SWEET ‘N SOUR MIX

En un pent­hou­se don­de rei­na el blanco Mar­ga­ret Bissu creó un pop art pla­ye­ro.

AD (México) - - Contents - IN­TE­RIO­RIS­MO MAR­GA­RET BISSU IN­TE­RIOR DE­SIGN POR GA­BRIE­LA ES­TRA­DA • FO­TO­GRA­FÍA ED­GAR­DO CONTRERAS

“Ele­men­tos y co­lo­res neu­tros con otros más arries­ga­dos crean , un am­bien­te so­fis­ti­ca­do y ale­gre, ” un ti­po sweet ‘n sour mix MAR­GA­RET BISSU.

eEn la cos­ta del Pa­cí­fi­co me­xi­cano se ele­va una de las más re­cien­tes crea­cio­nes de la in­terio­ris­ta Mar­ga­ret Bissu que, ha­cien­do ho­nor al nom­bre del si­tio don­de se si­túa, Ix­ta­pa —en náhuatl “lu­gar blanco”—, emer­ge co­mo un gran lien­zo exal­ta­do por atre­vi­das pin­ce­la­das de co­lor, tex­tu­ras, pa­tro­nes y ar­te. El re­sul­ta­do: un pent­hou­se 100 por cien­to au­tén­ti­co y de per­so­na­li­dad arries­ga­da y so­fis­ti­ca­da. Si­guien­do la pre­mi­sa de crear un es­pa­cio de des­can­so hig­hend, Bissu in­te­gró acen­tos mo­der­nos y co­lo­res vi­vos que com­po­nen un am­bien­te que re­fle­ja vi­ta­li­dad y ale­gría o, co­mo ella lo lla­ma, un sweet ‘n sour mix. “Hi­ce un ba­lan­ce ju­gan­do con ele­men­tos de­co­ra­ti­vos, lí­neas y con­tras­tes en­tre to­nos re­la­ja­dos y neu­tros con otros mu­cho más atre­vi­dos pa­ra crear un am­bien­te de­sen­fa­da­do pe­ro so­fis­ti­ca­do y di­ver­ti­do”, ex­pre­só Mar­ga­ret. El pent­hou­se es­tá dis­tri­bui­do en tres ni­ve­les; en el pri­me­ro se en­cuen­tran la sa­la de es­tar, el co­me­dor, la co­ci­na y tres recámaras. El se­gun­do pi­so al­ber­ga el fa­mily room, el dor­mi­to­rio prin­ci­pal y otra re­cá­ma­ra y, por úl­ti­mo, el ter­cer ni­vel res­guar­da una am­plia te­rra­za abier­ta con sa­la, co­me­dor y una pis­ci­na con vis­tas ha­cia el mar. Es­te úl­ti­mo atri­bu­to des­ta­ca en la ma­yo­ría de las zo­nas de la re­si­den­cia que re­ma­tan en pa­no­rá­mi­cas ha­cia el es­pec­ta­cu­lar pai­sa­je na­tu­ral.

Aun­que to­da la vi­vien­da si­gue el mis­mo con­cep­to de di­se­ño, ca­da área sor­pren­de. Por ejem­plo, la sa­la y el co­me­dor tie­nen un ai­re mu­cho más con­tem­po­rá­neo y for­mal y son la par­te más ele­gan­te, in­vi­tan a ha­cer reunio­nes y a des­can­sar al mis­mo tiem­po; ca­da ha­bi­ta­ción po­see un acen­to de co­lor con un sen­ti­do es­pe­cí­fi­co. Gran par­te de la ins­pi­ra­ción pa­ra el di­se­ño del pent­hou­se fue dic­ta­da por los ta­pe­tes de Mis­so­ni, pues se ba­sa­ron en sus co­lo­res, pa­tro­nes y tex­tu­ras.

En la zo­na del fa­mily room hay una at­mós­fe­ra más di­ver­ti­da gra­cias al jue­go de co­lor y a los prints del si­llón, las me­sas y el res­to del mo­bi­lia­rio, aun­que el am­bien­te se ali­ge­ra vi­sual­men­te de­bi­do a la do­ble al­tu­ra. La te­rra­za es la par­te más neu­tra, sin em­bar­go, las si­llas del co­me­dor, los ca­mas­tros y las toa­llas de Mis­so­ni aña­den ese acen­to co­lo­ri­do que la co­nec­ta con el res­to

“Ele­gi­mos to­na­li­da­des de co­lor dis­tin­tas en ca­da es­pa­cio hu­mor”, pa­ra de­to­nar ale­gría y buen MAR­GA­RET BISSU.

de las áreas. “La pa­le­ta de co­lor dic­tó la vi­bra de ca­da am­bien­te. Ju­ga­mos con un ba­lan­ce en­tre to­nos neu­tros y no­tas sa­tu­ra­das que apor­tan vi­ta­li­dad al es­pa­cio, así co­mo con el co­lor en di­fe­ren­tes ma­te­ria­les co­mo el vi­drio, en al­gu­nas es­cul­tu­ras, y los tex­ti­les”.

En cuan­to al mo­bi­lia­rio, mu­chas pie­zas fue­ron di­se­ña­das por Mar­ga­ret Bissu In­te­rior De­sign, co­mo los si­llo­nes de la sa­la y del fa­mily, y las ca­mas. La me­sa del co­me­dor es de Cat­te­lan Ita­lia, y las si­llas, de Car­tel; la ma­yo­ría de los mue­bles de ex­te­rior son de las fir­mas Ja­nus et Cie y De­don. Los ac­ce­so­rios en su ma­yo­ría son li­bros y fo­to­gra­fías se­lec­cio­na­das en con­jun­to con Me­la­nie Cohen. Asi­mis­mo, el ar­te es pri­mor­dial en la com­po­si­ción; des­ta­ca la se­lec­ción de pla­tos de For­na­set­ti, en el co­me­dor; la es­cul­tu­ra de Stu­dio Or­feo, en el fa­mily room, y la ca­be­ce­ra de la re­cá­ma­ra prin­ci­pal que, si bien es un tex­til di­se­ña­do por Ch­ris­tian La­croix pa­ra De­sig­ners Guild, po­dría con­si­de­rar­se una obra ar­tís­ti­ca que re­pre­sen­ta el di­se­ño atre­vi­do, con­tem­po­rá­neo y fres­co de es­te pent­hou­se de pla­ya.

En el co­me­dor, la me­sa es de Cat­te­lan Ita­lia; las si­llas, de Car­tel; la co­lec­ción de pla­tos, de For­na­set­ti, y la pie­za de vi­drio al cen­tro de la me­sa, de Or­feo Qua­glia­ta.

Pá­gi­na an­te­rior (arri­ba) En el fa­mily room des­ta­ca la es­cul­tu­ra de Or­feo Qua­glia­ta en com­bi­na­ción con mo­bi­lia­rio mo­derno y co­lo­ri­das obras de ar­te. Pá­gi­na an­te­rior (aba­jo) En to­das las áreas de la re­si­den­cia se apro­ve­chan las her­mo­sas vis­tas ha­cia el pai­sa­je na­tu­ral. De­re­cha La icó­ni­ca Wig­gle Si­de Chair de Frank Gehry pa­ra Vi­tra crea un di­ver­ti­do jue­go de for­mas jun­to al ta­pe­te de Mis­so­ni.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.