AR­QUI­TEC­TU­RA Hon­rar el ar­te.

En Cuer­na­va­ca, la ir­ma de ar­qui­tec­tu­ra JSA con­ci­bió un mu­seo que al­ber­ga la obra de Juan So­riano no só­lo co­mo acer­vo cul­tu­ral sino tam­bién ur­bano y re­gio­nal.

AD (México) - - Contents - AR­QUI­TEC­TU­RA JA­VIER SÁN­CHEZ AISHA BA­LLES­TE­ROS POR LOREDANA MA­TU­TE FO­TO­GRA­FÍA JAI­ME NA­VA­RRO Y ONNIS LU­QUE

Ubi­ca­do en Cuer­na­va­ca, Mo­re­los, el nue­vo Mu­seo Mo­re­len­se de Ar­te Con­tem­po­rá­neo Juan So­riano fue crea­do pa­ra al­ber­gar la obra del le­gen­da­rio maes­tro, uno de los ar­tis­tas his­pa­noa­me­ri­ca­nos más in­flu­yen­tes del si­glo XX. El pro­yec­to a car­go del es­tu­dio JSA, di­ri­gi­do por el ar­qui­tec­to Ja­vier Sán­chez Co­rral, es el re­sul­ta­do de la par­ti­ci­pa­ción en­tre el go­bierno de Mo­re­los, la Fun­da­ción Juan So­riano, Ma­rek Ke­ller y el Con­se­jo Na­cio­nal pa­ra la Cul­tu­ra y las Ar­tes. Con una ex­ten­sión to­tal de 7 mil 366 me­tros cua­dra­dos, el mu­seo des­ti­na 6 mil 350 pa­ra un ex­ten­so jar­dín pro­yec­ta­do con el fin de ins­ta­lar es­cul­tu­ras de So­riano, lo que con­vier­te el re­co­rri­do en to­da una ex­pe­rien­cia al ex­hi­bir ob­je­tos e ideas que in­vi­tan a se­guir re­co­rrien­do el es­pa­cio.

Cua­tro en­tra­das en di­fe­ren­tes pun­tos de la edi­fi­ca­ción dan la bienvenida a sus vi­si­tan­tes. Al su­r­oes­te, una pla­za se abre a la ciu­dad; des­de el es­te se ac­ce­de a los ta­lle­res con un es­que­ma de pa­tio central vin­cu­la­do al cen­tro de ba­rrio de Ama­titlán; des­de el oes­te, una pe­que­ña es­ca­li­na­ta ofre­ce un ca­mino al­ter­na­ti­vo, y fi­nal­men­te, des­de el nor­te, una es­qui­na se abre ha­cia la ri­que­za ve­ge­tal que dis­tin­gue esa zo­na. La in­te­gra­ción con los es­pa­cios ex­te­rio­res se lo­gra a tra­vés de la ele­va­ción del pro­yec­to so­bre un jue­go de co­lum­nas pe­ri­me­tra­les que re­sul­tan en una plan­ta li­bre ex­ten­di­da, lo­gran­do una co­ne­xión ín­te­gra con el jar­dín y la ciu­dad. El pro­gra­ma tam­bién in­clu­ye ele­men­tos que se re­la­cio­nan con la na­tu­ra­le­za, co­mo es­pe­jos de agua y sen­de­ros de con­cre­to, grava y tie­rra que se desa­rro­llan al­re­de­dor de los com­po­nen­tes na­tu­ra­les pre­exis­ten­tes.

“Se tra­ta de una na­rra­ti­va cons­trui­da que reúne mo­men­tos, se­cuen­cias es­pa­cia­les, tra­yec­tos, pla­zas, jar­di­nes y ár­bo­les fron­do­sos. Un re­fu­gio ur­bano de cie­rres y aper­tu­ras a tra­vés de con­te­ne­do­res y en­vol­ven­tes que fi­gu­ran co­mo lien­zos en blanco pa­ra acer­car el ar­te a la ciu­dad y vi­ce­ver­sa”, co­men­ta­ron los miem­bros de JSA. La edi­fi­ca­ción lo­gra una in­te­gra­ción ideal con su con­tex­to ur­bano, el cual apor­ta a la ciu­dad un es­pa­cio ver­de y cul­tu­ral.

Ra­di­cal y ob­ser­va­dor, So­riano fre­cuen­ta­ba el Ca­fé Pa­rís y deam­bu­la­ba por la ciu­dad en bus­ca de ros­tros y “tes­ti­gos de su de­li­rio”. “El pen­sa­mien­to que no va se­gui­do de un ac­to prác­ti­co es es­té­ril”, de­cía. El MMAC Juan So­riano in­ci­de en es­ta apro­xi­ma­ción y de­vuel­ve el prag­ma­tis­mo ar­tís­ti­co a un es­pa­cio co­lec­ti­vo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.