Al­ma abier­ta

Ca­sa Mou­lat sur­ge co­mo una obra re­pre­sen­ta­ti­va del con­cre­to apa­ren­te en equi­li­brio con el en­torno gra­cias a la vi­sión de las mentes crea­ti­vas de CCA.

AD (México) - - Ad Insider - AR­QUI­TEC­TU­RA IG­NA­CIO URQUIZA, BER­NAR­DO QUINZAÑOS Y ANA LAU­RA OCHOA / CCA | CEN­TRO DE CO­LA­BO­RA­CIÓN ARQUITECTÓNICA • POR KATIA ALBERTOS • FO­TO­GRA­FÍA LUIS GA­LLAR­DO / LGM STU­DIO

Co­mo obra re­pre­sen­ta­ti­va de la ar­qui­tec­tu­ra en con­cre­to apa­ren­te, la com­po­si­ción y geometría de Ca­sa Mou­lat res­pon­den con fran­que­za a las ca­rac­te­rís­ti­cas de su con­tex­to.

Ubi­ca­da en uno de los desa­rro­llos in­mo­bi­lia­rios con ma­yor sos­te­ni­bi­li­dad in­te­gral en Te­pe­ji del Río, Hi­dal­go, Ca­sa Mou­lat na­ce co­mo un pro­yec­to que, des­de su con­cep­ción, con­tem­pló la in­te­gra­ción or­gá­ni­ca con su en­torno na­tu­ral.

El pro­gra­ma ar­qui­tec­tó­ni­co, en con­jun­ción con las res­tric­cio­nes del te­rreno, die­ron lu­gar a que la so­lu­ción de la ca­sa se rea­li­za­ra en una so­la plan­ta. Por es­te mo­ti­vo, se op­tó por un es­que­ma que con­ta­ra con un gran es­pa­cio abier­to cen­tral, el cual fun­ge co­mo co­ra­zón del pro­yec­to, pues per­mi­te apro­ve­char al má­xi­mo la su­per­fi­cie del te­rreno y, a la vez, cum­ple to­das las fun­cio­nes so­cia­les.

De es­ta ma­ne­ra, el es­que­ma ele­gi­do por los ar­qui­tec­tos Ig­na­cio Urquiza, Ber­nar­do Quinzaños y Ana Lau­ra Ochoa, de CCA | Cen­tro de Co­la­bo­ra­ción Arquitectónica, es­tá dis­pues­to a mo­do de una he­rra­du­ra com­pues­ta por tres vo­lú­me­nes, un cuer­po cen­tral y, en cada flan­co, dos alas.

El cuer­po ar­qui­tec­tó­ni­co cen­tral, pa­ra­le­lo a la ca­lle, se dis­tin­gue por la gran cu­bier­ta de ma­de­ra a dos aguas cons­trui­da con vi­gas de al­ma abier­ta, li­ge­ra, aco­ge­do­ra y de gran am­pli­tud. Ade­más, un mu­ro cie­go per­mi­te la se­pa­ra­ción de es­te vo­lu­men y, al mis­mo tiem­po, ge­ne­ra un pa­tio alar­ga­do.

El ob­je­ti­vo de CCA al con­ce­bir Ca­sa Mou­lat fue lo­grar una pro­dun­da se­re­ni­dad y ar­mo­nía con el en­torno na­tu­ral.

Den­tro de la cu­bier­ta de ma­de­ra, el úni­co es­pa­cio que se aso­ma es la co­ci­na, un cu­bo só­li­do con in­te­rio­res en ne­gro cu­ya lo­sa sir­ve de mez­za­ni­ne, dan­do lu­gar a un pequeño es­tu­dio en­tre las es­truc­tu­ras de ma­de­ra. Ex­pre­sa­das con vo­lú­me­nes ma­ci­zos de con­cre­to apa­ren­te, las alas al­ber­gan las áreas pri­va­das de la re­si­den­cia.

En una de ellas se en­cuen­tra la re­cá­ma­ra prin­ci­pal ro­dea­da de ven­ta­na­les, mien­tras que en el ala opues­ta se ubi­can tres ha­bi­ta­cio­nes se­cun­da­rias y una sa­la de te­le­vi­sión, cada una con sa­la de ba­ño pro­pia.

Des­ta­ca la cu­bier­ta li­ge­ra de ma­de­ra en el ala po­nien­te, la cual se ali­nea con una al­ber­ca ro­dea­da por un jar­dín cen­tral que des­apa­re­ce ha­cia las vis­tas pro­fun­das pa­ra fun­dir­se con el cam­po de golf en el que se en­cuen­tra la re­si­den­cia.

En es­te sen­ti­do, ca­be re­sal­tar el pro­ce­so de cons­truc­ción de Ca­sa Mou­lat, que in­cor­po­ró mano de obra ar­te­sa­nal y el uso de tec­no­lo­gía de pun­ta, lo que la con­vier­te en una obra re­pre­sen­ta­ti­va de la ar­qui­tec­tu­ra en con­cre­to apa­ren­te, cu­ya com­po­si­ción y geometría res­pon­den de ma­ne­ra or­gá­ni­ca a las ca­rac­te­rís­ti­cas del con­tex­to.

Uno de los ele­men­tos cla­ve pa­ra lo­grar la in­cor­po­ra­ción or­gá­ni­ca de la re­si­den­cia con el pai­sa­je fue el di­se­ño de la jar­di­ne­ría, la cual in­cor­po­ró la ve­ge­ta­ción en­dé­mi­ca apro­pia­da pa­ra las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas y que, al mis­mo tiem­po, dia­lo­ga con las áreas na­tu­ra­les que co­lin­dan con la pro­pie­dad, de ma­ne­ra que se in­te­gra en con­ti­nui­dad vi­sual con las pro­fun­das vis­tas al cam­po de golf e in­clu­so con la pre­sa Ra­que­na, ubi­ca­da a las fal­das del de­sa­rro­llo.

Asi­mis­mo, es­ta vi­vien­da en Hi­dal­go des­ta­ca por la uti­li­za­ción de la ener­gía so­lar, así co­mo la im­ple­men­ta­ción de di­ver­sos sis­te­mas au­to­má­ti­cos di­se­ña­dos pa­ra la op­ti­mi­za­ción del con­su­mo ener­gé­ti­co, los cua­les re­sul­tan esen­cia­les pa­ra en­ten­der el in­ter­cam­bio pro­fun­do en­tre la ca­sa y su en­torno.

Son es­tas cua­li­da­des las que per­mi­ten que la ex­pe­rien­cia den­tro de Ca­sa Mou­lat sea de pro­fun­da se­re­ni­dad y ar­mo­nía, ya sea al ca­mi­nar por sus dos lar­gos co­rre­do­res ilu­mi­na­dos con tro­ne­ras de con­cre­to y cris­tal pa­ra vi­vir la sen­sa­ción de pri­va­ci­dad y quie­tud de las ha­bi­ta­cio­nes pri­va­das, o bien, al dis­fru­tar del gran es­pa­cio cen­tral abier­to a la na­tu­ra­le­za, co­ra­zón so­cial del pro­yec­to que fa­ci­li­ta el en­cuen­tro fa­mi­liar y en­ri­que­ce la vi­da ex­te­rior.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.