Un ho­gar con al­ma

Sin más pre­ten­sión que la fle­xi­bi­li­dad de sus es­pa­cios, Ca­sa Ca­chai es un ho­gar pa­ra dis­fru­tar.

AD (México) - - Ad Insider - AR­QUI­TEC­TU­RA TA­LLER PA­RA­LE­LO POR LO­RE­DA­NA MA­TU­TE • FO­TO­GRA­FÍA RA­FAEL GAMO

“Es una ca­sa contemporánea y fle­xi­ble con di­ver­si­dad de es­pa­cios co­nec­ta­dos con el ex­te­rior ”, TA­LLER PA­RA­LE­LO

Una ca­sa en rui­nas de los años 60 ubi­ca­da en la co­lo­nia Lo­mas de Cha­pul­te­pec, una de las zo­nas más ex­clu­si­vas de la Ciu­dad de Mé­xi­co, ha re­co­bra­do su vi­ta­li­dad gra­cias a la acer­ta­da ar­qui­tec­tu­ra de Cé­sar Flo­res y Mi­kel Me­ro­dio, de Ta­ller Pa­ra­le­lo. De aquí par­te el pro­yec­to en­te­ro, de la ne­ce­si­dad de res­ca­tar, re­uti­li­zar y re­vi­vir una es­truc­tu­ra muy de­te­rio­ra­da e in­te­grar­la de nue­vo a su em­ble­má­ti­ca co­lo­nia, ade­cuán­do­se a las con­di­cio­nes de vi­da del si­glo XXI.

El pro­gra­ma ar­qui­tec­tó­ni­co que se pro­pu­so es lo que ha­ce tan es­pe­cial a es­ta re­si­den­cia: un mi­nu­cio­so es­tu­dio de los es­pa­cios, la es­truc­tu­ra y las po­si­bi­li­da­des del te­rreno que re­sul­ta­ron en una di­ver­si­dad de es­pa­cios pri­va­dos y pú­bli­cos con ilu­mi­na­ción y ven­ti­la­ción na­tu­ral, ge­ne­ran­do una co­ne­xión or­gá­ni­ca en­tre el in­te­rior y el ex­te­rior. Se in­gre­sa por un pa­si­llo lar­go que atra­vie­sa la co­che­ra, pa­ra lle­gar a un gran va­cío con un es­pe­jo de agua que apor­ta un jue­go de luz y sombra lleno de

mo­vi­mien­to y fres­cu­ra, efec­to que se ve in­ten­si­fi­ca­do por una es­cul­tu­ra co­lor ro­jo in­ten­so que re­ci­be a los ha­bi­tan­tes des­de su en­tra­da. Des­de aquí sube una es­ca­le­ra que pa­re­cie­ra flo­tar so­bre el es­pe­jo pa­ra ac­ce­der a la ca­sa. Al mis­mo ni­vel, por de­ba­jo del jar­dín, se en­cuen­tra un sa­lón de jue­gos que, gra­cias a su ubi­ca­ción, pue­de ser tan­to un es­pa­cio ín­ti­mo se­pa­ra­do del res­to de la vi­vien­da, co­mo uno abier­to y con­ti­nuo pa­ra la con­vi­ven­cia de la fa­mi­lia o en­tre ami­gos. En el pri­mer ni­vel se en­cuen­tra un ves­tí­bu­lo de ac­ce­so con un pequeño jar­dín que in­te­gra or­gá­ni­ca­men­te el in­te­rior y el ex­te­rior. En se­gui­da, al su­bir las es­ca­le­ras se ubi­ca un gran es­pa­cio pú­bli­co que se abre ha­cia una te­rra­za y al jar­dín, y en la par­te pos­te­rior se des­cu­bre un pa­tio in­te­rior con un es­pe­jo de agua y un gua­ya­bo ja­po­nés, el cual es el eje cen­tral de to­dos los es­pa­cios.

Los prin­ci­pa­les re­tos de cons­truc­ción se de­bie­ron a la im­ple­men­ta­ción de nue­vas tec­no­lo­gías, co­mo el sis­te­ma de cap­ta­ción de agua plu­vial, una plan­ta de tra­ta­mien­to de aguas ne­gras y una plan­ta de ener­gía so­lar a una es­truc­tu­ra pre­exis­ten­te y an­ti­gua, así co­mo el apro­ve­cha­mien­to del jar­dín que se en­cuen­tra en un ni­vel por en­ci­ma de la ca­lle, y el va­cia­do de és­te pa­ra ge­ne­rar un es­pa­cio adi­cio­nal que al­ber­ga el cuar­to de hués­pe­des. Tan­to la ar­qui­tec­tu­ra co­mo el di­se­ño in­te­rior de Ca­sa Ca­chai per­mi­ten un es­ti­lo de vi­da cam­bian­te y fle­xi­ble pa­ra sus ha­bi­tan­tes, cu­yos hi­jos y fa­mi­lia­res los vi­si­tan de ma­ne­ra in­ter­mi­ten­te, pues vi­ven en di­fe­ren­tes par­tes del mun­do. Así, la ca­sa les per­mi­te ade­cuar los es­pa­cios se­gún la can­ti­dad de per­so­nas que la ha­bi­tan, ya sea co­mo hués­pe­des o co­mo in­vi­ta­dos de reunio­nes y fiestas.

El jue­go de te­rra­zas con el que cuen­ta cada ni­vel, su­ma­do al con­tex­to en el que se ubi­ca la ca­sa fren­te una ba­rran­ca to­tal­men­te ar­bo­la­da, per­mi­te la exis­ten­cia de una mo­ra­da con abun­dan­tes vis­tas ver­des en me­dio del caos ci­ta­dino.•

El pro­gra­ma ar­qui­tec­tó­ni­co se abre con un es­pe­jo de agua que pro­pi­cia un jue­go de luz y sombra ex­cep­cio­nal, efec­to que se ve in­ten­si­fi­ca­do con la se­lec­ción de ar­te.

Los co­ra­zo­nes de la ca­sa son la co­ci­na in­te­rior con el fa­mily room in­te­gra­do en el mis­mo es­pa­cio y el área del asa­dor en el jar­dín, don­de los ha­bi­tan­tes dis­fru­tan co­ci­nar pa­ra sus in­vi­ta­dos y con­vi­vir con ellos. El 70 por cien­to de la es­truc­tu­ra an­ti­gua de la ca­sa fue res­pe­ta­da, por en­de, el par­ti­do ar­qui­tec­tó­ni­co no cam­bió ra­di­cal­men­te; se li­be­ra­ron es­pa­cios que con­ta­ban con mu­chas di­vi­sio­nes, y la co­mu­ni­ca­ción con los me­dios ni­ve­les se re­plan­teó con los dos nú­cleos de es­ca­le­ras in­te­rio­res.

Cada es­pa­cio den­tro de la ca­sa cuen­ta con áreas ver­des que per­mi­ten una re­la­ción or­gá­ni­ca con la na­tu­ra­le­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.