Va­cíos eter­nos

Es­ta pa­cí ica re­si­den­cia en San Mi­guel de Allen­de lo­gra fre­nar el pa­so del tiem­po.

AD (México) - - Ad Insider - AR­QUI­TEC­TU­RA PPAA PÉ­REZ PA­LA­CIOS AR­QUI­TEC­TOS ASO­CIA­DOS PA­BLO PÉ­REZ PA­LA­CIOS AL­FON­SO DE LA CONCHA RO­JAS INTERIORISMO ÁN­GEL PÉ­REZ GÓ­MEZ POR GA­BRIE­LA ES­TRA­DA • FO­TO­GRA­FÍA RA­FAEL GAMO

“Lo im­por­tan­te son la luz y sus re­fle­jos. Apor­tan sen­sa­cio­nes de tran­qui­li­dad y pu­re­za”, PA­BLO PÉ­REZ PA­LA­CIOS.

Ca­sa La Quin­ta es una re­si­den­cia de fin de se­ma­na de ca­rác­ter ho­nes­to, sen­ci­llo y con­tem­po­rá­neo, si­tua­da en San Mi­guel de Allen­de, Gua­na­jua­to, una ciu­dad de pro­di­gio­sa ar­qui­tec­tu­ra co­lo­nial y vi­bran­te es­ce­na crea­ti­va. Des­pués de vi­si­tar el lu­gar y con­si­de­rar los re­que­ri­mien­tos del pro­gra­ma ar­qui­tec­tó­ni­co, la con­clu­sión de los ar­qui­tec­tos fue des­ta­car la iden­ti­dad tí­pi­ca del si­tio y cons­truir res­pe­tan­do el con­tex­to, con el

leit­mo­tiv de con­ce­bir una mo­ra­da que fun­cio­na­ra co­mo “un lu­gar de re­ti­ro, un si­tio pa­ra es­tar en cal­ma fue­ra del es­trés de la ciu­dad. Es­ta sen­sa­ción de paz fue una de las pre­mi­sas de di­se­ño más im­por­tan­tes, lo­grar in­clu­so fre­nar el pa­so del tiem­po”, com­par­tió Pé­rez Pa­la­cios.

Los ar­qui­tec­tos Pa­blo Pé­rez Pa­la­cios y Al­fon­so de la Concha Ro­jas, de PPAA Pé­rez Pa­la­cios Ar­qui­tec­tos, bus­ca­ron res­ca­tar la esen­cia del tra­di­cio­nal si­tio don­de se en­cuen­tra Ca­sa La Quin­ta. Es­to se re­fle­ja en el en­ten­di­mien­to de la es­ca­la y las pro­por­cio­nes, gran­des al­tu­ras, la re­la­ción vano-só­li­do y la for­ma en que la re­si­den­cia res­pe­ta ha­cia afue­ra la ti­po­lo­gía ori­gi­nal de las ca­sas del cen­tro de la ciu­dad con un di­se­ño in­te­rior que sor­pren­de. En cuan­to a los ma­te­ria­les, se em­pleó el pi­so ori­gi­nal de las ban­que­tas del cen­tro cor­ta­dos en otras pro­por­cio­nes, y tam­bién se in­cor­po­ró el uso de la ma­de­ra en la es­truc­tu­ra de las lo­sas, tí­pi­ca de la épo­ca, mez­cla­da con una es­truc­tu­ra metálica. Pa­ra re­for­zar la sen­sa­ción de am­pli­tud, los mu­ros tie­nen el mis­mo aca­ba­do den­tro y fue­ra, bo­rran­do así los límites en­tre el in­te­rior y el ex­te­rior. “Se op­tó por una pa­le­ta de co­lo­res neu­tros don­de lo im­por­tan­te es la luz y su re­fle­jo, apor­tan­do una sen­sa­ción de tran­qui­li­dad y pu­re­za”.

Ya que el te­rreno era pequeño y sin vis­tas al pai­sa­je, se pro­pu­sie­ron tres es­pa­cios va­cíos en for­ma de pa­tios, cada uno con di­fe­ren­te ca­rác­ter, uso y pro­gra­ma.

Es­tas ven­ta­nas ha­cia el cielo, que ade­más ilu­mi­nan los es­pa­cios in­te­rio­res, con­si­guie­ron au­men­tar la sen­sa­ción de am­pli­tud.

La mo­ra­da es­tá dis­tri­bui­da en dos ni­ve­les. Al cru­zar el pri­mer co­rre­dor se en­cuen­tra el pa­tio prin­ci­pal, que es el área de sa­la y co­me­dor, lue­go emer­ge la co­ci­na co­mo un am­bien­te que ar­ti­cu­la los es­pa­cios y, al fon­do, la am­plia re­cá­ma­ra prin­ci­pal con un pa­tio pri­va­do que la se­pa­ra del área so­cial. La plan­ta al­ta al­ber­ga un fa­mily room abier­to ha­cia la es­ca­le­ra, tres dor­mi­to­rios y una gran te­rra­za con vis­tas ha­cia la ciu­dad.

Ca­sa La Quin­ta pre­su­me una ar­qui­tec­tu­ra emo­cio­nal que re­fle­ja la cul­tu­ra me­xi­ca­na contemporánea. El ma­ne­jo de la luz, y las sen­sa­cio­nes de sor­pre­sa, cal­ma, con­tem­pla­ción y mis­te­rio que pro­vo­ca, la ha­cen úni­ca.

La se­rie de pa­tios inun­dan de luz na­tu­ral a Ca­sa La Quin­ta, ge­ne­ran­do di­fe­ren­tes per­cep­cio­nes de es­ca­la pa­ra el usua­rio, un al­to con­tras­te de lu­ces y som­bras, es­pa­cios de si­len­cio y des­can­so.

Sen­sa­cio­nes de sor­pre­sa y cam­bios de al­tu­ra y es­ca­la se des­cu­bren al re­co­rrer la vi­vien­da.

Los de­ta­lles en ma­de­ra en con­tras­te con el blan­co y las es­truc­tu­ras me­tá­li­cas aña­den ca­li­dez a Ca­sa La Quin­ta.

La re­cá­ma­ra prin­ci­pal po­see un pa­tio pri­va­do que la se­pa­ra de lo que su­ce­da en el área so­cial. En el ni­vel su­pe­rior se en­cuen­tra un fa­mily room, el área de la­va­do, tres dor­mi­to­rios y una ex­ten­sa te­rra­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.