com­ple­men­tan; no los veo co­mo con­cep­tos se­pa­ra­dos, se ali­men­tan mu­tua­men­te y son a la par. No pue­den vi­vir el uno sin el otro”. Cuan­do lean es­tas lí­neas, que­ri­dos lec­to­res, M.A es­ta­rá por abrir su show­room en la Ciu­dad de Mé­xi­co y ce­le­bra­rá seis me­ses de su lan­za­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.